Principal

21 de junio: Día Internacional del Yoga

Junio 21, 2022

Time

7 minutos de lectura

Actualmente, el yoga se ha extendido por todo el mundo, así que es muy probable que conozcas a alguien que lo practica o que tú mismo lo hagas. Sus orígenes se remontan entre 3 mil y 5 mil años atrás, en la India, donde surgió como una práctica física, mental y espiritual, cuyo nombre proviene del sánscrito y significa "unidad" porque simboliza la unión de esos tres elementos: cuerpo, mente y espíritu.

 

Gracias a su popularidad y a los múltiples beneficios que se asocian con su práctica, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) decidió proclamar el 21 de junio como el Día Internacional del Yoga, que empezó a celebrarse a partir del 2015.  Además, en diciembre del 2016, el yoga fue declarado patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

 

Fue India el país que propuso crear el Día Internacional del Yoga y recibió el apoyo de 175 estados miembros. El primer ministro indio, Narendra Modi, presentó la propuesta con un discurso en el que dijo: 

El yoga es un don inestimable de nuestra antigua tradición. El yoga representa la unidad de la mente y el cuerpo, el pensamiento y la acción. Es importante coordinar todos esos aspectos. Ese enfoque holístico es valioso para nuestra salud y nuestro bienestar. El yoga no se trata solo de ejercicios, se trata de una manera de descubrir el sentido de identidad de uno mismo, el mundo y la naturaleza.

 

El yoga es más que una actividad física, pues, en palabras del que fue uno de los practicantes más famosos, B. K. S. Iyengar, “el yoga cultiva las formas de mantener una actitud equilibrada en la vida cotidiana y dota de capacidad en el desempeño de las acciones propias”.

 

Por eso, la celebración de este día busca crear conciencia sobre los beneficios del yoga, así como promover su práctica entre las personas, por lo que se invita a los estados miembros de la ONU a fomentar tanto ésta como otras prácticas físicas entre sus ciudadanos.  

 

Yoga para la humanidad... yoga para la armonía y la paz

Este año, la ONU destaca dos frases como lemas para la celebración: "Yoga para la humanidad" y "Yoga para la armonía y la paz". Por un lado, en referencia a la tragedia humana que ha significado la pandemia de Covid-19 que además de todas las vidas que ha cobrado, ha tenido un gran impacto en la salud física, emocional y mental de las personas. Ante esto, la práctica del yoga se convirtió en un salvavidas para muchos durante el confinamiento y ahora se mantiene como un elemento del día a día, que ayuda a mantener el equilibrio en todos los aspectos, así como a mejorar la salud. 

 

Por otro lado, la esencia del yoga es el equilibrio no solo dentro del cuerpo o entre la mente y el cuerpo, sino también el equilibrio en la relación humana con el mundo. El yoga enfatiza los valores de atención plena, moderación, disciplina y perseverancia, y cuando éstos se aplican a comunidades y sociedades, el yoga contribuye a mantener la armonía y la paz, no sólo internamente, sino también en relación con el entorno y con los demás.

 

Finalmente, el yoga puede ser un instrumento importante en la búsqueda colectiva de la humanidad para promover un estilo de vida sostenible en armonía con el planeta Tierra

 

Estilos de yoga

En pocas palabras, el yoga es el camino hacia el bienestar, el equilibrio y la estabilidad que algunos consiguen al meditar, otros al realizar el esfuerzo físico que requieren las asanas o posturas, y otros más mediante el control de la respiración (pranayama). Y por eso, porque existen distintos tipos de personas con diferentes necesidades, es que hay tantos estilos de yoga. Esto ayuda a que cualquier persona pueda vivir el yoga.

 

Si te interesa iniciarte en el yoga, sigue leyendo y descubre en qué consisten algunos de los principales estilos y variantes que se practican en la actualidad, para que puedas elegir el que mejor va contigo: 

 

Hatha: Es el método del que se desprenden todos los estilos mencionados aquí. Se traduce como "esfuerzo" y busca unificar la dualidad de energías que corren a lo largo de la columna vertebral.

 

Kundalini: Es una práctica que privilegia lo energético. Es recomendable para quienes buscan calmar la mente, profundizar en el autoconocimiento y contactar con su ser espiritual sin mucho esfuerzo físico.

 

Ashtanga: Consiste en una práctica vigorosa que se enfoca más en el aspecto físico. Es ideal para tonificar y fortalecer todo el cuerpo, así como para activar el sistema cardiovascular.

 

Bikram: Si te gusta sudar, es para ti. Se realiza en un salón a una temperatura de 40 grados y siempre se repite la misma serie de 26 posturas, lo cual permite perfeccionarlas. El calor activa el metabolismo para acelerar el procesamiento de ácidos grasos.

 

Iyengar: Este estilo de yoga se realiza con ayuda de soportes. Para ello, los salones están acondicionados con cuerdas en la pared, sillas, bloques y mantas que se usan para facilitar el apoyo en las posturas. Es una gran opción para principiantes y para personas de edad avanzada o con alguna lesión.

 

Vinyasa: Es un estilo creativo que se basa en el fluir que resulta de la unión de la respiración y el movimiento. Cada clase es distinta, ya que juega con las posturas para crear secuencias que trabajan aspectos físicos y energéticos específicos. 

 

Restaurativo: Sus principios son relajar, movilizar y fortalecer, mediante movimientos suaves que pueden ayudar a sanar lesiones articulares y dolores recurrentes. Su ritmo lento y el enfoque terapéutico lo hacen muy buena opción para adultos mayores, personas con sobrepeso o lesiones.

 

Anusara: Parte de la idea de que el cuerpo es una manifestación de la divinidad, se nutre de la filosofía tántrica y su objetivo principal es abrir el corazón.

 

Siddha: Es una práctica espiritual que explora conceptos de textos sagrados de la India, donde la devoción se expresa a través de mantras y meditaciones.

 

Acroyoga: Si te gustan las emociones extremas, este puede ser el estilo para ti. Se practica en parejas o grupos y es un estilo que combina movimientos de yoga, danza y acrobacia; además, se realizan muchas inversiones.

 

Prenatal: Dirigido a mujeres embarazadas, les ayuda a preparar su cuerpo para el alumbramiento. Se recomienda practicarlo a partir de la décimo segunda semana de embarazo.

 

Yoga para niños: A través de la práctica lúdica del yoga, se busca desarrollar en los pequeños la atención, la conciencia corporal y diversas técnicas de relajación. 

 

Independientemente del estilo que elijas, ten presente que el yoga es una práctica integral que te enseña a vivir con salud, paz y felicidad, en armonía y equilibrio. Es importante que traslades estos aprendizajes a tu vida cotidiana, para que no se queden sólo en el salón de clase y se conviertan en beneficios reales para alcanzar el bienestar integral. 


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh