Principal

15 recomendaciones para bajar de peso más rápido

Time

7 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • 15 trucos para bajar de peso más rápido

  • Check
  • No hay magia, la clave es una correcta alimentación

Si quieres bajar de peso, hay muchos consejos que puedes seguir, pero la mejor manera es, y siempre será, hacer ejercicio y tener una dieta nutritiva y balanceada. Además, no se trata de perder peso por verte mejor (aunque ese es uno de los efectos favoritos); es para tener una buena salud a largo plazo.

 

Con el ejercicio, hay muchos consejos y estrategias para lograr diferentes objetivos, pero ¿qué trucos para bajar de peso puedes hacer al seguir una dieta saludable?, ¿qué métodos de alimentación fáciles e integrales pueden ayudarte a perder peso más rápido? No todo es lechuga y comida sin grasa. Con los siguientes consejos, lograrás tus objetivos sin problemas y más rápido.

 

1. Espera unos minutos al terminar tu porción

Tu cerebro tarda 20 minutos en darse cuenta de que tu estómago está satisfecho. El nutriólogo Wesley Delbridge de la Academy of Nutrition and Dietetic recomienda esperar de 10 a 20 minutos y tomar un vaso de agua. "Si todavía tienes hambre después de eso, entonces come una porción más, pero pequeña". 

 

2. Corta tu comida

No importa si comes un solomillo, un filete de salmón, un sándwich o un omelette, si cortas tu comida en trozos pequeños antes de probar un bocado es probable que comas menos. En un estudio de la Universidad Estatal de Arizona, los participantes que recibieron un pan cortado comieron menos que los que recibieron uno intacto. También comieron menos de la porción que les sirvieron 20 minutos después. Los investigadores dicen que cortar alimentos previamente hace que cada bocado sea más satisfactorio, lo que ayuda a controlar las porciones.

 

3. Cepíllate o usa hilo dental

Una vez que terminas tu comida, lava tus dientes. La nutrióloga Heather Mangieri, propietaria de Nutrition CheckUp en Pittsburgh, explica que cuando tus dientes están limpios, es díficil que se te antoje pellizcar comida sin pensarlo dos veces

 

4. Cuenta las golosinas

Muchas veces el problema no está en tu plato, sino en todo lo que picas entre comidas, y ni siquiera lo haces de manera consciente. Puede parecerte una exageración, pero llevar un diario de comida te ayudará a saber dónde está la falla. El exceso de calorías en la dieta puede estar en esos bocados. Intenta hacerlo por 1 mes y anota todo lo que comes, así sea un chicle o una pastilla de menta; después será más sencillo cuando necesites recortar calorías. 

 

5. Usa palillos

Los palillos chinos requieren destreza y paciencia, una técnica que implica bajar tu velocidad al comer. Esto es especialmente útil al comer pasta y arroz, que son realmente fáciles de comer en exceso. Los palillos no se limitan a la cocina asiática, puedes utilizarlos con carnes y verduras salteadas o incluso una ensalada verde.

 

6. Aprende a elegir en restaurantes

Las salidas a comer no siempre las puedes evitar, pero eso no significa que debas sufrir. Puedes comer algo ligero y saludable antes de llegar para no excederte en las porciones, o pedir que tu platillo se modifique; por ejemplo, si pides hamburguesa, que sea sin queso, come solamente una tapa de pan y acompaña con ensalada. No bebas refresco ni agua de sabor, elige agua natural o mineral gasificada. ¿Y el postre? Siempre puedes compartir; con una cucharada del dulce sabor saciarás el antojo. 

 

7. Siéntate al final de la mesa

Otra buena opción es alejarte del centro de la mesa, donde comunmente se pone la comida para compartir, generalmente las botanas. Sentarse en un extremo hará que sea más difícil para para ti picar sin percatarte de la cantidad, porque a veces la charla distrae tu cerebro mientras tus manos llevan a la boca comida poco saludable.

 

8. Disfruta los aromas

Antes de empezar a comer, justo cuando tienes tu platillo frente a ti, disfruta sus colores, texturas y sobre todo su aroma. Haz lo mismo entre cada bocado, disfrútalo y cambia la relación que tienes con tu comida. Algunas investigaciones señalan que el olor envía las mismas señales de placer y plenitud a tu cerebro que al comer, lo que podría ayudarte a comer menos.

 

9. Bebe infusiones

Pon una jarra con agua siempre a la mano, a la que le puedes agregar rodajas de pepinos, limones, naranjas, fresas, albahaca, menta, manzanilla o lo que más te guste, y así tendrás una infusión fresca que te ayudará a olvidarte de los refrescos. Esto es particularmente útil si no te gusta beber agua simple.

 

10. Elige el plato adecuado

El tamaño del plato puede influir en la cantidad de comida que te sirves. Según una investigación del Food & Brand Lab de la Universidad Cornell, el color del plato también es importante. Los participantes de la investigación comieron hasta 22% menos cuando el color de la comida contrastaba con el plato. Aunque es difícil que tengas platos de todos los colores, lo más recomendable es que utilices el azul, que además es un color que calma, lo que puede hacer que comas con más tranquilidad.

 

11. Haz que los snacks cuenten

Muy a menudo se olvida que los refrigerios también suman calorías y a veces aportan más que las comidas principales. Desbes elegir los que te nutran pues, aunque son porciones pequeñas, también son importantes. Elige las que contienen carbohidratos, proteínas, grasas y fribra. Un refrigerio puede ser medio sándwich con pan de caja integral, pechuga de pavo, aguacate y espinaca, o un puño de nueces con frutos secos y cubos de queso panela.

 

12. Dale más sabor

Si quieres una dieta más estricta pero te da miedo que te aburra fácilmente, piensa en agregar sabor extra para hacerla diferente sin importar que todos los días comas carne a la plancha y ensalada. Utiliza chiles y especias en sopas, carnes, verdura e incluso fruta. Además de darle un sabor atractivo, el chile es un ingrediente que estimula la quema de grasa. El arma secreta es la capsaicina, el compuesto que le da sabor. Existe cierta evidencia de que activa los mismos receptores cerebrales que te dicen que estás lleno, lo que te lleva a comer menos.

 

13. No tengas tentaciones alrededor

Una de las mejores formas de evitar comer cosas que no debes, es no tenerlas cerca. Nunca surtas tu despensa con hambre, porque vas a querer llevar a casa galletas y golosinas calóricas. Para no poner a prueba tu fuerza de voluntad, es preferible dejar las tentaciones lejos. 

 

14. Comienza con sopa o ensalada

Empezar una dieta no siempre es fácil, pero puedes echar mano de las sopas o ensaladas. Comenzar tu comida con un tazón pequeño de ensalada o consomé puede ayudarte a consumir 20% menos de calorías en general. Puedes hacer una sopa de pasta, pero agrégale espinaca o cualquier otra verdura en pequeños trozos. Si también incluyes aguacate y unos trozos de queso panela, la disfrutarás mucho más.

 

15. Usa copas de vino más pequeñas

El vino es una de las bebidas más populares en todo el mundo e incluso los médicos recomiendan beberlo diaramente para gozar de los beneficios que ofrece, pero debes moderarte si buscas eliminar calorías extra. Científicos del Food & Brand Lab de Cornell descubrieron que muchas personas beben 12% más de vino cuando usan vasos de fondo ancho y otro 12% más cuando sostienen el vaso al verter en lugar de colocarlo sobre la mesa. Para controlar mejor tus porciones, elige copas de vino pequeñas y delgadas y no las llenes.

 

Con información de Men's Journal


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh