Principal

5 sencillos consejos para cuidar tu visión en tu día a día

Time

7 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Recomendaciones para cuidar tus ojos y tu salud visual

¿Alguna vez te ha pasado que, tras estar mucho tiempo frente a la computadora, tus ojos ya no enfocan de la misma manera? ¿Te has preguntado qué les pasa a los ojos cuando reciben directamente la luz solar? ¿Te ha costado trabajo reconocer a una persona que te saluda a lo lejos? 

 

La visión es una herramienta esencial para el ser humano; a través de ella es posible comprender mejor el mundo, recibimos información y aprender una gran cantidad de cosas. Sin embargo, debido a los diversos y agitados estilos de vida actuales, llenos de responsabilidades laborales, sociales o familiares, puede ser que no le des el debido cuidado a tus ojos y sus capacidades.

 

Para apoyarte en esta misión, los siguientes cinco tips te ayudarán a cuidar tus ojos en los distintos ámbitos de tu vida.

 

1. Date un descanso de las pantallas

Ya sea por el trabajo, la escuela o simplemente por entretenimiento, seguramente pasas horas frente a tu celular, tablet o computadora. Mantener la vista fija en una pantalla por un período prolongado hace que desarrolles fatiga visual digital, lo que significa que tus ojos estarán cansados y secos, lo cual provoca que la visión se torne borrosa e incluso puede derivar en dolores de cabeza. Para evitar esto, pon en práctica las siguientes acciones:

 

Bájale al brillo. Encuentra un nivel de brillo adecuado para ver con claridad y que tus ojos no se lastimen tanto con la exposición prolongada a la luz. Una buena idea es activar los filtros nocturnos que tienen la mayoría de los dispositivos electrónicos, los cuales le dan una tonalidad ámbar a la pantalla para disminuir la cantidad de luz que llega a tus ojos.

 

Ni muy cerca, ni muy directo. Es importante que mantengas una distancia y ángulo adecuado entre la pantalla y tus ojos: así no recibirás directamente la luz; de otra manera, provocarías que tus ojos se lastimen más y en menor tiempo. Procura no mirar las pantallas muy de cerca ni fijamente, y no te olvides de parpadear, por muy interesante o entretenido que sea lo que miras.

 

Regla 20/20/20. Esta es una regla que ya no debes olvidar a partir de este momento: cada 20 minutos voltea a ver un objeto a 20 pies de distancia (6 metros) durante 20 segundos. De este modo, tus ojos tendrán constantemente pequeños descansos para moverse y activarse.


A diferencia de lo que se solía creer, la exposición a las pantallas no tiene una relación directa con el desarrollo de errores refractivos como la miopía o el astigmatismo, pero sí puede generar mucha resequedad y cansancio, debido a que se mantiene la mirada fija y se deja de parpadear.

 

2. A veces hay que ser egoístas

Muchas veces en el trabajo, la escuela o entre amigos se suelen prestar cosas; es algo muy común, pero cuando se trata de productos personales, es necesario evitarlo. Por ejemplo, dejar que alguien más use tu maquillaje, como puede ser el rímel, los delineadores y las sombras de ojos, puede ser riesgoso, ya que no sabes si la otra persona tiene una infección y ésta se puede contagiar fácilmente si se comparte el uso. De hecho, en cuanto detectas una infección ocular, incluso propia, lo más recomendable es que te deshagas de tu maquillaje actual y adquieras uno nuevo para eliminar el foco de infección.

 

3. Cuidado de los lentes de contacto

¿Cuántas veces no has escuchado que todos los lentes de contacto te irritan o provocan incomodidad en los ojos? Esto sucede solamente cuando no eres candidato para utilizarlos o porque no se tiene el correcto cuidado. 

 

La higiene lo es todo cuando se trata de lentes de contacto. Por ello, lávate las manos antes y después de colocarlos; si son de reemplazo mensual, utiliza la solución adecuada para limpiarlos, desinfectarlos e hidratarlos; no los uses más de un día seguido, y no mezcles la solución con una de otra marca. 

 

Existen lentes de contacto que pueden ser más “flexibles” en cuidado que otros; por ejemplo, los de reemplazo diario, con los que no te debes preocupar por limpiar o desinfectar, ya que cada día utilizarás unos nuevos. Siempre consulta con un especialista en salud visual sobre cuáles son los que se adaptan mejor a tus necesidades.

 

4. De la boca a tus ojos

Así como existen alimentos que ayudan a fortalecer los huesos, el cabello o incluso a mejorar el cutis, también los hay para mantener los ojos sanos. Los siguientes son cuatro alimentos, además de la zanahoria, que seguro te ayudarán y que deben ser parte de tu dieta:

 

Vegetales de hojas verdes. Estas verduras, como col rizada, espinaca, lechuga romana, entre otros, son ricas en luteína y zeaxantina, nutrientes que podrían disminuir el riesgo de desarrollar daños en la retina e incluso cataratas.

 

Salmón. Una dieta rica en omega 3 reduce considerablemente el riesgo de desarrollar enfermedades oculares como daños en la retina. Estos ácidos grasos se encuentran en otros peces de agua fría como el atún y las sardinas.

 

Cítricos. Son frutas ricas en vitamina C, que además de ayudar a reforzar el sistema inmune es un antioxidante fundamental para la salud ocular, pues ayuda a prevenir y retrasar el desarrollo de cataratas y padecimientos relacionados con la edad. El durazno, el pimiento rojo, el tomate y la fresa pueden tener efectos similares.

 

Legumbres de todo tipo. Los frijoles, las habas y los cacahuates contienen zinc, mineral que ayuda a proteger a los ojos de la luz. Otros alimentos como las ostras, la carne roja magra, las aves de corral y los cereales fortificados lo contienen también.

 

5. Protege tus ojos del sol

Una exposición prolongada a los rayos del Sol puede tener un efecto dañino para la salud, pues además de afectar la piel y ser una causa de cáncer cutáneo, también puede propiciar enfermedades oculares como cataratas, degeneración de retina e incluso cáncer. Además, el reflejo del sol en el agua puede provocar enrojecimiento, visión borrosa o sensibilidad, entre otras cosas. Es por esto que los lentes de sol van más allá de ser un accesorio de moda:

  • Es recomendable usarlos como protección cuando te expongas a los rayos solares.
  • Revisa si tus lentes de sol son en verdad funcionales. Asegúrate de que cuenten con filtro UV de 99%-100%; por lo general, esta información la puedes encontrar en el pequeño manual que viene con los lentes.
  • De preferencia, intenta que los lentes sean grandes para que cubran bien los ojos y eviten que la luz solar se cuele por los bordes.
  • Que no puedas ver el Sol, no quiere decir que no esté ahí. Aunque el día parezca nublado, la resolana es el reflejo de los rayos solares, la cual también es perjudicial para la visión.

 

¡Bonus! Prevención

Aunado a estos consejos, es importante que lleves una vida saludable, te hidrates constantemente y vayas a revisiones oftalmológicas por lo menos una vez al año para asegurarte de que todo esté bien con tus ojos. Evita el cigarro, ya que, adicional a los problemas respiratorios que ocasiona, puede provocar severas complicaciones visuales, que pueden ir desde ojo seco leve hasta cataratas.

 

Alcon, compañía dedicada al cuidado visual, cuenta con la Unidad Móvil Viendo por Ti que visita distintos puntos de la Ciudad de México para brindar atención oftalmológica gratuita. De esta manera, las personas pueden realizarse valoraciones visuales para corregir miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia, de la mano de optómetras certificados.

 
Con información de Alcon     


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh