Principal

Tú puedes ser tu propio maestro espiritual

Time

Menos de 3 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Las cualidades que distinguen a un maestro espiritual

  • Check
  • Cómo aprender a ser tu propio maestro

En distintas escrituras de varias religiones se habla de los grandes maestros que pisaron el planeta. Cada uno de ellos manifestaba uno o varios dones, entre los que se incluía la alteración de las cosas físicas o la materialización del mundo sólido y tangible. 

 

¿Te has preguntado si alguno de esos maestros dudó alguna vez de su poder o de si era posible realizar una hazaña de esa magnitud? Definitivamente no. 

 

Por eso, en el mundo de la conciencia y la energía, la principal cualidad que debe tener un maestro es creer en sí mismo, en quien es, en su procedencia y en su capacidad para lograrlo todo. 

 

No existe avance sin creencia, no existe transformación si no se cree que pueda ser posible. La creencia lo es todo y de ahí se permea hacia muchas cosas más. 

 

Pero no porque aquí se hable de los grandes maestros significa que tú no puedas ser uno. Todo ser humano tiene la capacidad de desarrollar la maestría del ser para estar equilibrado consigo mismo, dominar su cuerpo, así como llenarse de amor y poder compartirlo con los demás. 

 

El maestro domina la conciencia y hace que la mente se calme; medita y celebra la vida cada día. Es feliz con lo que tiene y hace que su cuerpo le obedezca. Pero lo más importante es que no es maestro de otros, sino de sí mismo. Por consecuencia, las personas descubren que dentro de él hay algo que desean para ellos mismos.

 

Si quieres ser tu propio maestro, no tienes más que quererlo, porque la intención es lo primero que necesitas para comenzar a serlo

 

No te compares con nadie, tu camino es personal y puedes integrarlo a tu vida diaria. No es necesario dejar todo e irte a una cueva para lograr tu maestría del ser. 

 

No importa si eres arquitecto, médico, policía, deportista, dentista o cualquiera que sea tu profesión u ocupación. Tú puedes hacer que eso que comiences a practicar para ti mismo, sea notado por otros y te digan que te percibes distinto. 

 

Así se comienza, así se hace y se continúa. Entonces, es hora de darle la bienvenida al mejor discípulo que puedas tener: tú mismo

 

Más información
Facebook: Yo soy Gabriel Ángel
Twitter: SoyGabrielAngel


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh