Principal

¿Las juntas virtuales te bajan la pila? Así puedes recuperar energía

Marzo 18, 2021

Time

Menos de 5 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Cómo restaurar tu energía cuando las videollamadas te abruman

El mejor cotizador de autos en línea

Trabajar desde casa tiene muchos beneficios: evitas el estrés por el tráfico o los tumultos en el transporte público, te ahorras el tiempo de los traslados, puedes disfrutar más de tu casa, tu familia y tus mascotas, te da tiempo de prepara comida casera y saludable, etcétera.

 

Pero también hay ciertas desventajas, como que en muchos lugares no se respetan los horarios laborales o que las reuniones se multiplicaron y ahora se realizan de forma virtual, en muchos casos con cámaras y micrófonos encendidos, lo cual puede resultar abrumador para muchas personas, sobre todo para aquellas que deben asistir a varias juntas virtuales al día y para aquellas que son más introvertidas.

 

Así, mientras pasan las horas y vas de una reunión a otra, puedes llegar a sentir que tu energía se agota poco a poco, hasta que al término de la jornada sientes que tu pila se ha quedado prácticamente vacía.

 

Si esto te pasa, significa que necesitas tomarte unos minutos para recargar energías y desconectar después de un día de videoconferencias. Esto es esencial para mantener un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida personal, así como mejorar tu calidad de vida en general. 

 

Estas son algunas formas en las que puedes encontrar algo de paz y tranquilidad para recargar tu energía después de un día abrumador o una semana llena de videoconferencias.

 

Mira por la ventana

Si no quieres salir, pasar un tiempo a solas mientras miras el mundo a través de la ventana con una taza de café o té puede ser algo realmente terapéutico. Este reinicio silencioso también puede darte un momento para reflexionar, soñar, recordar algo agradable, hacer planes a futuro o simplemente observar lo que alcanzas a ver desde donde estás. 

 

Ponte en movimiento

Mover tu cuerpo, sin importar qué tipo de ejercicio o actividad física realices, desencadena una reacción química que conduce a sentimientos de satisfacción y energía renovada. Ya sea que prefieras las rutinas vigorosas e intensas, los ejercicios de bajo impacto o simplemente dar una caminata por el vecindario, el ejercicio puede liberar la tensión y mantenerte con una mente y un espíritu positivos.

 

Conecta con la naturaleza

Después de un día especialmente agotador, caminar por un área natural y tranquila puede ser una experiencia reparadora y tranquilizante. Puedes aprovechar algún fin de semana para acudir a algún bosque o área natural y disfrutar del olor de los árboles y el aire limpio. O bien, puedes caminar hacia el parque más cercano y disfrutar de tener algo de naturaleza a tu alrededor. 

 

Exprésate de forma creativa

Canalizar tu energía de forma creativa te ayudará a estar más presente y concentrarte menos en todas las cosas que pueden salir mal en el trabajo. No es necesario que te propongas crear una obra maestra para beneficiarte del proceso silencioso e imaginativo de la expresión artística, basta con que sea algo que te ayude a liberar el estrés, aclarar tu mente y sentirte mejor. 

 

Ahora hay clases en línea de arte, manualidades, música, teatro, escritura creativa, etcétera, las cuales están disponibles para cualquier persona, independientemente del nivel de habilidad que cada uno tenga. Así que aprovecha los beneficios de tomarte unas vacaciones mentales creativas al menos una vez a la semana.

 

Realiza una práctica de mindfulness

Después de apagar la computadora, tómate unos minutos para respirar de forma consciente, para meditar, o bien, simplemente quédate un momento quieto y en silencio, sin hacer absolutamente nada. 

 

Otras alternativas para practicar la atención plena o mindfulness son leer algunas páginas de un libro que te haga sentir bien o de buen humor; escribir sobre lo que sucedió ese día, sobre cómo te sientes o lo que en ese momento agradeces; escuchar un poco de música relajante (o la que más te guste y eleve tu energía); o dedicar un tiempo a tu pasatiempo favorito.

 

Desconéctate

Procura respetar los horarios que tenías en la oficina y evita quedarte a trabajar hasta muy tarde, ya que eso mermará aún más tu energía y elevará tu estrés. Así que una vez que termine tu horario de trabajo, apaga la computadora, silencia los chats y el correo y revísalos hasta el día siguiente al iniciar tu jornada laboral.

 

Sal del área destinada al trabajo y realiza alguna actividad recreativa o relajante, como ver series o películas, leer un poco, jugar con tus hijos o tus mascotas, escuchar música, o cualquiera de las opciones aquí mencionadas.  

 

Foto de portada: Freepik


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh