Principal

¿No puedes salir a correr? Sustituye el running con estos ejercicios

Time

Menos de 5 minutos de lectura

Si algo caracteriza a los runners de corazón es que prácticamente nada los hace abandonar sus entrenamientos diarios. Para ellos, correr es parte de su vida y de su rutina diaria y si no lo hacen, se sienten incompletos. Si eres un runner, seguro sabes qué significa esto.

 

Y es que correr es un deporte fácil de practicar, pues puedes hacerlo en el parque, en una pista, en la calle, en el bosque o incluso dentro de tu casa o del gimnasio, con una caminadora.

 

Sus múltiples beneficios incluyen la pérdida y el control de peso, el mejoramiento de la capacidad aeróbica y un menor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

 

Pero a veces, salir a correr simplemente no es una opción, ya sea a causa de una lesión, debido al mal clima o los cambios de lugares u horarios en la rutina diaria, o por algún viaje imprevisto. 

 

Para esas ocasiones, existen alternativas que puedes poner en práctica para sustituir temporalmente tus entrenamientos de running y evitar, por un lado, perder condición física, y por el otro, no dejar que tu ánimo decaiga al no recibir tu dosis diaria de endorfinas. 

 

Fuera de la pista por lesión

Desafortunadamente, además de los muchos beneficios que aporta a la salud, correr también se asocia con una alta recurrencia de lesiones, especialmente en rodillas, espinillas, tendón de Aquiles y en las plantas de los pies. 

 

Estas lesiones suelen darse por la falta de rutinas de calentamiento y estiramientos antes y después de correr, así como por sobreentrenamiento (esto es, cuando corres más de lo que deberías) o por usar tenis inadecuados para tu tipo de pisada y de carrera.

 

Si te encuentras fuera de las pistas a causa de una lesión, no tienes que renunciar por completo al entrenamiento. En lugar de deprimirte y quedarte tirado en el sillón, puedes realizar actividades de bajo impacto, como ciclismo, natación, yoga y pilates

 

Consulta con tu médico cuál es la actividad más adecuada según el tipo de lesión de la que te recuperas y, una vez que estés bien, regresa paulatinamente a correr; no lo hagas de un día para otro, o podrías ocasionar una nueva lesión. Incrementa poco a poco el tiempo, la distancia y la intensidad de tus entrenamientos, para que tu cuerpo se vuelva a adaptar a ese ejercicio.

 

Cuando el clima te impide salir

Aunque a muchos corredores no los detienen ni el frío, el calor o la lluvia, en muchos casos se vuelve imposible salir a correr cuando el clima no está de tu lado, en especial cuando caen tormentas torrenciales o granizadas, cuando el frío te cala hasta los huesos o cuando el calor y la radiación ponen en riesgo tu salud. 

 

En estos casos, además de la opción obvia de correr en una caminadora, si no cuentas con ella o no te gusta usarla, existen otras alternativas para evitar el sedentarismo. 

 

Por ejemplo, dentro de tu casa puedes realizar un circuito de entrenamiento de intervalos de alta intensidad, que consiste en series repetidas de gran esfuerzo seguidas de un período de descanso. 

 

Esto te hará esforzarte y quemar tantas calorías como lo harías en un entrenamiento de repeticiones en pista. Prueba y hazlo durante 25 minutos, y verás como no extrañas tu entrenamiento de siempre.

 

De viaje y sin correr

Cuando un corredor sale de viaje, en su maleta puede faltar cualquier cosa menos sus tenis para correr, porque esté donde esté, no quiere dejar a un lado su turina de entrenamiento. Pero hay ocasiones en que los itinerarios del viaje y las actividades a realizar te pueden impedir o dificultar encontrar un tiempo y lugar para salir a correr, sobre todo si se trata de un viaje de trabajo.

 

Cuando eso te ocurra, si el hotel en el que te hospedas cuenta con gimnasio, puedes usar la caminadora y los aparatos que ahí se encuentran, como la elíptica, que también ejercita tus piernas. 

 

Otra opción es realizar ejercicios de fuerza e intensidad en tu habitación, como burpees, sentadillas, lagartijas, desplantes, plancha o saltos. Incluso subir y bajar las escaleras del hotel te puede ayudar a llevar a cabo una intensa sesión de cardio. 

 

Aunque cuando eres un runner apasionado no hay sustituto para la experiencia que vives cada vez que corres, estas alternativas te ayudan a mantener tu resistencia y seguir activo a pesar de las circunstancias. 

 

Además, al probar otras actividades descubrirás que variar tus entrenamientos con otros ejercicios cardiovasculares y agregar entrenamiento de fuerza puede mejorar tu carrera y contribuir a prevenir lesiones.

 

Con información de Greatist


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh