Principal

‘Así soy’: Una frase que te debería dar miedo decir

Julio 24, 2021

Time

Menos de 6 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Cómo nos limitan las etiquetas que nos ponemos a nosotros mismos

Empeña tu auto sin tener que dejarlo

Es triste escuchar cuando alguien dice “Así soy”; sobre todo porque, la mayoría de las veces, escuchamos esta frase en contextos donde alguien no quiere esforzarse por sacar una versión diferente de sí mismo. Se usa al muy puro estilo del meme: “Si ya sabes como soy, ¿para qué me invitas?”, y lleva a autolimitarnos como personas. En resumen, es algo que te debería dar miedo decir, y que probablemente debes cuidar.

 

Pero veámoslo de otro modo: probablemente no eres la misma persona que hace algunos años, las experiencias que has tenido te han transformado en alguien diferente. Esto puede ser por una constante búsqueda de buscar lo mejor para ti, porque estás en una etapa diferente de tu vida o simplemente porque ya no piensas como solías hacerlo.

 

El problema de definirte, etiquetarte o tener una idea fija de quién eres, es que te limita y te lleva por un solo camino, lo cual te quita oportunidades y posibilidades de “reinventarte” o encontrar una nueva forma de verte a ti mismo.

 

Déjame ponerte un ejemplo, a veces eso ayuda mucho. Solía tener una paciente que llegó con una de estas etiquetas; sólo era una definición que alguien más le había dado y que, tristemente, muchas veces se suelen entregar a la ligera. Me refiero a un diagnóstico psiquiátrico, el de esta paciente en cuestión era: “Ansiedad generalizada”, que por si no lo saben, cada vez se pone más de moda (creo que el único que está más de moda hoy en día es el narcisismo). 

 

La ansiedad fue fácil de trabajar (al menos la técnica que utilizamos en Evolución Terapéutica ha logrado quitarla por completo). Y como muchas otras pacientes antes, pudo superar sus ataques y empezar a sentirse tranquila. Así que lo complicado en el caso de esta paciente fue quitarle la etiqueta. 

 

Para que me comprendan mejor, a veces, algunos pacientes (no entiendo bien por qué), le dan más poder a un título –como el de un psiquiatra– que a un tratamiento exitoso. En realidad sí existe una explicación al respecto, pero no vale la pena nombrarla, lo que sí vale decir es que esta paciente le creía más al psiquiatra en su diagnóstico que a la evidencia de que no tenía ninguna cosa mal, por lo que constantemente se encontraba con miedo a volver a caer en la ansiedad.

 

En su mente, ella era una mujer con problemas de ansiedad, tenía una enfermedad que la limitaba y no podía hacer nada al respecto. Tardamos algún tiempo, pero al final logró quitar esa etiqueta de sí misma y, con ella, se fue ese miedo irracional a volver a caer en lo que había vivido. Hoy lleva años tranquila y, aunque de vez en cuando le da ansiedad, como a todos, sabe qué hacer para que se le quite y constantemente prueba y pone en práctica cosas nuevas.

 

Y solo por contrastar, pondré un ejemplo hacia el otro lado. Tengo un paciente que, durante muchos años, fue una persona que perseguía el éxito. Llegó a tener lugares muy altos en política, logró subir económicamente, conseguir amistades en círculos importantes, hacer posgrados en universidades prestigiosas… en fin, tenía todo lo que puede hacer que se considere a alguien como una “persona de éxito”.

 

Hasta aquí todo suena muy bien, pero un día, este paciente se dio cuenta que ese camino del “éxito” no lo llevaba a nada, sin embargo, lo seguía buscando. Ese mismo camino lo alejó de su mujer, sus hijos y sus hermanos, y lo llevaba a ser totalmente duro consigo mismo. En su mente “tenía que lograr” algo, a veces sin claridad de qué era eso que perseguía. Justamente con este tema llegó a terapia y hoy ha logrado retomar su vida, justamente al poder redefinirse más allá de esa etiqueta de “persona exitosa”. 

 

Ahora, déjame darte un tip. Hacer esto de ponernos etiquetas es normal. Pero es importante notar con qué ideas de ti te has casado y retarlas, porque la vida se trata de una constante redefinición de quiénes somos y a dónde vamos

 

Con base en esto, es importante que empieces a hacerte preguntas para poder notar qué cosas defines como algo fijo en ti: ¿En qué usas la frase “así soy”? ¿Realmente sigues siendo así? ¿Has probado ser diferente? ¿Qué te gustaría probar en esa área?

 

Sólo al ser conscientes de la definición que nos hacemos de nosotros mismos es como podemos romperla, ampliarla y crear nuevas formas de “ser”

 

Por ejemplo: Yo he sido un geek, un rockero, un terapeuta, constelador, un 6 con ala 5, un introvertido, un poeta, un columnista, un gamer, etcétera. Y con estas definiciones he aprendido, crecido y creado una nueva visión del mundo, pero también al soltarlas he logrado crear un espacio para sentir nuevas cosas de mí; por ejemplo, hoy me vi con la curiosidad de imaginar cómo sería ser una persona que cultiva bonsais. 

 

Ya les contaré qué aprendo de eso. Mientras tanto… Y tú, ¿quién eres? o, mejor dicho, ¿ahora quién te gustaría ser?

 
También te podría interesar en este tema: Un episodio del podcast de Evolución Terapéutica, donde se habla de lo importante de ser diferente y lo que pasa cuando lo somos. 

Y un video viejísimo (pero no por eso menos interesante):  “Yo ideal”... No tan ideal como parece.

Nos leeremos pronto.

Fabio Alejandro Valdés Farrugia, de Evolución Terapéutica.

No te pierdas los videos en vivo que tendremos en Facebook con los especialistas de Evolución Terapéutica, quienes hablarán sobre diversos temas relacionados con el bienestar mental y emocional. Para verlos y participar en ellos, conéctate a la página de Facebook de Harmonía los martes a las 19:00 horas (horario de la Ciudad de México).

Instagram: @evolucionterapeutica 
Twitter: @EvoTera
Página: www.evoluciont.com

 

Foto de portada: Freepik


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh