Principal

Consejos para salir de una relación abusiva

Time

Menos de 5 minutos de lectura

Salir de una relación tóxica y destructiva puede ser muy complicado, sobre todo cuando el agresor ha incurrido en amenazas contra la integridad de su pareja. Evidentemente, en estas relaciones el amor ya no forma parte; en su lugar la violencia, los abusos y las agresiones han sido los protagonistas, y en definitiva tienen que terminar.

 

Esta situación es complicada porque muchas veces la víctima no sabe cómo reaccionar o tiene miedo de que las consecuencias de dejar la relación pudieran ser peores; sin embargo, es necesario poner un alto de forma tajante para evitar posibles y futuras agresiones que puedan subir de intensidad.


Salir de una relación abusiva es mucho más difícil que simplemente "desaparecerte". Debido a que en esos momentos estás más vulnerable y quizá experimentas ansiedad, lo mejor es seguir estos consejos precisos para lograrlo de la manera más efectiva y rápida:

 

1) Habla con tus seres queridos. Es posible que durante el tiempo en que las agresiones se comenzaron a manifestar, te hayas alejado (o tu pareja te haya alejado) de tus familiares y amigos. Esto es una tendencia, pues el agresor pretende cortar los lazos afectivos de la víctima con otras personas. Busca los momentos precisos para hacer llamadas o mandar mensajes a tus familiares y amigos más cercanos, para contarles la situación y hacerles saber tus planes de irte. Ten en cuenta que necesitarás ese apoyo social para antes, durante y después de dejar tu relación, pues ello te dará confianza, y además el abusador podría pensárselo dos veces antes de continuar con su intención de lastimarte.

 

2) Planea muy bien. Es importante que tengas claro un plan de acción, y para esto, utiliza el apoyo de la gente que te rodea. Debes planificar desde el momento en que te irás, hasta la forma de hacerlo y un par de alternativas en caso de que debas cambiar de plan abruptamente. A veces, ni siquiera será necesario que vuelvas a tener contacto con tu pareja agresora. Cuanta más planificación tengas de antemano, más exitosa será la separación. Evidentemente cada planeación es diferente, pues no es lo mismo un matrimonio con hijos que comparte la misma casa y los bienes, a un noviazgo donde cada quien tiene dónde dormir. Si tu caso es el primero, entre las personas de las que debes rodearte, también incluye a asesores legales y abogados de inmediato; y si tu caso es el segundo, no lo esperes más y sal por la puerta con tu pequeña maleta en mano.

 

3) Mantente a salvo. Según el tipo de abusos y agresiones que se hayan cometido en tu contra, habrá varias posibilidades a considerar. Si sufriste amenazas que pongan en riesgo tu integridad física, mental o incluso tu vida, por favor no dudes en tomar medidas judiciales. Hacer la denuncia es de suma importancia; ten en cuenta que a partir de este momento te rodearás de todos tus seres queridos, así que no temas. Pero si honestamente crees que tu expareja no va a "cazarte" y con alejarte es suficiente, entonces al menos considera con toda tu fuerza de voluntad jamás volver a entrar en contacto ni por llamadas, ni por correos, ni por mensajes. Nada. Dejar a un abusador es algo de lo que cualquier persona debería sentirse orgullosa. Es normal estar en un estado emocionalmente inestable algunos días o semanas después, y por eso es clave que encuentres los aspectos positivos y no te descuides.

 

4) Busca ayuda profesional. Incluso aunque no hayas necesitado ayuda legal ni jurídica para tu separación, es una buena idea buscar un apoyo terapéutico emocional, como un psicólogo. Por desgracia, las cicatrices que deja una relación abusiva son sobre todo emocionales y afectivas, y difícilmente desaparecen en el momento en que te vas. Un terapeuta, psicólogo o psiquiatra sabrá exactamente cómo ayudarte. Hablar con un profesional te ayudará a sanar de verdad y a encontrar tu fortaleza nuevamente. Vale la pena.

 

5) Corta el ciclo. Por último, pero no menos importante: corta el ciclo de acciones o patrones que te llevaron a esa relación destructiva. Es buen momento para analizar qué fue lo que te llevó hasta ese punto, qué sucedió exactamente y cuáles fueron los detonadores de todo. Cuando eres una persona vulnerable, es fácil ser absorbido por una persona abusiva. Esto para nada tiene que ver con hacerte sentir culpable, pero es bueno conocerse y saber qué hábitos o conductas se pueden cambiar para mejorar. Puede sonar un poco cursi, pero tienes que amarte a ti mismo. Si decidiste cortar con una relación abusiva, ya diste un paso increíble hacia tu libertad.


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh