Principal

Las 13 virtudes de Benjamin Franklin para una vida plena

Time

7 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Las 13 virtudes para una vida exitosa

  • Check
  • Cómo aplicar las 13 virtudes de Franklin en tu vida

Se dice que todas las personas exitosas tienen algo en común: saben hacia dónde van, qué quieren y tienen un propósito en la vida. Pero, ¿cómo lo logran? Seguramente te has dado cuenta de que en años recientes se habla mucho de la importancia de tener una rutina diaria. Esto no es algo nuevo, pues a lo largo de los años muchas personas lo han llevado a cabo.

 

Un gran ejemplo de esto es Benjamin Franklin, padre fundador de Estados Unidos, escritor, teórico político, científico y músico, entre otros. Fue una persona exitosa en todos los sentidos y mucho se debió al sistema que creó él mismo para medir su rendimiento personal.

 

A la edad de 20 años, en 1726, estableció un método para poder hacer siempre lo correcto y lo mejor que pudiera. En su biografía detalló las 13 virtudes para aplicar a lo largo de su vida. Se basó en todas las lecturas que había hecho y además escribió una breve descripción para cada una de ellas, con el fin de nunca olvidar a qué se refería y qué era lo que debía hacer.

 

¿Te imaginas llevar estas virtudes a cabo en tu cotidianidad, y el impacto que eso podría tener en tu trabajo y en tus relaciones interpersonales?

 

Conoce a cintinuación esas virtudes y descubre cómo puedes hacerlas parte de tu día a día.

 

Las 13 virtudes de Franklin

Templanza

“No comas hasta sentirte harto. No bebas hasta la ebriedad”.

En esta virtud Franklin hace hincapié en que no debes excederte en comida o bebidas. Sin embargo, esto también se puede trasladar a otras cosas, como el uso excesivo del celular, la televisión o cualquier otro gadget de la época moderna.

 

Silencio

“No hables sino lo que puede beneficiar a otros o a ti mismo; evita las conversaciones triviales”.

Lo relevante aquí es la importancia de adquirir conocimientos, los cuales surgen al escuchar atentamente a los demás y al no involucrarse en pláticas de chismes o cosas que básicamente no aporten nada a tu vida. 

 

Orden

“Ten un lugar para cada una de tus cosas. Ten un momento para cada parte de tu trabajo”.

En el momento en que tus espacios y tus cosas se encuentren en orden, te sentirás mucho mejor anímicamente para llevar a cabo tus labores. El psicólogo canadiense Jordan Peterson hace mucho énfasis en que lo primero que debes hacer para arreglar tu vida en todos los aspectos es comenzar por tu cuarto, ya que eso es un reflejo de cómo se encuentra tu mente.

 

Resolución

“Resuelve llevar a cabo lo que debes hacer; realiza sin falta lo que hayas decidido”.

¿Cómo te sientes cuando comienzas algo que no terminas? Seguramente frustrado o con un sentimiento de que algo falló, por ello es muy importante que siempre te mantengas con la decisión de finalizar todos los proyectos o planes que comienzas.

 

Frugalidad

“No hagas ningún gasto sino para hacer bien a otros o a ti mismo; es decir, no malgastes ni desperdicies nada”.

Cuidar del dinero es importante; lo mejor que puedes hacer para ti y las personas que te rodean es ahorrar, no gastar en cosas innecesarias y realmente pensar qué es lo mejor que puedes hacer con ese dinero.

 

Trabajo

“No pierdas nunca el tiempo; empléalo en algo útil; corta con todas las acciones innecesarias”.

Tener un trabajo estable no solamente es bueno para tu economía, sino también para tu estado mental. Cuando tienes algo en qué ocupar tu tiempo, en especial si es algo que puede contribuir a los demás, te sientes mucho mejor al tener un orden y una responsabilidad, y eso también se traduce a tu vida personal.

 

Sinceridad

“No uses engaños hirientes; piensa inocente y justamente y, si hablas, habla en concordancia”.

La honestidad siempre debe ser una de las virtudes que lleves a tu vida diaria. Cuando eres honesto contigo mismo y con las demás personas, siempre puedes llevar una vida mucho más relajada sin estrés y sin preocupación, porque sabes que lo que haces es lo correcto.

 

Justicia

“No perjudiques a nadie, ni haciéndole daño ni omitiendo lo que es tu deber”.

Actuar siempre con justicia es lo mejor que puedes hacer, siempre ocuparte por hacer bien las cosas y que tengan un impacto benéfico para los demás. Actúa conforme a lo que dices y mantén siempre la honestidad en todo momento.

 

Moderación

“Evita los extremos. No guardes resentimientos tanto tiempo como puedes creer que lo merecen”.

Hoy en día todo es instantáneo, tienes lo que quieres en el momento y no es difícil tener grandes cantidades de las cosas; comida, bebidas, e inclusive la gratificación instantánea que dan las redes sociales. No quiere decir que no tengas que consumir nada de eso, sino que tienes que aprender a cultivar la moderación. De esta forma te darás cuenta que incluso vas a disfrutar más las cosas.                                                                

 

Limpieza

“No toleres la inmundicia en el cuerpo, en las vestiduras o en la habitación”.

Siempre sé higiénico, en la forma en que hablas, te vistes, en tu hogar y en todo lo que puedas. Esta es la manera en la que te presentas ante el mundo y cuando te das cuenta del impacto que tienen estas pequeñas acciones agradecerás la limpieza y el orden, porque sentirás cómo tu vida en general se siente mucho más ordenada.

 

Tranquilidad

“No te molestes por nimiedades, o por accidentes comunes o inevitables”.

La vida está llena de sorpresas; bien decía John Lennon que la vida es eso que pasa mientras haces planes. Así pues, con esta virtud lo que Benjamin Franklin intenta enseñar es que hay que tomar las cosas de la vida como vengan, aprender de ellas y siempre salir adelante.

 

Castidad

“Recurre rara vez al acto sexual, y hazlo sólo por motivos de salud o descendencia, pero nunca hasta sentirte harto o débil, y sin que llegues a afectar tu propia paz o reputación o de la otra persona”.

No permitas que las pasiones físicas se conviertan en una distracción o en un foco principal de tu vida. No dejes que eso te haga traicionar o dañar a otros.

 

Humildad

“Imita a Jesús y a Sócrates”.

Nunca hables de todas las cosas grandiosas que haces o de lo bueno que eres en tal o cual cosa; mejor, deja siempre que tus actos hablen por sí mismos y ante todo, practica lo que predicas.

 

Lo mejor que puedes hacer en tu vida diaria es actuar con agradecimiento y humildad; ante la vida, las personas que te rodean, tu familia, tu pareja, etcétera.

 

¿Cómo aplicar las 13 virtudes en tu vida?

Benjamin Franklin sabía que no podía llevar a cabo cada una de las virtudes todos los días, pues bien dice el dicho que “el que mucho abarca, poco aprieta”. Así pues, lo mejor que puedes hacer es seguir la guía de Franklin, quien se enfocaba en una sola virtud a la semana, al final del día se cuestionaba si realmente había actuado conforme a esta virtud, y así consecutivamente.

 

Puedes hacer lo mismo o aplicar una virtud durante 2 semanas, lo importante es que lo reflexiones y seas realmente honesto contigo mismo. Si puedes y lo deseas, escribe en un diario y así podrás llevar una bitácora de tus avances o retrocesos. Y siempre ten presente que lo importante de todo es aprender del camino, así que no te aferres al resultado.

 

Con información de Thirteen Virtues


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh