5 desventajas de comer siempre en la calle

Harmonía / 2018-05-04

Es una realidad que el ritmo tan agitado de la vida citadina hace que cada vez haya menos tiempo para cocinar y preparar alimentos saludables. Esto hace que comer en la calle se convierta en un hábito. Puede parecer la opción más sencilla, pero la verdad es que trae consigo muchas desventajas, y la mayoría ponen en riesgo tu salud. A continuación, Harmonía te enlista los cinco principales contras de comer siempre en la calle.

 

1) Mayor gasto económico. Comer en la calle implica un gasto de dinero mucho más grande que cocinar por tu cuenta. No es un secreto que los restaurantes suben hasta el triple de precio a los platillos que tú podrías prepararte. A la larga, tu cartera se verá bastante resentida.

 

2) Menor cuidado nutricional. Al comer en la calle, sobre todo en puestos callejeros o establecimientos de comida rápida, que suelen ser más baratos que los restaurantes, es fácil que pierdas claridad sobre tu ingesta de calorías y ésta se descontrole. Desgraciadamente, las opciones saludables son menores en la oferta gastronómica callejera, o a lo sumo, son mucho más caras.

 

3) Exposición a enfermedades estomacales. Por obvias razones, los puestitos callejeros y ambulantes de comida no suelen tener las mismas precauciones que un restaurante al momento de preparar los alimentos, así que el riesgo de contraer alguna infección estomacal se vuelve mayor.

 

4) Desajuste de horarios. Si has tenido que comer en la calle, seguramente es por el poco tiempo que tienes para cocinar. Por lo mismo, es probable que tampoco comas a la misma hora todos los días o que incluso ni siquiera hagas las tres comidas recomendadas. Esto ocasiona que tu ciclo digestivo se altere y quizá tu metabolismo decrezca. Podrías subir de peso con mayor facilidad.

 

5) Mayor cantidad de basura. Al consumir alimentos callejeros y empaquetados, tu producción de basura se incrementa considerablemente, ya sea por el uso de cubiertos desechables o por utilizar envolturas, popotes o contenedores para llevar.

 

Como puedes ver, comer en la calle no es de las mejores opciones, sobre todo si lo haces cotidianamente. Por fortuna existen alternativas, por ejemplo, cocinar el fin de semana para 3 o 4 días y transportar tus alimentos en tuppers que puedas reutilizar. ¿Te has encontrado en esta situación? ¿Has tomado medidas para cambiarlo? ¡Cuéntanos tu experiencia!

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar: