Principal

¿Cuáles serían las consecuencias si la selva del Amazonas desaparece?

Time

Menos de 5 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Consecuencias para el planeta de la devastación del Amazonas

Entre la deforestación que ha crecido en las últimas décadas y los incendios ocurridos en días recientes en la región del Amazonas, la selva tropical más grande del mundo se reduce a un ritmo alarmante. Si desaparece por completo, los efectos en el planeta serían devastadores.

 

El Amazonas es una vasta franja de selva tropical que rodea al río Amazonas, cuya mayor parte (60%) se encuentra en Brasil, pero también se extiende a lo largo de regiones de Bolivia, Colombia, Ecuador, Guayana Francesa, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela. 

 

El área que abarca la selva ha disminuido considerablemente en los años recientes, sobre todo debido a la tala ilegal para realizar plantaciones agrícolas y actividad ganadera, según Greenpeace. 

 

El Amazonas posee alrededor del 10% de todas las especies de plantas y animales que se sabe que existen en la Tierra. Unos 30 millones de personas lo llaman hogar, de los cuales 2.7 millones son indígenas.

 

Esta selva tropical también almacena 100 mil millones de toneladas métricas de carbono y, según la Federación Mundial de Vida Silvestre, filtra el dióxido de carbono del aire y controla el clima a través de la evapotranspiración. 

 

Bajo este contexto, las siguientes serían las principales consecuencias que enfrentaría el mundo si esta zona selvática dejara de existir:

 

Menos lluvias

La selva del Amazonas es responsable de traer lluvia a la región circundante, de modo que la deforestación puede reducir las precipitaciones en una zona amplia del sur de Brasil, una zona agrícola rica, así como en Paraguay, Uruguay y otras regiones de Sudamérica.

 

Aumento de la sequía

Con la reducción de las precipitaciones pluviales llegaría la sequía, lo cual significa una menor cantidad disponible de agua para beber y para la agricultura, lo que resulta irónico, ya que la lluvia en el Amazonas también ayuda a suministrar agua a los mismos productores agrícolas y ganaderos que talan la selva. Las sequías serían una amenaza para el adecuado suministro de alimentos y agua potable.

 

Más gases de efecto invernadero

La pérdida del Amazonas conduciría a una transición en la que se liberarían enormes cantidades de gases de efecto invernadero que calientan el planeta. Las emisiones de dióxido de carbono aumentarían de tal manera, que todos sufrirían las consecuencias con una peor calidad del aire y temperaturas globales más altas.

 

Más inundaciones

El calentamiento global trae consigo cambios climáticos drásticos y extremos. Así, mientras los períodos secos serían cada vez más secos y más largos, en la temporada de lluvias caería tanta agua que provocaría más inundaciones en ciertas zonas. Y no sólo la lluvia, sino el clima general de la región oscilará más salvajemente y las consecuencias se sentirán por todas partes.

 

Pérdida de biodiversidad

La selva amazónica posee una rica variedad de la vida que existe en la Tierra, pues se calcula que alrededor el 10% de las especies conocidas en el planeta se encuentran en ese lugar. El Amazonas es el hogar de una asombrosa cantidad de especies de plantas, animales, insectos y hongos, y cada día se descubre un promedio de una nueva especie. 

 

Debido a la tala desmedida, muchas de esas especies empiezan a estar en riesgo de extinción, a medida que disminuyen sus tasas de reproducción y la competencia por la comida se vuelve más intensa. Si se destruye el Amazonas, gran parte de esa diversidad se va con él, con lo que se eliminaría todo un ecosistema al mismo tiempo. 

 

Menos materia prima para medicamentos

¿Por qué deberían los humanos preocuparse por esta pérdida de especies? Como la organización Rainforest Trust destaca en su sitio web: casi el 90% de las enfermedades humanas son tratables con medicamentos que se derivan de elementos de la naturaleza, como plantas, arbustos e ingredientes de origen animal, algunos de los cuales tienen su origen en la Amazonía. 

 

Incendios más grandes y difíciles de controlar

La pérdida de los árboles del Amazonas, que ha provocado una reducción en la cantidad de lluvia y un aumento en las condiciones de sequía, ha provocado un incremento en los incendios, que son más grandes que nunca y que arden durante mucho más tiempo que sus predecesores. Estos incendios liberan aún más carbono a la atmósfera, lo que empeora algunas de las condiciones ya destacadas aquí, como un clima cada vez más cálido.

 

Millones de personas sin hogar ni recursos

El Amazonas no sólo es el hogar de especies de plantas y animales, también alberga a más de 30 millones de personas, muchas de las cuales dependen de la selva para su sustento. A medida que los bosques y selvas caen, las personas que viven en sus alrededores y dependen de ellos se empobrecen y se ven en la necesidad de migrar a las ciudades para buscar la forma de subsistir. 


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh