Principal

Arregla estos 8 problemas antes de que terminen con tu matrimonio

Time

6 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Cómo mantener la comunicación con tu pareja

  • Check
  • Tips para resolver los problemas en tu matrimonio

Mantener un matrimonio intacto mientras trabajas tiempo completo y aparte tienes mil cosas más por las cuales preocuparte, puede ser todo un reto. Pero una vez que tomas ese compromiso, tienes que saber cómo sortear los problemas y reconocer que la única manera de que un matrimonio funcione de verdad es si hay una comunicación verdadera entre los dos. 

 

Si a todo lo que ya tienes en tu vida le sumas los hijos, entonces se puede convertir en un reto doble, pero ponte a pensar: por algo decidiste tomar este camino en tu vida, y ahora debes comprender qué necesitas hacer si tu matrimonio se ve en peligro. 

 

Cuando entras a un matrimonio todo es terreno desconocido, no sabes qué va a pasar ni cómo tienes que hacer las cosas. Pero como todo en esta vida, lo aprendes poco a poco, con paciencia y disciplina. El matrimonio es un compromiso serio. 

Los principales problemas que pueden surgir y cómo resolverlos 

No hablar del sexo 

Puede ser que al inicio todo sea pura pasión, y por supuesto que es normal que conforme pase el tiempo la flama se desvanezca poco a poco. Sin embargo, no debes dejar que esto pase. De acuerdo con la terapeuta de parejas Emily Klear, es crucial que expreses lo que sientes respecto a este tema con tu pareja, para que tu matrimonio no se termine. 

 

El sexo es una parte profundamente significativa de cualquier matrimonio feliz, y hablar de ello es importante. "Cuanto antes se establezca una línea de comunicación abierta en la relación, mejor", dice Klear. "Eso puede parecer una charla de fantasía, de excitación, de protección, ese tipo de cosas". Esta base, según Klear, ayudará cuando surjan obstáculos.

 

Te puede interesar: ¡Que no se apague tu deseo sexual!

 

Desequilibrio en los deberes de la casa 

Klear encuentra que en los hogares de doble ingreso o incluso cuando la mujer es la principal fuente de ingresos, los pequeños problemas relacionados con la gestión del hogar se convierten en grandes problemas en el futuro. Porque las peleas que empiezan sobre, digamos, sacar la basura, no son realmente sobre la basura en sí. Se trata de un desequilibrio en la carga de trabajo, o una falta de respeto, o trabajo emocional. 

 

Cuando las conversaciones sobre la gestión equitativa del hogar surgen y se vuelven agrias, Klear dice que las parejas necesitan ir más despacio y preguntarse qué es lo que realmente sucede y evitar lo que ella llama el "patrón de reactividad". 

 

Te puede interesar: Conoce el pequeño detonador doméstico de las discusiones de pareja

 

No hablar sobre el dinero 

Si no hablas lo suficiente con tu pareja acerca de la cuestión económica desde antes de casarse, seguramente a la larga van a tener problemas. Cada quien tiene diferentes hábitos de gastos, gustos y prioridades, pero cuando vives con alguien y piensas pasar el resto de tu vida en esa relación, debes establecer un canal abierto y honesto en cuanto a las finanzas. 

 

Klear también sugiere que dediques de 20 a 30 minutos a la semana con tu pareja para hablar sobre el presupuesto semanal: próximas facturas y gastos. De esta manera, el resto de la semana pueden dedicarse a experiencias emocionalmente íntimas y conectadas, no a equilibrar una chequera. No hacer frente a estas cosas, dice Klear, puede conducir a la deuda, a la deshonestidad o a algo peor.

 

Te puede interesar: Mantener en secreto las deudas es peor que ser infiel

 

Sentirte ignorado 

A menudo, una persona en una relación hace un comentario pequeño o sarcástico como "Nunca sacas la basura", que puede no ser un gran problema para el otro, pero sí para su pareja. Aunque estos son momentos pequeños y pueden ser ignorados, cuando no son examinados pueden llevar a grandes grietas en los cimientos de una relación.

 

En lugar de hacer este tipo de comentarios, Klear recomienda que las parejas sean lo más directas posible en todo momento y nunca pierdan la conexión. Tú eres diferente, todos son diferentes, realmente no puedes asegurarte de que lo que quieres decir será comprendido como quisieras, por ello tienes que ser lo más claro posible y evitarte confusiones. 

 

Tener diferentes formas de criar a los hijos 

Cuando las parejas que tienen sistemas de valores similares deciden tener hijos, a menudo renuncian a tener conversaciones reales y serias sobre estilos de crianza, enfoques disciplinarios y reglas generales sobre cómo quieren criar a sus hijos. En cambio, dice Klear, tienden a concentrarse en la elección de la guardería y los nombres de los bebés. Eso puede llevar a grandes problemas en el futuro. Los padres necesitan tener conversaciones reales sobre la disciplina y sus valores.

 

No hacerse el tiempo suficiente para estar juntos 

Entre todo el trabajo, los hijos y los pendientes, es probable que tengas muy poco tiempo para pasarlo con tu pareja y hacer actividades en conjunto que nutran la relación. Es importante que por lo menos una vez a la semana tengan una cita juntos y lejos de todos los deberes. No tiene que ser una salida superextravagante, una simple salida al cine es más que suficiente. 

 

Te puede interesar: Prueba estos hobbies para reforzar la relación con tu pareja

 

Prestarle más atención al celular que a tu pareja 

También conocido como el acto de elegir un teléfono en lugar de la otra persona, el phubbing es un problema claramente moderno y bastante tóxico. Sí, el teléfono es muy útil y es un escape del estrés del mundo real. Pero la intimidad emocional, según Klear, es un gran impulsor de la intimidad física y la salud en las relaciones. "Guarda los teléfonos. Que sea intencional. Siéntense uno al lado del otro. Dediquen tiempo a la intimidad que no sea necesariamente sexual. La gente hoy en día se acuesta con su teléfono, no con su pareja", señala Klear. 

 

Tener comportamientos infantiles en discusiones 

Klear trabaja con muchas parejas que, durante una pelea, se refieren a su pareja como perezosa, estúpida, tonta o algo peor. Aunque ella dice que a menudo estos son sólo pequeños sucesos -y por lo general, la gente se disculpa por recurrir a eso-, emplear tácticas infantiles e insultos puede tener efectos duraderos y perjudiciales en los matrimonios.

 

Te puede interesar: Consejos para discutir con tu pareja constructivamente


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh