Una meditación para conectar en pareja

María Elena Esparza / 2018-02-14

Compartir la energía de y con quien amas es de los regalos más hermosas que existen. Lo hacemos todo el tiempo, desde las situaciones más cotidianas como desayunar o dormir juntos hasta aquellas “especiales” y planeadas, como un aniversario.

 

Pero pocas veces concentramos toda nuestra atención en ese momento de conexión energética, desde el corazón. Y precisamente para eso es la meditación que te propongo a continuación, ideal para realizar en este San Valentín o durante todo el mes del amor, a manera de un regalo original.

 

El único requisito es que aparten un tiempo en su agenda durante el cual realmente no tengan ninguna distracción externa; sí, se sugiere apagar el celular o dejarlo en donde no lo escuchen. Si tienen hijos, busquen un momento de calma en el que no los puedan interrumpir.

 

  1. Preparen el ambiente, pongan música relajante y acompañen con un incienso o aceite esencial cuyo aroma los relaje. Mis favoritos son lavanda y melisa.
  2. Siéntense uno frente al otro, con las piernas cruzadas y las manos sobre las rodillas de la pareja. Cualquier superficie cómoda es buena locación, desde una manta en el piso hasta la cama.
  3. Mírense a los ojos y alarguen la espalda lo más que puedan, al tiempo que empiezan a poner atención a su respiración: busquen sincronizar sus inhalaciones y exhalaciones.
  4. Una vez que logren compartir el mismo ritmo, cierren sus ojos y cada uno responda en su mente por qué ama a ese Ser que tiene enfrente. Deja que las ideas, imágenes y recuerdos pasen por tu mente: el día que se conocieron, la primera cita, un viaje divertido… deja fluir todo, sin detenerte demasiado tiempo en nada.
  5. ¡No abran los ojos! Es bonito hacer esta meditación en silencio, con paciencia y total respeto a la experiencia de la otra persona; se trata de disfrutarlo así.
  6. Uno de ustedes marcará con un ligero apretón de manos cuándo concluir. (Acuerden esto desde antes de empezar.)
  7. A la señal, abran sus ojos y cambien sus manos de posición: la palma derecha sobre el corazón de su pareja; sientan su latido, su calor y su energía.
  8. Cierren con un profundo agradecimiento desde el corazón para honrar a su pareja y la energía que comparten.

 

Después de la meditación, es buena idea hablar sobre lo que recordaron. Se sorprenderán de cuántas risas y emociones les generan esas visualizaciones que llegaron a su mente.

 

¡A celebrar el amor!

 

NAMASTE.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Conoce nuestra guía de experiencias originales, divertidas y gratuitas para este 14 de febrero.