Principal

Aprende a decir ‘no’ sin sentirte culpable

Time

3 minutos de lectura

¿Te ha pasado que planeas un fin de semana para hacer eso que tanto te gusta o simplemente para quedarte en casa, y de pronto tus amigos te invitan a una fiesta? Puede que termines por aceptar sólo por compromiso, porque te genera culpa negarte o por temor a que se ofendan, pero realmente no tienes ganas de ir.

 

Y esto no sólo pasa con las invitaciones; también es muy común sentir culpa al negarte a hacer un favor, prestar cosas o dinero, cuidar niños o mascotas, quedarte más tarde en el trabajo o aceptar hacer más cosas de las que te da tiempo.

 

Pero decir que sí, siempre y a todo, no es nada sano y es muy desgastante. Al hacerlo, dejas de lado tus propios planes y sacrificas el tiempo o dinero que tienes para dedicarte a ti, a los tuyos y a tus intereses y lo que más te gusta.

 

Por eso, es importante que aprendas a decir que no cuando no quieres hacer lo que otros te piden. Y lo más importante, debes aprender a decir esos “no” sin sentirte culpable. Estos consejos te ayudarán a lograrlo.

 

Responde lo antes posible y sin excusas

No tienes por qué inventar pretextos o excusas para negarte a algo; recuerda que, tarde o temprano, la verdad sale a la luz. Así que lo mejor es que digas la verdad y les hagas saber lo antes posible a las personas que te invitan o piden algo que no te es posible aceptar.

 

Es importante que no esperes hasta el último momento para dar una negativa, y tampoco debes decir que sí para declinar a última hora. Por otro lado, no es necesario que des una elaborada explicación, con que digas que ya tenías otros planes basta.

 

Pon tus propios planes como prioridad

A veces puedes cancelar tus planes para acompañar a un ser querido a realizar los suyos, pero no siempre. Tu prioridad debes ser tú mismo, así como las cosas que deseas hacer, que te entusiasman y te generan bienestar. Si lo que te proponen es algo que no te atrae o que incluso te genera estrés o ansiedad, niégate sin sentir remordimiento alguno. 

 

Es importante que tengas claro que cada persona tiene diferentes necesidades sociales y emocionales, y si tus amigos son de los que salen de fiesta cada fin de semana, pero tú prefieres pasar un tiempo a solas, es algo totalmente válido y no tienes por qué renunciar a ello. 

 

Propón planes relacionados con tus intereses

Si de pronto las personas empiezan a quejarse de que te niegas a aceptar sus planes, lo que puedes hacer es proponer planes alternativos que vayan de acuerdo con tu personalidad e intereses.

 

Por ejemplo, si tus amigos te invitan a una gran fiesta, pero a ti no te gustan los tumultos o no quieres trasladarte hasta donde se realizará, proponles ir otro día a comer o tomar algo a su lugar favorito. Así tendrás un momento de convivencia con ellos, en un entorno en el que todos se sentirán a gusto.  

 

Con el tiempo y la práctica de decir “no” cuando no quieras hacer algo, aprenderás a hacerlo sin sentirte culpable. Así podrás poner como prioridad tu felicidad, comodidad y bienestar. 


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh