Principal

Entrenamiento sexual: prepárate para ser mejor

Time

Menos de 5 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Impulsa tu vida sexual en 3 pasos

  • Check
  • Un coach sexual revela cómo trabaja con sus pacientes

El sexo, en su forma más básica, es un proceso mecánico, no hay más que hacer un par de movimientos para realizarlo y puede durar apenas un par de minutos.

 

Pero el buen sexo es más complejo, requiere honestidad, paciencia, confianza mutua y mucho ingenio. Y aún más importante, requiere un nivel de comunicación que la mayoría de las parejas no tiene. En general, para la mayoría de las personas hablar de sexo es difícil y necesitan algo de ayuda. 

 

"Si quieres mejorar tu estado físico, puedes acercarte a un entrenador, tomar una clase, contratar a un nutriólogo. Hay muchas opciones. Con el sexo, es muy limitado", dice Kenneth Play, coach sexual.

 

Play es miembro fundador de la comunidad de sexo positivo Hacienda Villa en Brooklyn. La villa ofrece clases, capacitaciones y talleres de comunicación, salud sexual, BDSM (Bondage y Disciplina; Dominación y Sumisión; Sadismo y Masoquismo), perversión y poliamor, y además organiza fiestas sexuales.

 

Hace unos años, se asoció con la doctora Zhana Vrangalova, una investigadora sexual de Nueva York, para trabajar en The Casual Sex Project, "un esfuerzo de colaboración para compartir historias reales de experiencias casuales o conexiones de todo tipo".

 

También lanzó una serie de videos de "cómo hacerlo" dedicados al tema de la eyaculación femenina. Recientemente, decidió agregar "entrenador sexual" a su currículum. Por mil dólares (o más), él va a tu casa, habla contigo y tu pareja sobre sexo y eventualmente, los verá a ustedes tenerlo.

 

Tener una sesión de estas puede ser bastante incómodo, pero funciona saber cómo se desarrollan estas sesiones y hacerlo sin un entrenador presente. Así es como el coach trabaja con las parejas:

 

Primera parte: hablar

"Hay muchas cosas que excitan a las personas, pero nunca hablan de eso, porque no saben cómo hacerlo", dice Play. Sus sesiones duran un total de 3 horas, pero los primeros 30 minutos siempre están dedicados a la discusión. "Es importante crear un espacio seguro para hablar sobre sexo", explica.

 

Play pregunta qué le excita a cada uno, si se masturban, cómo se masturban, si ven pornografía, cuáles son sus fantasías. "Si las personas han estado juntas durante mucho tiempo, fusionan su sexualidad", dice Play. "Trato de encontrar su compatibilidad, basada en lo que comparten como individuos".

 

En las sesiones de Play, algunas personas expresan su interés en explorar el problema. Algunas mujeres quieren ser azotadas, y algunos hombres también. De hecho, ayudar a las personas a explorar lo que algunos podrían considerar deseos sexuales "no tradicionales" es una gran parte de lo que hace.

 

Segunda parte: aprende sobre tu pareja

A partir de ahí, Play pasa a lo que él llama su ejercicio de "mapeo". Aquí es donde alienta a cada miembro de la pareja a conocer los órganos sexuales del otro, particularmente a los hombres para dar respuesta a algunas preguntas bastante específicas. "Realmente quiero educar a los hombres sobre cómo funciona el clítoris, no sólo sobre cómo se ve fuera del cuerpo, sino cómo responde internamente".

 

"Muchas mujeres están constantemente decepcionadas con el sexo en pareja", agregó Play. "Mi objetivo es cambiar eso. Creo que la mayoría de los hombres quieren complacer a las mujeres, pero muchos de ellos no tuvieron la educación sexual que necesitan para hacer bien el trabajo".

 

Tercera parte: 'Walk The Walk'

El primer paso de este proceso final busca alentar a las personas a articular sus auténticos deseos, la segunda parte se trata de darles las habilidades necesarias para proporcionar placer físico y en este último tramo del viaje es donde todo se une. Sí, aquí es donde comienza el contacto físico.

 

Por supuesto, no siempre es fácil actuar bajo presión, y menos aún cuando hay alguien que los observa. Por lo general, Play alienta a sus clientes a comenzar con diferentes formas de contacto; les pide que sean conscientes de ciertas sensaciones. Por ejemplo, ¿les gusta ser lamidos o prefieren un pellizco suave? La idea es preparar el cuerpo para que la mente pueda seguirlo. Esto se conoce como deseo receptivo y, según Play, es donde las parejas en relaciones largas tienen más problemas.

 

"Se preocupan porque creen que sus problemas son porque ya no quieren a su pareja". Pero Play dice que la preocupación es en gran medida infundada.

 

"No pasas todo el día con ganas de estar sexualemente con tu pareja. Simplemente no es así como funcionan las cosas después de la fase de enamoramiento", agrega. "Todavía tienes ese deseo, sólo necesitas activarlo de manera diferente". 

 

Trabajar con un coach puede no ser fácil ni económico, pero cuando están dispuestos a romper la rutina sexual y mejorar su relación de pareja, a veces no hace falta más que platicar y ponerse creativos, justo como Play recomienda a sus pacientes; entonces, ¡manos a la obra!

 

Con información de Fatherly


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh