Cómo afecta la soledad a tu salud

Harmonía / 2018-04-12

Como bien dijo el poeta británico John Donne: "Ningún hombre es una isla"; todos necesitan de los otros para sobrevivir y, cuando te sientes aislado, el organismo se manifiesta para decirte que algo anda mal. Estudios recientes publicados por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría han probado que la soledad está asociada a diversas enfermedades como presión alta, insomnio, depresión, declive inmunológico e incluso muerte prematura.

 

Está comprobado que los cerebros de las personas solitarias o aisladas comienzan a perder capacidades cognitivas con relación al lenguaje y la comunicación; también puede ocurrir pérdida de memoria y en algunos casos, demencia.

 

En casos menos severos, las personas que se sienten solas comienzan a comportarse "a la defensiva" y en lugar de intentar integrarse a una comunidad se marginan aún más. Esta pérdida de habilidades sociales es peligrosa, ya que puede venir acompañada de rencor y comportamiento agresivo. La soledad también actúa sobre el cerebro y genera ansiedad y pensamientos paranoicos

 

 

Sin embargo, a pesar de que el ser humano es un ser social y el contacto con los semejantes es parte fundamental de las necesidades básicas, no es lo mismo estar solo que sentirse solo. Muchos individuos disfrutan pasar tiempo con ellos mismos, y las filosofías que buscan el equilibrio espiritual recomiendan pasar tiempo a solas y en silencio para conseguirlo. La diferencia es que los individuos que gustan de la soledad regularmente tienen relaciones interpersonales sanas y felices, es decir, no se sienten solos; pero es posible sentirse solo incluso cuando se está en compañía de otros. 

 

Esto no significa que alguien que pasa mucho tiempo solo vaya a comenzar a olvidar cómo comunicarse y a atacar a sus semejantes, pero es bastante probable que con el tiempo se vuelva al menos malhumorado ya que la risa, tan saludable y necesaria, es una actividad social.

Te podría interesar: