Principal

No esperar nada de nadie, el secreto para evitar decepciones

Time

3 minutos de lectura

Se dice que esperar que la vida y los demás te traten bien porque consideras que eres una buena persona, es como esperar que un animal salvaje no te ataque porque eres vegano.

 

Y es verdad. Muchas veces, las decepciones surgen porque creas demasiadas expectativas. Deseas y esperas que los demás actúen y reaccionen de la manera en que tú quisieras o como tú lo harías frente a determinadas situaciones. 

 

Pero eso no suele ocurrir. Y no significa que los demás sean malos o estén en tu contra. Simplemente son diferentes, actúan y reaccionan de forma distinta a ti.

 

Las expectativas y sus consecuentes decepciones se dan en todos los ámbitos: en las relaciones de pareja, con los amigos, entre los miembros de la familia, en el trabajo. 

 

En todos ellos tu mente crea escenarios ideales, que implican ilusiones. Por ejemplo, esperar que tu pareja te sorprenda con un increíble festejo el día de su aniversario, que tus amigos o hermanos te presten sus oídos para escuchar tus problemas como tú siempre has hecho con ellos, o que tu jefe reconozca tu buen desempeño en la junta mensual. 

 

Y cuando en la realidad las cosas no suceden como las imaginaste y como las esperabas, llegan la frustración y la decepción, que a veces vienen acompañadas por la tristeza y el enojo. 

 

La manera de evitar estas emociones negativas es enfrentar la vida sin expectativas y sin idealizar a las personas, situaciones o relaciones

 

No esperes nada de nadie, pero siempre da lo mejor de ti, porque tu esfuerzo es lo que te dará los mayores logros, y cuando actúas conforme a tus convicciones es cuando obtienes las mayores satisfacciones.

 

Esto tiene mucho que ver con el desapego, ya que se trata de dejar de depositar expectativas en el exterior y mantenerlas solamente en ti, que a final de cuentas eres el artífice de tu propia vida y de tu felicidad (o infelicidad). 

 

Eres tú la primera persona en la que debes creer y confiar. Si llegan el apoyo, el reconocimiento y el afecto de los demás, qué mejor, agradécelo y correspóndelo, pero nunca des por sentado que lo tendrás. Siempre ten presente que nadie está obligado a cumplir las expectativas de los demás.

 

En este sentido, tú tampoco debes vivir para cumplir con lo que se espera de ti, sino para elegir lo que realmente te llena y lo que te hace feliz (siempre y cuando no afectes a nadie en el proceso), aunque no sea lo que los demás quisieran o esperarían de ti.

 

Así que, además de no generar expectativas, tampoco permitas que otros quieran controlar tu comportamiento para que cumplas con las suyas. Lo importante es basarse en el respeto propio y hacia los demás para aceptar las diferencias en pensamientos y acciones, además de las decisiones y formas de actuar de cada quien. Así podrás dejar de esperar y empezar a vivir en libertad.

 

Te puede interesar: Conoce los 3 tipos de apego y aprende a liberarte de ellos


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh