Principal

¿Cómo hacer la composta casera, qué agregarle y qué no?

Mayo 15, 2021

Time

Menos de 5 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Desechos que se pueden y no se pueden agregar a la composta

  • Check
  • Pasos para preparar la composta en casa

Empeña tu auto sin tener que dejarlo

Afortunadamente, cada vez más personas están preocupadas por el impacto ambiental de sus acciones y de los desechos que generan, además de que también ha aumentado el número de personas que han decidido tener un jardín, macetas con plantas dentro de casa o pequeños huertos en casa.

 

En este escenario, el compostaje es una actividad que beneficia en ambos sentidos. Por un lado, es una forma efectiva de reducir el impacto ambiental al aprovechar buena parte de los desechos orgánicos que generas; y por el otro, es una excelente forma de obtener un fertilizante natural para tus plantas, flores y hortalizas. 

 

Lo mejor es que puedes preparar la composta en casa, lo que sí es que debes seguir ciertas recomendaciones, ya que no todos los desechos orgánicos son aptos para este fin, debido a que algunos pueden afectar la tierra, o bien a que pueden atraer a plagas, como cucarachas y ratas. Los siguientes desechos son los que sí y los que no debes usar al preparar composta.

Lo que sí puedes agregar a la composta

  • Cáscaras y sobrantes de frutas y verduras, o aquellas que se han descompuesto. Si se trata de cítricos, sólo procura agregarlos en poca cantidad y con el resto puedes preparar un limpiador natural: colócalos en un frasco de vidrio con tapa, llena con vinagre blanco y deja reposar al menos 10 días en un lugar fresco y alejado de la luz del sol.
  • Desechos del jardín: ramas, hojas y flores secas.
  • Granos, cereales, semillas y frutos secos (todos naturales, sin procesar).
  • Cascarones de huevo; sólo asegúrate de enjuagarlos para quitar los restos de clara (porque pueden atraer plagas), déjalos secar y tritúralos.
  • Café: Filtros para cafetera y restos de café.
  • Bolsitas de té y los restos que cuelas de las infusiones.
  • Restos de madera: palillos de madera y serrín (agrégalo en poca cantidad).
  • Papel sin impresión y papel reciclable (papel estraza, cajas de cartón cortadas en trozos, los tubos del papel higiénico, etcétera).
  • Corchos.
  • Cenizas que quedan en chimeneas, fogatas o parrilladas, siempre y cuando se haya usado leña natural o carbón de madera.

 

Lo que no debes agregar a la composta

  • Carne, huesos y lácteos, ya que su descomposición es más lenta y en el proceso pueden atraer plagas. 
  • Restos de comida preparada (para evitar malos olores y atraer animales como las ratas).
  • Bioplásticos, pues aunque diga que son biodegradables o reciclables, en realidad sólo se convierten en plásticos más pequeños (microplásticos) que contaminan la tierra.
  • Desechos médicos y de higiene personal (cubrebocas, tampones, toallas sanitarias, papel higiénico).
  • Restos de aceite, manteca, mantequilla, ni cualquier otra grasa animal o vegetal que se use en la cocina.
  • Papel impreso, como el de periódicos, revistas y volantes.

 

Cómo hacer la composta

Una vez que tienes identificados los desechos que sirven para tu composta y los que debes evitar en ella, el siguiente paso es empezar a prepararla. Para ello, necesitarás un bote con tapa y un espacio en el exterior, donde no le dé el sol, para colocarlo.

 

Luego, deberás separar los ingredientes para tu composta en dos categorías

  • Material verde: restos de plantas frescas, cáscaras y desechos de frutas y verduras, cascarones de huevo, semillas, granos, residuos de café y té.
  • Material marrón: Plantas secas, ramas, cartón, papel, aserrín, filtros de café, corchos, palillos o restos de madera y cenizas.

 

Toma tu bote y empieza por agregar una capa de material verde, seguida por una capa de material marrón y otra de tierra. Agrega en ese orden los ingredientes (mantén tu bote siempre tapado y en un lugar donde no le dé el sol); una vez que esté lleno, deberás dejarlo reposar entre 3 y 9 meses

 

Al empezar el proceso de descomposición puede ser que huela un poco mal; no te preocupes, pues es algo normal y es parte del proceso de degradacion de los elementos que conformarán tu composta.

 

Cuando esté lista, tu composta será un material de tono marrón oscuro, también llamado humus. Éste es ya el resultado de la descomposición, y su ventaja ante los desechos orgánicos sencillos es que no se mineraliza tan rápido, por lo que puede proveer de nutrientes a las plantas de manera paulatina. Además, la composta, le proporciona al suelo porosidad y capacidad de retención de agua.

 

¿Cómo utilizar la composta? Una vez que la composta esté lista, sólo debes colocarla en la tierra de las plantas; cada un poco alrededor de cada una y agrégala en ese espacio. O si apenas vas a empezar a cultivar un jardín o un huerto, esparce la composta por el espacio de tierra que vas a usar y agrega una capa de tierra encima.


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh