Principal

Tokio 2020: Los Juegos Olímpicos más sustentables

Julio 25, 2021

Time

7 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Medidas de sustentabilidad aplicadas en los Juegos Olímpicos

El mejor cotizador de autos en línea

Más allá de la polémica acerca de si debían llevarse a cabo o no, es un hecho que los Juegos Olímpicos son un evento que causa una gran expectativa en todo el mundo, y los de Tokio eran de los más esperados, debido a lo admirada y respetada que es la cultura japonesa en otros países.

 

Además de que estas Olimpiadas prometían ser las más avanzadas tecnológicamente, también se propusieron ser las más sustentables. Reducir la huella de carbono emitida por el evento fue una de las metas principales que se propuso para esta edición de los Juegos Olímpicos.

 

De acuerdo con Comité Organizador de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020, hasta el 99% de los materiales utilizados a lo largo de los juegos serán reutilizados o reciclados, gracias al sistema de procesamiento de residuos de primer nivel del país nipón.

 

El comité organizador ha resumido el concepto de sostenibilidad de estas Olimpiadas bajo el eslogan "Be better, together - For the planet and the people” (Ser mejores, juntos - Por el planeta y la gente). Así, el país anfitrión se sumó a la iniciativa para encontrar, junto al Comité Olímpico Internacional, las mejores iniciativas para reducir al máximo el impacto ambiental de este evento; entre ellas, destacan las siguientes.

 

Antorcha hecha de aluminio reutilizado

Símbolo de paz y esperanza, el fuego olímpico salió de Grecia para llegar a Japón, donde el pebetero fue encendido el día de la inauguración de los Juegos Olímpicos, con ayuda de la antorcha olímpica. El diseño de esta antorcha representa la flor de cerezo distintiva de Japón y fue fabricada con aluminio reutilizado, que se obtuvo de las viviendas temporales que el gobierno japonés construyó para albergar a los damnificados del sismo y el tsunami ocurridos en 2011.

 

Medallas hechas de electrónicos reciclados

A través de la iniciativa Proyecto Medalla Tokio 2020, miles de personas de Japón donaron pequeños dispositivos electrónicos, celulares, en su mayoría, de los que se obtuvieron los materiales necesarios para fabricar las 5 mil medallas que se entregarán a los atletas. 

 

La cara frontal de las medallas tiene grabada la imagen de la diosa griega de la victoria, Nike, y en el reverso lleva los anillos olímpicos junto con el logo de Tokio 2020. Se trata de un diseño creado por Junichi Kawanishi, el cual fue seleccionado entre las 400 propuestas que el comité organizador recibió.

 

Podio hecho de plástico reciclado

En esta iniciativa también participó la población de Japón, quienes en conjunto con escuelas, tiendas y empresas –como P&G– lograron reunir 24.5 toneladas de desechos plásticos, con los que se realizaron, a través de la técnica de impresión 3D, los 98 podios –diseñados por Tokolo Asao– que se usan en las premiaciones de las distintas disciplinas. 

 

Ropa hecha de prendas usadas

En los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, los uniformes de los atletas japoneses y de los voluntarios del evento fueron diseñados y confeccionados por la marca japonesa Asics a  partir de materiales reciclados, los cuales se obtuvieron a partir de ropa usada que fue donada por las personas del país anfitrión. 

 

A través de la campaña Asics Reborn Wear Project se invitó al público a donar sus prendas, para contribuir a la elaboración de la indumentaria deportiva. Luego, la empresa seleccionó los materiales, los convirtió en poliéster reciclado y utilizó un tinte que requiere menos agua que los métodos de teñido convencionales.

 

Por otro lado, el equipo estadounidense viste uniformes y calzado elaborados por Nike a partir de residuos reciclados, con lo que, junto con la indumentaria japonesa, se convierte en uno de los atuendos más sustentables en la historia del olimpismo.

 

Plaza de la Villa Olímpica, construida con madera reciclable

La Villa Olímpica, que será hogar de los atletas durante su participación en los Juegos Olímpicos, también cuenta con espacios sustentables, como la plaza comunitaria, que se construyó con 40 mil piezas de madera reciclable donada por 63 gobiernos municipales japoneses.

 

La plaza es un complejo realizado con técnicas tradicionales japonesas de construcción, que es la principal zona de descanso, entretenimiento y servicios para los atletas, ya que está equipada con cafetería, tienda, sala de prensa y otros espacios para el uso de los deportistas. 

 

Después de que las Olimpiadas concluyan, la estructura será desmantelada y la madera regresará a los municipios para su reutilización en instalaciones locales. 

 

Camas de cartón reciclable

Las 18 mil camas individuales que se encuentran en los 21 edificios de la Villa Olímpica están hechas de cartón reciclable. Sin embargo, lejos de lo que podría pensarse, estos muebles no son para nada frágiles, pues pueden soportar hasta 200 kilos, por lo que la seguridad y comodidad de los deportistas está garantizada.

 

Los organizadores explicaron que tanto las bases de cartón como los componentes de plásticos de los colchones serán reciclados una vez que concluyan las competencias. Además, los atletas que así lo deseen podrán llevarse las colchas a sus casas.

 

Sedes deportivas reacondicionadas y energía renovable

Tokio también fue sede de los Juegos Olímpicos en 1964, por lo que, en lugar de construir todas las instalaciones nuevas para esta edición, se decidió reacondicionar y reutilizar algunos de los espacios que albergaron las competencias deportivas en aquella ocasión. Esto con el fin de evitar la construcción de nuevos espacios generadores de dióxido de carbono. En total se logró reutilizar el 60% de esas instalaciones.

 

Además, en todas las instalaciones en las que fue posible realizar la instalación adecuada, se utilizan energías renovables. En la Villa Olímpica, por ejemplo, el sistema de electricidad funciona con energía de hidrógeno de la planta solar de Fukushima. Después de los juegos, este espacio se convertirá en la primera ciudad de Japón impulsada por hidrógeno y, con suerte, en un modelo para las comunidades futuras.

 

Por otro lado, el 90% de los vehículos utilizados en los Juegos Olímpicos en Tokio son eléctricos.

 

Manejo de desechos

Ante la ausencia de público, hay menos preocupación por las toneladas de basura. Aun así, los organizadores se fijaron la meta de reutilizar o reciclar 65% de los desechos generados en las competencias. Para ello, se colocaron contenedores para separar los desechos, tanto en las sedes de las competencias como en la Villa Olímpica, para que las personas puedan colocar donde corresponde la basura, como botellas, latas, papel y restos de alimentos o desechos orgánicos.

 

Los desechos reciclables serán enviados a los centros de reciclaje para su adecuado tratamiento, mientras que los no reciclables serán usados para generar energía de biomasa.

 

Menos personas, menos emisiones

Aunque esto no fue planeado, sino que es una consecuencia de la pandemia, los juegos de este año se realizan sin la presencia de público, por lo que automáticamente tienen un impacto menor. 

 

Al no haber espectadores, hay menos viajes en automóvil por la ciudad y menos vuelos de larga distancia en todo el mundo, lo que reduce drásticamente las emisiones de carbono. Además, se reducen considerablemente las cantidades de basura que se generan a lo largo del evento.

 

Bosque Olímpico

Este año, el Comité Olímpico Internacional también se comprometió a plantar un "Bosque Olímpico", conformado por 355 mil árboles nativos en Mali y Senegal, con el objetivo de proteger la región de la desertificación. Una vez que los árboles sembrados crezcan, se espera que capten 200 mil toneladas de dióxido de carbono.


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh