Los mejores vegetales para empezar a cultivar en casa

Harmonía / 2018-02-21

Una de las principales ventajas que tenemos al cultivar nuestros propios alimentos en casa es el ahorro económico que significa a mediano y largo plazo. También estaremos seguros de que lo que consumimos está libre de fertilizantes y químicos que puedan dañar la salud y, por supuesto, incrementa nuestra conciencia ecológica y la de quienes comparten hogar con nosotros.

 

Sin lugar a dudas, tener un huerto propio en casa es de las mejores alternativas en cuanto a sustentabilidad se refiere. Pero una vez que tomamos la decisión de cultivar vienen las preguntas obligadas: ¿por dónde empezar? ¿qué alimentos serán los más populares y sencillos? No te preocupes, aquí te damos una breve guía de las frutas y verduras con las que puedes iniciar tu huerto y algunos de los aspectos más importantes a considerar:

 

Espinacas y lechugas. Para estas opciones de vegetales, lo más conveniente es destinar en tu azotea un par de huacales con tierra de cultivo para cada una, dejando algunos agujeros para su drenado. Hay dos maneras de sembrarlas: por medio de semillas o por medio de raíces; en ambos casos, es necesario que la tierra esté húmeda desde el principio pero sin excedentes de agua. Cada vez que vayas a cosecharlas, asegúrate de no cortar las raíces, únicamente las hojas que vayas a consumir.

 

Naranjas y limones. Ambas frutas son las más famosas proveedoras de vitamina C y antioxidantes en la dieta regular. Lo que no debes pasar por alto al cultivarlas es que la temperatura ideal para que crezcan deberá fluctuar entre los 13 y los 30°C. Te recomendamos usar composta especial para cítricos, que podrás adquirir en tiendas de siembra de alimentos. Es importante que al menos haya un espacio de 2 pulgadas entre cada agujero de semilla para evitar que las raíces se enreden.

 

Jengibre y zanahorias. Para las zanahorias, será bueno comenzar con una mezcla de composta en la tierra que las contendrá. Es necesario que la tierra esté bastante húmeda antes de plantar las semillas de la zanahoria y que reciban mucha luz solar todos los días. Para el jengibre, considerado un “superalimento” por sus propiedades medicinales, es necesario que la luz le dé indirectamente; cuando el tubérculo haya brotado podrás cortar el que necesites, y después no olvides volver a plantar el resto.

 

Jitomates y tomates. Esta verdura es una de las que más rápido crecen, así que si deseas tener una cosecha constante, te recomendamos sembrar una nueva “ronda” de semillas cada 2 semanas. Cada semilla germinará en un lapso de 5 a 10 días, una vez que haya sucedido, debes trasplantar los tallos a una nueva maceta con composta y agregar un poco de fertilizante orgánico 2 semanas después de ese trasplante para asegurar su crecimiento.

 

Aguacates. Los aguacates son ricos en vitaminas E y B6. A pesar de que es posible crecer un árbol de ellos a partir de su semilla, es probable que no obtengamos un fruto comestible; para estos casos, lo mejor es plantar el árbol a partir de un retoño previo. Si tu casa cuenta con un espacio amplio como un jardín trasero, no dudes en sembrarlo ahí por cuestiones de altura, y con una base de arena para mejor sujeción.

 

Estas son sólo algunas de las opciones más sencillas de cultivar y fáciles de conseguir. Si te atrae el tema de la autosustentabilidad, la siembra de alimentos y la sana alimentación, considera la opción de comenzar un pequeño huerto en casa. Te aseguramos que con un poco de disciplina y constancia comenzarás a cosechar, literalmente, los resultados muy pronto.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar: