Yoga Bite: El pez (VIDEO)

Lorena Pontones / 2017-10-17

En la mitología del yoga, fue un pez el que escuchó los secretos que Shiva le contaba a su esposa Parvati sobre la iluminación que se puede alcanzar con esta disciplina. La historia era tan hermosa que el pez saltó del agua y se convirtió en un hombre, el primer practicante de yoga, el primer maestro humano.

 

Saber eso le da un sentido distinto a la práctica de Matsyasana, la postura del pez, que hoy nos presenta nuestra yoguini Male Esparza. Es una asana que trabaja profundamente con la apertura de pecho a nivel físico y del cuarto y quinto chakras a nivel energético.

 

Es, por lo tanto, ideal para desarrollar cualidades asociadas al corazón, como la confianza, la entrega, el amor y la compasión. Asimismo, las vinculadas a la expresión, a la capacidad de decir lo que piensas y sientes, desde el chakra de la garganta. Acompañarla de estas intenciones le concede otra dimensión que tiene gran poder de influencia sobre nuestro ser emocional.

 

Al realizarla es importante concentrarse en que el pecho se eleve, como si pudiera acercarse hacia el techo. El cuello debe quedar libre. Si tus cervicales son sanas, puedes dejar caer la cabeza hacia atrás; de hecho, una versión avanzada es apoyar la coronilla sobre el piso y sacar los antebrazos del tapete para juntar las manos arriba.

 

Si eres principiante, asegúrate de que el apoyo en tus antebrazos sea firme y prueba hasta dónde se siente bien liberar la cabeza. Fíjate también que el abdomen esté firme y activo, para que el peso no recaiga en la lumbar.

 

Mantén los ojos abiertos durante esta asana; eso activa también el sexto chakra, que está en el entrecejo y se relaciona con la intuición.

 

Sigue en el siguiente video los pasos para realizar esta postura y no olvides suscribirte a nuestro canal de YouTube, Harmonia.la, para más videos de yoga, ejercicio, meditación y mucho más.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar: