5 tips para seguir tu dieta y terminarla con éxito

Harmonía / 2018-07-16

Una vez que tomas la decisión de comenzar una dieta, el siguiente paso más difícil es establecer una rutina que te permita seguirla y terminarla satisfactoriamente. Por fortuna, existen algunos tips y acciones que te volverán la vida más sencilla y libre de preocupaciones en cuanto a tu disciplina nutricional, sin que te compliques la vida.

 

La buena planificación es la clave de todo, y muchas veces esa planificación se reduce a una preparación eficaz de las comidas. Estos son cinco sencillos tips que te ayudarán a organizarte:

 

1) Determina tu objetivo. Es importante que visualices lo que quieres lograr y que te comprometas a esforzarte por ello. A diferencia de otras situaciones, una dieta sí implica un panorama claro de lo que esperas conseguir con ella, así que tenlo siempre presente. Esta mentalización inicial te hará no perder de vista la importancia de llegar hasta el final. Comprometerte con un plan de comidas funciona mejor cuando hay algo detrás que lo conduce. Pregúntate por tus objetivos; tal vez sean eliminar el antojo de azúcar, bajar de peso, aumentar tu nivel de nutrición o desarrollar hábitos alimenticios más saludables en general. Si tienes claro esto, no corres el riesgo de abandonar ni de modificar la dieta.

 

2) Lleva un calendario. La planificación puede incluir llevar un registro de tus horarios de comida, así como de los alimentos específicos que consumes. Lleva anotaciones; para mayor comodidad, puedes usar incluso una hoja de Excel. Considera esto como el siguiente paso para establecer tus comidas por semana y así balancear tu consumo de proteínas, vitaminas, carbohidratos, fibra y demás. No olvides incluir los aperitivos o colaciones, para que todo quede anotado.

 

3) Sé realista y comprometido. La mayoría de las veces, el compromiso con una dieta requiere de sacrificios y ajustes considerables dentro de tu rutina. Según el tipo de dieta, puede ser que necesites dejar de lado ciertos hábitos que tenías regularmente; por poner un ejemplo, las salidas de todos los jueves a comer alitas con tus compañeros de trabajo. Eso también significa que probablemente irás a casa después del trabajo, comerás una comida saludable y dormirás tus 8 horas. Quizá al principio parezca complejo adaptarte, pero considera que es temporal, que será por un beneficio mucho más grande y que te dejará mejores hábitos.

 

4) No te compliques. Tómalo con calma. Una dieta no es cosa del otro mundo, pues también tiene sus cosas divertidas y estimulantes; por ejemplo, adquirir la costumbre de cocinarte en casa. Eso te dará nuevos aprendizajes, fomentará tu creatividad culinaria y por supuesto, cuidarás tu salud de manera comprometida e integral. Dentro de tu planeación semanal incluye los momentos en que cocinarás. Una buena idea puede ser organizarte para cocinar los fines de semana y así tener comida lista para los 5 días restantes.

 

5) Compra con conciencia. Trata de optar siempre por los alimentos más naturales, orgánicos y libres de conservadores. Tu lista de supermercado también se modificará de acuerdo con la dieta que lleves. Comprar con conciencia significa siempre leer las etiquetas y estar enterado de todos los beneficios, pros y contras de lo que estás adquiriendo. Es muy cierto que no todo lo caro es bueno (porque en definitiva puedes encontrar cosas frescas, saludables y baratas), pero no escatimes en cuanto a lo que tu cuerpo verdaderamente necesita. Un buen consejo es no comprar de más, así que en la misma planeación semanal considera la cantidad exacta de cosas que necesitarás.

 

Como verás, una dieta modifica tu rutina, pero conlleva un beneficio inigualable para tu salud. Si ya lo decidiste o te lo recomendaron, no tengas miedo de iniciarla. Y por favor, ¡comparte tu experiencia en los comentarios!

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar: