Principal

8 hábitos comunes que destruyen tu felicidad

Time

Menos de 7 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Hábitos y acciones que sabotean tu felicidad

  • Check
  • Consejos para evitar lo que te aleja de la felicidad

La felicidad es algo que todas las personas buscan constantemente, y seguro que tú no eres la excepción. Sin embargo, muchas veces, las decisiones que tomas cada día te pueden alejar de esa felicidad que tanto anhelas y acorralarte en la insatisfacción.

 

Puedes detener el ciclo negativo y comenzar a recuperar tu felicidad al anular estos ocho hábitos que podrían sabotearla.

 

1. No aprecias lo que tienes

No importa cuáles sean tus circunstancias en la vida, tienes mucho qué agradecer. Cada día que despiertas es una oportunidad para trabajar hacia tus metas, servir a los demás y encontrar todas las pequeñas alegrías de la vida. 

 

Cuando no agradeces, descartas la importancia y el valor de todo lo que tienes. No importa qué tan exitoso seas, la gratitud reduce el estrés, trae paz mental y te hace más resistente y afectuoso. Así que tómate unos minutos cada día para agradecer por todo lo que tienes.

 

Te puede interesar: 5 pasos para practicar la gratitud todos los días y ser más feliz

 

2. Te comparas con los demás

La tentación de compararte con los demás es casi abrumadora. No obstante, compararte constantemente con otros resultará en insatisfacción con tu propia vida.

 

Es fácil mirar a otra persona y pensar que tiene la carrera perfecta, las relaciones más felices, más dinero o un mayor atractivo físico. Pero las comparaciones nunca son justas, porque cada persona es diferente, con sus propios talentos, miedos, pasiones y rasgos. Cada uno tiene experiencias, deseos y metas de vida muy diferentes.

 

Por ello, vive a tu modo, recorre tu propio camino a tu ritmo y no te enfoques en lo que hacen o dejan de hacer los demás, sino en lo que tú quieres y en lo que debes hacer para lograrlo.

 

Te puede interesar: Compararse detiene la evolución espiritual y así puedes evitarlo

 

3. Dejas que el miedo o el odio te controlen

Tu cerebro está diseñado para advertirte del peligro real y mantenerte a salvo, pero el miedo y la ansiedad pueden paralizarte. El miedo al fracaso, por ejemplo, es una barrera para perseguir nuestros sueños.

 

Lo mismo ocurre con el odio. Permitirte ser consumido por la ira simplemente te envuelve en cinismo y animosidad. Las experiencias difíciles pueden llenarte de dolor, pero tomar decisiones basadas en el odio te roba la capacidad de concentrarte en lo que realmente te importa.

 

Deja de aferrarte a tu miedo y odio. Practicar la meditación te ayudará a soltar esas emociones tan negativas.

 

Te puede interesar: 4 claves para manejar el miedo que te impide avanzar

 

4. Te enfocas en el pasado o el futuro

Si tu conciencia está dominada por el pasado o se centra en el futuro, es probable que pierdas experiencias y oportunidades justo frente de ti. Debes vivir en el presente para comprometerte en donde estás y con quien estás. De lo contrario, dejarás pasar la vida sin darte cuenta.

 

Por lo general, vivir en el pasado significa que los problemas no resueltos te agobian. Enfocarse completamente en el futuro significa que tienes ansiedad sobre lo que está por venir. La investigación muestra que aquellos que se mantienen enfocados en el presente son más felices y se sienten más conectados con los demás.

 

Te puede interesar: 6 tips para mantener tu mente aquí y ahora

 

5. Quisieras tener el control de todo

Es frustrante gastar tiempo y esfuerzo en tus planes, para descubrir que la vida te ha llevado por un camino completamente diferente al que tenías contemplado.

 

Lo mejor que puedes hacer por ti es darte cuenta de que no siempre estás en el asiento del conductor. Puedes gastar todo tu tiempo y energía en buscar la manera perfecta de planificar y predecir el mundo que te rodea, pero las cosas no siempre van a seguir tu camino. Aprende a soltar.

 

Frecuentemente, los deseos de controlar todo tienen sus raíces en la ansiedad y el miedo, que surgen al creer que si no estás detrás del volante sucederá lo peor. En lugar de tratar de controlar cada detalle, permite que la vida se desarrolle de manera natural.

 

6. Obsesión por lo material

Ese increíble auto nuevo que tanto deseas jamás tendrá sentimientos por ti. Una nueva sala o el reloj más caro no te darán un sentido de pertenencia o realización. Estas cosas sólo aumentarán el estrés y la ansiedad si tu presupuesto es limitado o si tienes dificultades para pagar tus tarjetas de crédito. Cuando concentras tu vida en el dinero y las cosas materiales, pierdes de vista lo que realmente te hace feliz.

 

El dinero te ayuda a cuidarte a ti mismo y a los demás, pero cuando te centras por completo en la riqueza o en la acumulación de riquezas, puedes llegar a olvidar la importancia de lo que hay en tu corazón y en las cosas que te entusiasman y te hacen crecer. Busca un equilibrio en la vida y reconoce que la riqueza no puede comprar la felicidad.

 

Te puede interesar: ¿Tiempo o dinero? ¿Cuál es la clave de la felicidad?

 

7. Quedar atrapado en el juego de la culpa

Culpar constantemente a las personas por tus problemas o circunstancia es un hábito destructivo que te hará daño a ti y a los que te rodean. Cuando culpas a los demás, renuncias a la responsabilidad de tus propios sentimientos y acciones. 

 

Le cambias la responsabilidad a otra persona porque no quieres que sea tu culpa. Es una forma de explicarte a ti mismo por qué algo salió mal y crees que eso te hará sentir mejor.

 

Crees que al hacer que alguien más se haga responsable, el pesar y el remordimiento se levantarán de tus hombros. En realidad, siempre eres responsables de tus propias acciones. Recuerda que la buena comunicación no es una calle de un solo sentido. Nadie más puede obligarte a hacer algo y nadie más puede responsabilizarse por ello.

 

8. Rodearte de personas tóxicas

Relacionarte con personas tóxicas te roba la felicidad. Las personas negativas absorben la alegría de la vida. Si no tienes cuidado, su mentalidad pesimista se filtrará en tu forma de pensar. La triste realidad es que las personas tóxicas no se preocupan por ti y nunca lo harán, sin importar cuánto intentes impresionarlas.

 

Debes tener cuidado con quienes constantemente rechazan tus opiniones, que sólo aparecen cuando necesitan algo o que no respetan tus límites o deseos. Estos son los tipos de personas que no saben cómo tener una relación sana con los demás.

 

No permitas que las malas relaciones te lastimen o te derriben. Sé firme y seguro de quién eres. Tú mereces estar cerca de personas que te traten con respeto y amabilidad.

 

Te puede interesar: 7 cosas que hacen las personas tóxicas y cómo evitarlas


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh