Principal

Ser saludable no siempre significa renunciar a lo que te gusta

Time

5 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Hábitos que se consideran no saludables pero que se llevan bien en tu estilo de vida healthy

El cuidado de la salud es una preocupación fundamental en esta época. Con los avances que se han tenido en las últimas décadas en disciplinas como la medicina, la nutrición o todo lo relacionado con el cuidado del cuerpo, es hasta cierto punto necesario aprovechar todo ese conocimiento para mejorar el bienestar en todos sus aspectos.

 

Con todo, a veces ese régimen de vida puede entrar en contradicción con otros hábitos que, por razones culturales o de otro tipo, parecen ir a contracorriente respecto a la preocupación por la salud, como beber cerveza o dormirse tarde.

 

¿Cómo conciliar ambas tendencias? La solución, de hecho, es más simple de lo que crees. 

 

Beber cerveza

La cerveza es una de las bebidas con mayor presencia y tradición en la historia de la humanidad. Por esa misma razón, también es una bebida en torno a la cual hay muchas ideas encontradas, suposiciones falsas y medias verdades. Hay quien sugiere, por ejemplo, que por la fermentación de su proceso, su consumo contribuye al equilibrio y fortalecimiento del microbioma intestinal.

 

Ahora existe al menos una cerveza tan baja en calorías y sin azúcares añadidos, que puede ser consumida sin reservas ni temor de ningún tipo, incluso por personas que cuidan celosamente de su dieta y sus hábitos alimenticios. Se trata de Michelob Ultra, una cerveza Superior Light Beer con menos de 100 calorías y sin azúcares añadidos, lo cual equivale a 51% menos calorías que una cuba libre e incluso menos que las de una copa de vino, según puede apreciarse en este comparativo*:

En un estudio de la Universidad de Granada se encontró que bajo ciertas condiciones, la cerveza hidrata el cuerpo humano mejor que el agua, particularmente cuando la temperatura corporal se eleva por causa de una actividad física moderada o fuerte (es decir, al ejercitarse). En el marco de esta investigación, el efecto de hidratación fue mayor entre personas que bebieron cerveza luego de haberse ejercitado, en comparación con aquellas que bebieron sólo agua. 

 

Los científicos fueron aún más lejos y en su estudio sugieren que beber cerveza y agua luego de una sesión de entrenamiento físico puede contribuir también a la recuperación general del cuerpo, pues la combinación de ambas bebidas resulta en la formación de aminoácidos esenciales que se pierden durante la actividad. 

 

Nuevamente, en el caso de una cerveza como Michelob Ultra, puedes beneficiarte de esta propiedad sin preocuparte por el consumo de calorías extra.

 

Como ves, beber cerveza puede perfectamente ser parte de un estilo de vida saludable.

 

El factor de salud más inesperado

En una investigación realizada con miembros de la comunidad de origen italiano residentes en Estados Unidos, la doctora Lissa Rankin notó con sorpresa que muchas de estas personas llevaban un estilo de vida caracterizado por hábitos como una dieta poco equilibrada o el sedentarismo, además de que fumaban, pero, pese a ello, en particular la salud de su corazón era mejor que la del estadounidense promedio.

 

Asombrada por esta contradicción, la doctora Rankin investigó a fondo el fenómeno y encontró que el secreto de estas personas era la cercanía y estrechez de sus vínculos personales, es decir, su vida en familia y en comunidad, el tiempo que dedicaban a sus amigos y la felicidad que encontraban en todo ello. Aparentemente, una vida social satisfactoria es un factor suficiente para conservar una buena salud

 

La conclusión, por supuesto, no es que te entregues al mencionado estilo de vida, sino que procures fomentar lazos interpersonales sólidos y saludables, que compartas buenos momentos con tus amigos, tu familia, tu pareja, tus compañeros de trabajo, tus vecinos, tanto como puedas. Las relaciones personales son clave para el bienestar.

 

Dormir tarde

Si bien el sueño es un elemento fundamental de la salud, el imperativo de dormir 8 horas continuas y siempre de noche son dos circunstancias sumamente debatibles, pues por muchos siglos el ser humano durmió en periodos interrumpidos de 2 a 4 horas y, por otro lado, los horarios para el descanso no eran en modo alguno los mismos que los actuales.

 

Un estudio ha llegado a afirmar incluso que las personas inteligentes se caracterizan por dormir más tarde. Otras investigaciones han afirmado que genios como Leonardo da Vinci o “Bucky” Fuller eran capaces de dormir apenas 4 horas al día.

 

Según parece, el nivel de inteligencia está ligado con el tiempo que el cerebro necesita para descansar y recuperarse.

 

¿Qué piensas? ¿Qué hábito agregarías tú? ¿Llevas una vida saludable y tienes hábitos que parecerían estar en contradicción con ello? Comparte con nosotros tu experiencia en la sección de comentarios de esta nota o a través de nuestros perfiles en redes sociales.

_______

* Las cantidades expresadas pueden variar en función de la calidad de las bebidas o los ingredientes utilizados. Tabla comparativa únicamente con fines informativos.

Fuentes: USDA, My Food Diary, Today, Independent, FatSecret, My Fitness Pal


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh