Principal

6 parques y bosques de la CDMX para visitar este Día del Padre

Time

Menos de 5 minutos de lectura

Para este Día del Padre, qué mejor que darse (literalmente) un respiro de aire fresco entre el calor y la agitación de la ciudad. Si a tu papá y a ti les gusta estar en contacto con la naturaleza, los paisajes vegetales y la buena comida, aquí hay seis opciones increíbles para que pases el fin de semana en compañía de tu papá, amigos o familia. Seguramente disfrutarán al máximo cualquiera de estos lugares:

 

1) Parque Nacional Miguel Hidalgo. Conocido popularmente como La Marquesa, este gigantesco parque nacional es uno de los favoritos de los corredores, senderistas y turistas amantes de la naturaleza y el aire fresco. La Marquesa está a sólo 34 kilómetros del centro de la ciudad, en la delegación Cuajimalpa. Si a ti y a tu papá les gusta la adrenalina, en La Marquesa puedes realizar actividades como carreras de go karts, montar a caballo, paseos en cuatrimotos y batallas de gotcha. Por supuesto, también hay actividades más tranquilas como senderismo y pesca de truchas, sin olvidar los deliciosos antojitos y platillos que encontrarás en las fonditas circundantes. Toda una experiencia natural.

 

 

2) Parque Nacional Los Dinamos. Este enorme parque protegido abarca 2,429 hectáreas de bosque donde puedes realizar muchísimas actividades como rapel, cabalgata a caballo, senderismo o hiking, ciclismo de montaña e incluso lanzarte de una tirolesa. Este parque es ideal para quien desea entrar en contacto directo con las fuerzas de la naturaleza y el paisaje boscoso. También es ideal para el camping en sus zonas designadas. La idea de un fin de semana de campamento puede sonar muy atractiva. Se encuentra en la delegación Magdalena Contreras.

 

 

3) Parque México. Si tú y tu papá son de carácter más tranquilo y relajado, les encantará pasar la tarde en el famosísimo Parque México en el corazón de la colonia Condesa. El parque es pequeño (en comparación con los bosques) pero su oferta cultural y gastronómica es enorme. Puedes caminar tranquilamente y comer un helado o tomar algo. Toda el área está rodeada por cafeterías y restaurantes de la más alta calidad y glamour. También pueden caminar por el circuito Ámsterdam (que “envuelve” el parque) e incluso correr si van debidamente equipados. A lo largo y ancho de esta colonia podrán encontrar centros culturales y librerías por si desean pasar un rato a la sombra y compartir una buena charla.

 

 

4) Bosque de Chapultepec. El Bosque de Chapultepec ha sido y será uno de los favoritos por la enorme cantidad de actividades que ofrece. Y sin duda, este Día del Padre es un gran momento para visitarlo. La oferta cultural y artística es amplia: hay conciertos gratuitos al aire libre, shows de clowns y payasos, microteatro, y por supuesto, seis museos alrededor (Rufino Tamayo, Antropología e Historia, Museo de Arte Moderno, Castillo de Chapultepec, Museo del Caracol y el Museo de la CFE) que todo el tiempo cuentan con exposiciones internacionales que no te puedes perder. Ubicado casi en el corazón de la ciudad, el Bosque de Chapultepec es además uno de los pulmones de la metrópolis, así que disfrutarás de un ambiente perfecto y buena calidad de aire para darte un respiro.

 

 

5) Bosque de Tlalpan. Si tú y tu papá son fanáticos del ejercicio y el deporte, no pueden perderse la oportunidad de visitar el Bosque de Tlalpan, lugar que concentra la mayor cantidad de corredores de la ciudad. Una vez que se preparen con la ropa y el calzado adecuados, pueden internarse en los circuitos para correr que ofrece este bosque. La ventaja es que siempre se encontrarán rodeados de otros corredores, por lo que el ambiente de convivencia se vuelve muy agradable. El centro del circuito principal cuenta con un gimnasio al aire libre y los fines de semana, a un costado, se instala un pequeño mercado de arte. ¿Qué más se puede pedir? Está ubicado a 5 minutos del centro comercial Perisur.

 

Nota relacionada: Equipa a papá y practiquen deporte juntos

 

 

6) Desierto de los Leones. En la delegación Álvaro Obregón se encuentra este conocido bosque que, hay que decir, no es un desierto. Se dice que el nombre proviene de los conventos de los Carmelitas, a los cuales se les llamaba también “desiertos”. Los frailes de ahí se apoyaban en una familia de apellido León para realizar ciertos trámites. Esa es una de las teorías más famosas. Lo más atractivo para hacer en este increíble sitio es precisamente visitar el convento, hacer senderismo y, claro, pasar una tarde entera en el lugar. Puedes comer quesadillas y antojitos mexicanos que son, por mucho, de los mejores que encontrarás en las cercanías de la ciudad.

 

 

¿Ya conocías estos parques y reservas naturales? ¿Cuál es tu favorito?


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh