Principal

5 insuperables ventajas de andar en bicicleta

Time

Menos de 4 minutos de lectura

Hay una certeza: dentro de los placeres y fortunas cotidianas de la vida, una de las más gratificantes es tener una bicicleta. La sensación de libertad al andar en ella por todos lados, sea cual sea el rumbo y el paisaje es casi indescriptible, y sólo puede entenderse cuando has podido sentir el viento en la cara mientras pedaleas con energía o te dejas llevar por una buena pendiente.

 

Si ya tienes una bicicleta o estás pensando en comprarte una, aquí están las cinco grandes ventajas de usarla, para que termines de convencerte:

 

1) Haces ejercicio. Para empezar por lo más obvio, andar en bicicleta es una de las maneras más divertidas de hacer ejercicio, bajar de peso, fortalecer tus piernas y corazón y aumentar tu capacidad pulmonar. Si acostumbras transportarte a todos lados en bicicleta, puedes olvidarte de pagar una membresía en el gimnasio, porque te mantienes en constante movimiento.

 

2) Dejas de pagar transporte público. Cuando no es demasiada la distancia que debes recorrer para ir a tu trabajo o a tus pendientes diarios, puedes hacerlo en bicicleta y sustituir para siempre el transporte público y los gastos, estrés y tensiones que conlleva. Para que valga por completo la pena y te convenga de verdad, verifica que la distancia de tu casa a tu trabajo no sea mayor a 10 kilómetros.

 

3) No contaminas. Por evidentes razones, al dejar de utilizar automóvil (si es que lo usabas) y evitar cualquier medio de transporte motorizado, tu huella de dióxido de carbono se verá considerablemente reducida. Además, el gasto en gasolina desaparece por completo.

 

4) Llegas más rápido. Toma como referencia la distancia promedio de 10 kilómetros (que se traduce en aproximadamente 1 hora de trayecto). Si tus destinos se encuentran dentro de ese perímetro, definitivamente llegarás más rápido y de mejor humor en bicicleta. Además, dejarás de preocuparte por los estacionamientos o por la hora pico del transporte público. Sólo recuerda dos cosas importantísimas: circula por los carriles confinados para las bicicletas, y lleva uno o dos candados seguros para que puedas dejarla donde lo requieras, sin estorbar.

 

5) Encuentras grupos ciclistas. Los ciclistas son una comunidad que no necesita líder ni reuniones establecidas. Para ser parte de la comunidad, sólo necesitas tener una bici y usarla. Eso es todo. Existe un código no escrito, gracias al cual los ciclistas se protegen y procuran entre sí al circular por zonas complicadas, o cuando ha sucedido un percance. Además, en la ciudad hay cientos de actividades y “rodadas” para ciclistas (por lo general, los domingos) que puedes disfrutar gratuitamente. ¡Sólo necesitas informarte por internet!

 

¿Pero qué pasa si no tienes una bicicleta personal? ¡No te preocupes! En la Ciudad de México tienes tres opciones para renta de bicicletas compartidas: Vbike, Mobike y la pionera Ecobici.

 

Como verás, las ventajas son enormes, así que anímate y dale uso a la bicicleta. Sin duda, notarás un cambio positivo en tu rutina y en tu vida en general. Pero ante todo, recuerda que la seguridad es muy importante; por eso, aquí hay también cinco reglas de oro que debes considerar para no correr ningún riesgo:

 

- Ten luz trasera y delantera.

- No circules por banquetas ni en sentido contrario.

- Usa guantes de ciclista.

- Evita los días lluviosos.

- Usa casco.

 

¿Tienes experiencia andando en bici? ¡Comparte tus comentarios!


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh