Principal

Se revelan inexplorados y misteriosos cenotes en Yucatán

Time

5 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Los primeros registros de cenotes los podrá ver todo el mundo

  • Check
  • Podrás explorar el Sistema Sac Actun de 348 kilómetros en 3D

Hace unos 66 millones de años, un asteroide de 15 kilómetros de ancho se estrelló contra la península de Yucatán en México -se cree que este hecho fue el que aniquiló a casi todos los dinosaurios-. El impacto causó un gran tsunami y creó un cráter de 200 kilómetros de ancho en la superficie de la Tierra en el que se filtró el agua, lo que generó miles de sumideros. Durante milenios, algunos de estos sumideros de piedra caliza colapsaron, mientras que otros en la región se erosionaron, lo que formó diversas cuevas inundadas.

 

Conocidos como cenotes, estas cuevas subterráneas eran más que fuentes de agua para la civilización maya; se cree que también eran portales sagrados a través de los cuales podían comunicarse con los dioses de la lluvia y la creación. Los mayas arrojaban allí ofrendas y realizaban sacrificios humanos para los dioses. Se creía que a través de estos profundos sumideros los fallecidos pasaban al inframundo de Xibalbá, donde renacían los humanos y las deidades.

 

Hoy los cenotes proporcionan el 95% del agua potable para gran parte de la población local y son visitados por personas de todo el mundo, que acuden a la Riviera Maya de la península de Yucatán para bañarse, bucear y sumergirse en su agua. Su peculiar estructura y su agua rica en minerales son algunas de las atracciones naturales más populares de la región. Sin embargo, miles de cenotes aún permanecen ocultos a muchos metros debajo de la exuberante jungla de la región, y los investigadores creen que pueden contener pistas valiosas que ayuden a conocer el misterioso pasado de los mayas.

 

De hecho, hace algunos años un grupo de buzos descubrió uno de los esqueletos humanos más antiguos del mundo, lo que reveló ideas sobre el origen de las Américas. Y justo el año pasado se descubrió que la caverna donde apareció este esqueleto era una pequeña parte de una de las redes de cuevas más largas del mundo: el Sistema Sac Actun, de 348 kilómetros de longitud.

 

Ahora un equipo de buceadores, fotógrafos, arqueólogos y expertos en gráficos por computadora se aventuran en docenas de cenotes inexplorados en la Riviera Maya. El objetivo es capturar fotografías de sus interiores y transformarlas en imágenes 3D para que más personas puedan explorar las cuevas de manera virtual.

 

A este trabajo se le conoce como Proyecto Wonderland, que consiste en bucear para acceder y documentar algunos de los cenotes más profundos y remotos, no abiertos al público. Eventualmente, este registro se publicará en línea y cualquier persona en el mundo podrá explorar virtualmente las cuevas a través de la tecnología para descubrir los misterios antiguos, desde fósiles hasta huesos y piedras preciosas.

 

La fotógrafa mexicana Pamela Ocampo es uno de los miembros fundadores del equipo. Ella tomó imágenes digitales de alta resolución del interior de los cenotes y enseñó al equipo técnicas para fotografiar y editar imágenes en condiciones difíciles de luz. Luego, las imágenes se renderizan con un software especial para recrear los cenotes en 3D.

 

La iniciativa es resultado de la pasión de Kent Stone, fundador del proyecto. Él se encargó de conseguir subvenciones, equipos y expertos para impulsar el proyecto. Después de recibir el apoyo de National Geographic y donaciones de fabricantes de cámaras y software, lanzó el Proyecto Wonderland a principios de 2019. Stone, instructor de buceo de una ciudad costera de Texas, expresó:

El Proyecto Wonderland es algo que nadie más hace a esta escala. Vamos a trabajar con buzos expertos de la Asociación Profesional de Instructores de Buceo junto con expertos de espeleología, sistemas de cámara, técnicas de iluminación y fotogrametría (la unión de múltiples fotos para crear imágenes en 3D), además de voluntarios con experiencia en arqueología, geología y buceo que estén tan apasionados por esta exploración como nosotros.

 

Stone explicó que los cenotes en los que se enfocan no son accesibles al público porque se ubican en tierras privadas, por lo que buscó el apoyo de expertos locales para ubicar cenotes en la jungla y se reunió con los propietarios de las tierras donde se encuentran para explicar su misión y asegurar el acceso.

 

Dado que perturbar un sitio antiguo y sagrado es un tema delicado, el Proyecto Wonderland sólo captura los artefactos, fósiles y huesos que sus buzos encuentran a través de imágenes, y los dejan en su sitio sin tocarlos. "Algunos de los especímenes son tan frágiles que cualquier movimiento podría destruirlos por completo". Por lo mismo, no revelarán las ubicaciones de las imágenes que muestren al mundo.

 

Stone sabe que hay mucho más por explorar, pero ya recibió solicitudes de museos y embajadas internacionales para acercar sus edificios a más personas a través de la realidad virtual. También espera realizar recorridos virtuales de templos y otros puntos importantes a cualquier rincón del planeta y con ello permitir que cualquiera pueda convertirse en explorador, sin importar su ubicación geográfica.

 

Con información de BBC


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh