Principal

¿Vas a empezar a ejercitarte? Sigue estos tips para lograrlo

Time

4 minutos de lectura

Tal vez eres de las personas que nunca han hecho ejercicio, o quizás solías practicarlo pero has dejado de hacerlo durante mucho tiempo. Si ahora estás decidido a levantarte del sillón para empezar a estar en movimiento o retomar esa actividad física que habías dejado en el abandono, te damos algunos tips para no morir en el intento. Y lograr tu objetivo de tener un estilo de vida activo.

 

Ve poco a poco

En primer lugar, es importante que consideres que no es bueno para el organismo pasar de golpe del sedentarismo a la práctica intensa de un deporte. Debes ir poco a poco, para evitar lesiones y para que tu cuerpo adquiera condición física paulatinamente.

 

Por ejemplo, si lo que quieres es practicar running, en lugar de correr 1 hora, empieza por combinar lapsos de caminata y trote de unos 20 o 30 minutos. Tu cuerpo te dirá cuánto es suficiente. Aumenta el tiempo cada semana y poco a poco empieza a combinar entrenamientos de distancia y velocidad para volverte más rápido y resistente.

 

Lo mismo aplica para cualquier deporte o actividad física. Es necesario empezar con poco tiempo de entrenamiento y con las rutinas o movimientos más sencillos y básicos, para aumentar gradualmente la duración, complejidad e intensidad.

 

De esta manera evitas la frustración y lo conviertes en un hábito al practicarlo cada día, además de que te sentirás motivado al ver cómo te vuelves más resistente mientras mejora tu condición física.

 

Siempre realiza movimientos de calentamiento antes de empezar a hacer cualquier ejercicio, y no olvides estirar tus músculos al final de tu rutina. Así evitas lesiones en tendones, articulaciones y músculos.

 

Motívate y hazlo un hábito

Elige una disciplina que te guste y te motive, para que no lo veas como una obligación sino como un hobby que vas a realizar por diversión. Puedes ejercitarte en tu casa, en el gimnasio, en el parque, o si te gusta estar al aire libre y rodeado de naturaleza, prueba correr, andar en bici, caminar o practicar senderismo en lugares donde haya vegetación.

 

Establece horarios para practicar el ejercicio que hayas elegido y respétalos. De esta manera lograrás que se vuelva un hábito, y así la actividad física será parte de tu día a día.

 

Entrena en grupo

Si no te motiva hacer ejercicio solo, puedes inscribirte a un gimnasio o club deportivo y asistir a las clases grupales que imparten. Además, en estos lugares puedes encontrar personas a las que les gusta practicar el mismo deporte que a ti.

 

Si lo tuyo es correr o andar en bicicleta, súmate a algún club de corredores o ciclistas para que entrenes con ellos. Y si optas por deportes grupales, como futbol, básquetbol o voleibol, busca algún equipo al que puedas integrarte o júntate con amigos a los que también les guste y practíquenlo en grupo.

 

Aliméntate sanamente

Es importante que revises y, de ser necesario, modifiques tus hábitos alimenticios para ayudar a tu cuerpo a reaccionar mejor ante la nueva actividad física que realizas.

 

No se trata de que te sometas a dietas rigurosas o restrictivas, sino de que aprendas a comer de forma balanceada. Puedes reducir tu consumo de grasas y azúcares refinados, evitar la comida chatarra y aumentar el consumo de frutas y verduras, así como preferir los alimentos preparados en casa sobre aquellos procesados.

 

En este punto también es importante mencionar la hidratación. Cuando haces ejercicio sudas, así que es necesario que lleves una botella de agua siempre que vayas a entrenar para que te mantengas hidratado constantemente.

 

Si entre tus objetivos se encuentra la pérdida de peso, evita subirte a la báscula todos los días, pues los resultados empiezan a ser más notorios después de algunos meses. Lo mejor es que te peses cada 2 semanas.

 

Asesórate con profesionales

Finalmente, sea cual sea la disciplina deportiva que elijas para iniciar, es importante que consultes cualquier duda con un entrenador profesional para evitar lesiones debidas a un mal entrenamiento.

 

Si sientes alguna molestia al ejercitarte, comunícaselo a tu médico para que te asesore y decidas si debes modificar tu entrenamiento o cambiar de disciplina.

 

Y si te cuesta trabajo balancear tu alimentación por ti mismo, puedes acudir con un nutriólogo para que te elabore un plan personalizado que vaya de acuerdo con tu estado físico, con la actividad que realizas y con los objetivos de pérdida de peso que tengas.


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh