Principal

Cómo saber si tu niño interior herido sabotea tus relaciones

Agosto 18, 2022

Time

Menos de 5 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Formas de sanar las heridas de la infancia para una vida más plena

Empeña tu auto sin tener que dejarlo

Cuando se trata de avanzar en la vida, el miedo suele ser algo que te detiene, porque esos temores son, generalmente, el resultado de necesidades infantiles no satisfechas. Algunas de esas heridas han estado contigo durante tanto tiempo que ni siquiera te das cuenta de que son parte de tus sistemas operativos diarios. Por eso, para llegar a la totalidad, tienes que abordar las piezas fracturadas en tu interior.

 

Por ejemplo, muchas personas tienen heridas profundas de abandono, las cuales crean en la mente inconsciente creencias como: "Soy desagradable y no encajo". Tal vez tu miedo al abandono comenzó cuando te quedaste llorando en una cuna, cuando uno de tus padres te abandonó, o cuando alguien que te importaba te engañó. Cuando eres heridos a una edad temprana, no puedes manejar ni comprender realmente el dolor, por lo que la salida es simplemente resistirlo. Ahí es cuando empiezas a operar como una fracción de tu verdadero yo, porque éste se ha roto.

 

Luego, más adelante en la vida, especialmente cuando te enamoras o te acercas a una nueva persona, estas viejas heridas se activan. Pueden causar fricciones cuando esa persona se enfada, se retrae, presta atención a otra persona, dice cosas malas, no dice la verdad, te malinterpreta, etcétera. 

 

De repente, el dolor que ha sido apartado todos esos años llega de golpe a la superficie. Entonces, piensas que estás reaccionando a la situación actual, pero lo que realmente ocurre es que la vieja herida del abandono se ha abierto, causa dolor y reaccionas ante él.

 

Si esto sucede, tómate un momento para reconocerlo como una oportunidad importante de sanación profunda. Estas emociones sin procesar están llegando a la superficie para que puedan transmutar del miedo al amor.

 

Maneras de reconocer tus heridas centrales

- Comprende tus factores desencadenantes y date cuenta de cómo tus heridas pasadas sin sanar se manifiestan en el presente.

- Practica el autocuidado y el amor propio a diario.

- Establece límites y comprende tus propias necesidades frente a las necesidades de otras personas.

- Comprométete a practicar la paz interior.

- Observa tus patrones pasados ​​para aprender de lo que haces y no quiere en la vida.

- Practica reformular positivamente las creencias interiorizadas (por ejemplo, cambia la idea de: "Soy desagradable" por la de: "Merezco amor y tengo mucho para dar").

- Crea una comunidad o únete a grupos de apoyo con personas que comparten experiencias similares.

- Sé paciente y amable contigo mismo, a través del proceso de curación.

- Busca una terapia para sanar a tu niño interior, de la mano de un especialista en salud mental y emocional. 

 

Pasos que ayudan a curar las heridas de la infancia

Descubre el hogar dentro de ti mismo. A medida que establezcas un vínculo más profundo contigo mismo (con tu niño interior y con tu yo superior más evolucionado), naturalmente también tendrás conexiones más profundas con los demás. Pero esto solo puede suceder cuando dejas de buscar seguridad y comodidad fuera de ti. El hogar no es un lugar afuera, sino una conciencia del amor que estás en tu interior. Todo comienza en casa, con el yo.

 

Conéctate con la naturaleza. Conecta con la tierra y respira el aire fresco. Disfruta de la majestuosidad de la naturaleza lo más frecuente que puedas, ya que puede darte una sensación de "unidad" y hacerte ver que no estás solo, puesto que eres parte de este vasto universo, donde todo está interconectado.

 

Reconoce la unidad en todos. Al reconocer que todos somos uno, puedes comenzar a ver cómo tu miedo a ser abandonado proviene del ego. Tu auténtico yo sabe que no existe la separación, sin embargo, tu alma ha venido al mundo para experimentar estas lecciones y así convertirse en un mayor amor. 

 

Encuentra tus propias formas de manejar tus emociones. ¿Cómo te gusta calmarte a ti mismo? Ya sea con cristales, baños relajantes, yoga, meditación, actividad física, paseos por la naturaleza o ejercicios de respiración, enfócate en actividades que te regulen y calmen tu sistema nervioso.

 

Enfrenta tus sentimientos en el momento, incluso los "negativos". Tienes el poder de tomar la oscuridad y transmutarla en luz. Para lograrlo, debes aportar comprensión, amor y compasión a las experiencias dolorosas. Ten presente que evitar o ignorar tus sentimientos negativos solo los intensificará. En su lugar, intenta estar atento y presente con estos sentimientos, pues éstos son puertas de entrada a tu yo superior y contienen información que puede ayudarte a transformar las limitaciones y dar un paso hacia la paz y la plenitud.

 

Muchas personas luchan con heridas de la infancia que ni siquiera saben que tienen; éstas pueden causar rupturas en las relaciones y hacerte sentir pequeño. Las técnicas aquí mencionadas resultan tranquilizadoras y te pueden ayudar a empezar a superar esas heridas, así como a resolver conflictos internos profundamente arraigados. 

 

Foto de Jcomp - Freepik


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh