Principal

¿Te sientes estancado? Entonces este ejercicio es para ti

Time

Menos de 4 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Ejercicio para no sentirte estancado en la vida

Es posible que en algún punto de tu vida hayas sentido que nada avanza o que necesitas algo más. Cuando esto sucede es posible que te sientas aún más frustrado y caigas en un bucle del cual parece que no vas a salir. En estos casos, mejor haz una respiración profunda, tranquiliza tu mente y antes de tomar decisiones irracionales o rápidas, pregúntate lo siguiente: 

  • ¿Lo que hago en estos momento aporta algo para los demás? 
  • ¿Tengo alguna idea de lo que quiero hacer en mi vida? 
  • ¿Mis acciones representan lo que pienso y creo?

 

Estas son tan sólo unas preguntas básicas por donde podrías empezar. Sin duda no es una labor fácil, pero si estás en un punto así, tal vez es momento de reflexionar un poco más acerca de lo que quieres en la vida y cómo puedes aplicar tus talentos para servir a los demás. 

 

En el siguiente experimento, proporcionado por la doctora Julia Mossbridge, lo que harás es practicar con tu “laboratorio interno”, es decir lo que sientes, tus intuiciones, lo que piensas, etcétera. Lo importante es prestarle atención a esto y reflexionar. 

 

El experimento es el siguiente:

 

Prepárate 

Pon una alarma para 5 minutos y durante ese tiempo dedica toda tu atención a todo lo que sientes que necesita tu laboratorio interno. Esto es casi como una meditación o práctica de atención plena. 

 

Di que sí a la sabiduría de tu cuerpo 

Pregúntale a tu cuerpo qué necesita en tu laboratorio interno para sentirse seguro y apoyado. Siente todo tu cuerpo, todo. Siente las partes que están adoloridas y las partes que están relajadas y libres. A medida que sientes cada parte, no intentes cambiarla. En lugar de eso, sólo tienes que decir que sí a ti mismo o incluso en voz alta. 

Di que sí a la sabiduría de tu mente 

Pregúntale a tu mente qué necesita en tu laboratorio interno para sentirse segura y apoyada. Cuando surjan pensamientos, ideas o sentimientos acerca de tu laboratorio interno, no intentes nombrarlos o cambiarlos. Sólo di que sí. Al decir sí a una idea o pensamiento, debes ser consciente de que esto no significa necesariamente que estés de acuerdo con ella.

 

Escribe tus observaciones 

Escribe todo lo que sientes en un cuaderno especial para este ejercicio. ¿Qué tipo de pensamientos descubriste? ¿Tu intuición dice que estos pensamientos y sentimientos pueden revelarte algo sobre tu laboratorio interno? 

 

Escucha a tu intuición 

Establece una segunda intención general para escuchar a tu intuición de una manera fácil y divertida. Tómate un momento para hacerle a tu intuición algunas preguntas: ¿dónde está alojado mi laboratorio interno? ¿en alguna parte de mi cuerpo o afuera? ¿en mi mente? También haz cualquier otra pregunta que se te venga a la mente, y presta mucha atención a cómo te sientes. 

 

Con este experimento podrás escuchar mejor a esa voz interna que a veces sirve como una guía y a la que en ocasiones no le prestas atención. Si bien no siempre la intuición está en lo correcto o en algunas ocasiones por tus propias distorsiones cognitivas la confundes, sí sirve en muchos casos cuando te conoces más a fondo y aprendes a reflexionar sobre ti y tus procesos mentales.

 

Te puede interesar: ¿Cómo desarrollar tu intuición?


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh