¡Dejen de regalarse lo mismo de siempre!

María Elena Esparza / 2018-01-26

Flores, una cena en ese lugar especial, el perfume que tanto le gusta… todo eso está bien como regalo de San Valentín durante tal vez dos o tres ediciones, pero si ya llevas mucho tiempo con tu pareja y la fecha se ha vuelto un poco rutinaria es momento de pausar y reinventar.

 

Te recomendamos estas cinco opciones que podrían dejarte a ti más sorprendido que al destinatario… ¡por la reacción que vas a provocar!

 

1. Una aventura es más bonita

Me refiero a una experiencia que los saque de sus lugares comunes y los acerque a algún interés que compartan. No tiene que ser algo extremo ni costoso, y mucho menos que les implique pasar días fuera de casa (así que si son papás, los niños no son pretexto). Por ejemplo, puede ser una cata de vino, un paseo ciclista o ir a ese museo que tienen pendiente de visitar.

 

2. Procura coquetearle más

Hacer un ritual juntos es una gran idea para reconectar entre ustedes desde la tranquilidad y el gozo. Por eso, regalar una sesión de spa romántico es una opción que los dejará encantados y renovados; hay gran cantidad de paquetes especiales para el 14 de febrero y casi todos incluyen una copita de vino para brindar por ese amor que los une.

 

3. Amanece otra vez entre sus brazos

¡Pero en un lugar al que nunca antes hayan ido! Depende de cuánto tiempo tengan disponible, puede ser desde una noche en un hotel especial de su ciudad hasta una escapada de fin de semana o incluso unas minivacaciones. El punto es que durante esas horas (o días) logren desconectarse de lo cotidiano para disfrutarse.

 

4. Yo no sé mañana

¿Te acuerdas cómo siempre hablamos de lo importante que es el aquí-ahora por ser lo único real? Bueno, este plan consiste en no planear nada más que el punto de encuentro. La hora y el lugar en el que empieza una jornada que irán construyendo ambos sobre la marcha. Esa sensación de no tener que ir a ningún lado en especial, sino sólo dejarse fluir entre sus ideas y antojos puede resultar superdivertida y liberadora. Y adictiva.

 

5. No sé tú, pero yo

Si ya llevan tantos festejos de San Valentín que han decidido suspenderlos porque se ha vuelto sólo consumismo. ¡Alto! Recuerden que, aunque sea una fecha presa de la mercadotecnia, en su origen se encuentra honrar el corazón de tu pareja y celebrar que la has encontrado. Un gran regalo, y tan cursi como suena, es mirarse a los ojos y decirle a ese ser especial que tienes frente a ti por qué decidiste entregarle tu energía amorosa, qué de él o ella te encanta y te hace suspirar. Recuerden algunos momentos felices que hayan compartido, agradézcanse el tiempo.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Conoce nuestra guía de experiencias originales, divertidas y gratuitas para este 14 de febrero.