Principal

Descubre por qué tomas malas decisiones y qué hacer con ello

Time

Menos de 5 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Cómo tomar mejores decisiones a lo largo del día

Diferentes estudios indican que una persona toma 2 mil decisiones cada hora que pasa despierto. Sí, así como lo lees; sin embargo, muchas de ellas son irrelevantes o las haces de forma automática, como qué ropa ponerte para ir a trabajar, qué desayunar, llevar o no la chamarra o el paraguas, etcétera. Pero muchas de esas decisiones menores tienen un impacto mayor en el futuro.

 

Tomar buenas decisiones consistentemente es posiblemente el hábito más importante que se puede desarrollar, especialmente en el trabajo. Las decisiones que tomas afectan tu salud, tu seguridad, tus relaciones, tu tiempo y tu bienestar en general.

 

La próxima ocasión en que tengas que tomar una decisión, considera los siguientes puntos:

 

Fatiga de decisión

Incluso las personas más enérgicas no tienen una energía mental infinita. La capacidad de realizar tareas mentales y tomar decisiones se agota cuando se ejerce repetidamente. Uno de los estudios más famosos sobre este tema mostró que los presos tienen más probabilidades de que se apruebe la libertad condicional por la mañana que cuando sus casos se analizan por la tarde.

 

Con tantas decisiones que tomar, especialmente las que tienen un gran impacto en otras personas, es inevitable experimentar fatiga en la toma de decisiones. Para contrarrestarla, identifica las decisiones más importantes que necesitas tomar y, tan a menudo como sea posible, prioriza tu tiempo para que las tomes cuando tus niveles de energía sean más altos.

 

Un estado constante de distracción

El tsunami tecnológico de la última década ha marcado el comienzo de una era de convivencia sin precedentes. Pero también ha creado un entorno en el que la información y la comunicación nunca cesan. Los investigadores estiman que el cerebro procesa cinco veces más información hoy que en 1986. En consecuencia, muchas personas viven en un estado continuo de distracción.

 

Para contrarrestar esto, encuentra tiempo cada día para desconectarte y alejarte del correo electrónico, las redes sociales, las noticias y la avalancha de la era de la información. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero se puede lograr si lo conviertes en una prioridad.

 

Falta de información

La Escuela Kellogg recientemente descubrió que, en una reunión típica, un promedio de tres personas hacen el 70% de las charlas. Como la autora Susan Cain articula tan bien en su libro Quiet, muchos introvertidos son reacios a hablar en una reunión hasta que saben exactamente lo que quieren decir. Sin embargo, estos miembros de los equipos a menudo tienen algunas de las mejores ideas para contribuir, ya que pasan mucho de su tiempo inmersos en sus pensamientos.

 

Para contrarrestar esta inclinación, envía la agenda de la reunión con 24 horas de anticipación para que todos tengan tiempo de pensar en sus contribuciones, y trabaja para establecer una cultura de la junta que permita a la gente contribuir con sus ideas después de que haya terminado.

 

Multitarea

No quedan muchos trabajos que no requieran al menos algunas tareas múltiples. Aunque esa es la realidad, la investigación muestra claramente que el rendimiento, incluida la efectividad en la toma de decisiones, sufre hasta un 40% cuando te concentras en dos tareas cognitivas al mismo tiempo.

 

Cuando necesites tomar decisiones importantes, prepara y comprométete a varios bloques de tiempo durante el día, para concentrarte profundamente en la tarea en cuestión.

 

Emociones

Experimentar frustración, emoción, ira o alegría, es una parte fundamental de la experiencia humana diaria. Y aunque estas emociones tienen un papel significativo en la vida, probablemente no necesites ver la investigación para saber que tus emociones, sobre todo durante los momentos de cólera y felicidad, pueden obstaculizar tu habilidad para tomar buenas decisiones. Decidir hablar o enviar un correo electrónico mientras estás enojado a menudo agrava una situación difícil, porque las palabras no salen bien.

 

Para contrarrestar esto, pon atención a tu estado emocional y concéntrate en la fuerza del autocontrol. Resiste la tentación de responderle a las personas o tomar decisiones mientras estás emocionalmente nervioso. Practica alejarte de la computadora o colgar el teléfono, y vuelve a la tarea cuando puedas pensar con más claridad y calma.

 

Análisis de parálisis

Si bien la era de la información te ha dotado de abundantes datos y métricas, tampoco hay fin para la cantidad de información a la que puedes acceder. Aunque el proceso de toma de decisiones debe ser exhaustivo, la mejor manera de tomarlas no suele estar en dedicar más tiempo o buscar más información. En su lugar, revisa sólo la información pertinente que necesitas, fija una fecha límite para tomar una decisión y luego apégate a ella.

 

Con información de Harvard Business Review


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh