Principal

Cambia la perspectiva de los lunes con estos tips

Time

Menos de 5 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Recomendaciones para superar la depresión del lunes

Llega el lunes, y tal vez lo primero que pienses es que no tienes ganas de ir a trabajar o de afrontar todos los deberes que tienes que hacer en la semana. Pero, ¿qué pasaría si en lugar de eso cambias la perspectiva del día y le das un buen comienzo a tu semana? Tal vez lo único que necesitas es ver las cosas con un poco más de positividad y agradecer por un día más

 

No odies tus lunes. Puede ser que tu trabajo sea tedioso o que no quieras ir a la escuela por alguna razón, pero ten por seguro que en todo eso siempre hay algo bueno. Tómate un minuto y piensa en algo, por más “mínimo” que sea. Pueden ser los compañeros de trabajo que te hacen reír, el panorama de camino a tu casa o trabajo, la posibilidad de tener un ingreso estable o, simplemente, la posibilidad de aprender cosas nuevas todos los días. 

 

No vivas para el fin de semana 

¿Te ha pasado que pasas gran parte de la semana a la espera de que ya sea viernes? Esa puede ser una de las razones por las cuales vives en un estrés constante y no puedes disfrutar de tu semana y los días. Claro, los fines de semana son el mejor momento para poder relajarte y disfrutar de todas las actividades que no puedes hacer durante la semana. Es normal que te emociones, pero vivir toda la semana en espera de que llegue ese momento es, sin duda, una mala idea. 

 

Aprende a disfrutar cada día y cada momento. Encuentra algo que te motive a levantarte cada mañana y a  pemanecer con buen ánimo durante la jornada. Y si de plano en tu trabao ya no hay nada que te motive, quizás sea momento de considerar buscar un nuevo empleo, pues no es bueno para tu salud (mental, emocional y física) vivir así.

 

Te puede interesar: 7 señales de que es hora de cambiar de trabajo

 

Tómate pequeños descansos a lo largo del día 

Seguramente en lunes tienes muchos pendientes, pero no se trata de que te quedes pegado a tu cubículo todo el tiempo. Trata de tomar pequeños descansos a lo largo del día, párate a dar una vuelta por tu oficina, por un café o algo de comer, o simplemente sal a caminar un poco para estirar las piernas y despejar la mente.

 

Después del trabajo o la escuela, también destina un tiempo para hacer algo que te guste: ir a tomar una clase de arte, hacer una caminata, hacer ejercicio, o cualquier otra actividad que te relaje un poco. Al final del día, date un baño para relajarte. 

 

Elige una playlist que te anime 

La música siempre será terapéutica, ya sea para relajarte, ir a dormir, desahogarte si estás de mal humor, o cualquiera que sea la ocasión. Incluso se ha demostrado que la música clásica, por ejemplo, tiene un efecto que te ayuda a concentrarte mucho mejor si es que vas a estudiar para un examen o leer algo que requiera tu atención plena. Si ya sabes qué música te pone de buenas, no dudes en comenzar el día con una playlist así. 

 

También puedes optar por las canciones que científicamente se ha comprobado que son “canciones felices” y que indudablemente te pondrán de buenas en un instante: 

Desayuna bien 

Comenzar el día con un buen desayuno, lleno de proteína y grasas saludables, es tu mejor opción para que tu metabolismo empiece a funcionar de la mejor manera. Asimismo, se ha comprobado que las grasas saludables como el aguacate, el aceite de coco, las nueces, el salmón y las sardinas, por mencionar algunos, son esenciales para tu cerebro. 

 

Te puede interesar: Desayunar es básico; incluir proteína aún más

 

No pienses solamente en ti 

Algo mejor que sólo concentrarte en tu bienestar es ver por los demás, siempre y cuando sea desde un lugar de empatía y respeto. Reconoce que no eres la única persona con problemas, que tal vez una sonrisa, un saludo, un “gracias”, un “¿cómo estás?”, puede cambiarle el día a alguien que tenga un problema o esté estresado.

 

Nunca sabes cuándo podrías tener un impacto en la vida de alguien más y eso es lo más importante de tus días, sembrar una semillita en alguien para que se sienta bien. No se trata tampoco de solucionar los problemas ajenos, pero sí de brindar una mano de ayuda cuando alguien lo requiere. 

 

Ve los días como una bendición, agradece que tienes la oportunidad de respirar de nuevo, de aprender lecciones, de sonreír y de siempre tener un propósito en tu vida. Ve la vida como una escuela y siempre ten en mente por qué estás aquí. 

 


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh