Principal

4 pasos para romper un mal hábito

Time

Menos de 3 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Técnicas para abandonar malos hábitos

  • Check
  • Ventajas de cambiarlos por buenos hábitos

Se dice que se puede adoptar cualquier hábito en 21 días, pero abandonarlo se vuelve un tema más complicado. Ya sea que se trate del tabaco, la comida procesada o una mala relación, romper con un mal hábito no es una misión sencilla. Sin embargo, la solución podría ser tan simple como reemplazarlo con un hábito positivo.

 

Aquí algunos consejos para lograrlo:

 

Asegúrate de que la decisión sea tuya

Los cambios no son lo más fácil en la vida. Es normal que encuentres seguridad en la familiaridad y los hábitos de siempre te pueden brindar ese confort. La copa de vino al final del día, el pastel como premio a un proyecto terminado o el celular que consultas cada 10 minutos. Así que sería aún más difícil renunciar a uno de ellos si no es tu idea. Tienes que ser tú quien tenga la motivación de romper el mal hábito.

 

Rodéate de la gente correcta

Si no quieres resbalar, es fácil… ¡no vayas a lugares resbaladizos! Pasa tiempo con personas que sabes que no comparten tu mal hábito. Encuentra las buenas influencias en tu vida y fomenta la convivencia. Por ejemplo, si estás en AA, no te reúnas con amigos en un bar, tan simple como eso. Si quieres comer más saludable, no organices tu cumpleaños en la pizzería de confianza.

 

Distráete

Los postres son muy tentadores, sin importar cuánto hayas comido antes. Una buena técnica para evitar comer cuando ni siquiera tienes hambre es salir de la cocina y comenzar con otra actividad. Por ejemplo, organizar tu clóset. Después de un rato, ese pensamiento de las galletas de chocolate se difumina y te liberas de esa costumbre.

 

Regálate una recompensa

La recompensa es mejor cuando no tiene nada que ver con el mal hábito que dejas. Si dejas el azúcar, consiéntete con un buen corte de pelo, por ejemplo. Estos “premios” son muy útiles en una situación donde sientes que te privas de algo más. Si dejas de fumar, es probable que en poco tiempo ahorres lo suficiente para algún viaje. Cualquiera que sea tu recompensa deseada, visualízala. ¡Está en camino!

 

Los hábitos son una parte natural de la vida. La mayoría te ayudan a funcionar (lavarte los dientes, beber agua o irte a la cama a una hora prudente). Pero recuerda que tú no eres tus hábitos. Eres el resultado de la suma de tus decisiones, pero ninguna de ellas te define y nadie te puede forzar a hacer o dejar de hacer algo.

 

Con información de Greatist


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh