Principal

Los niños necesitan jugar afuera para evitar problemas de la vista

Time

Menos de 3 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • La relación entre jugar afuera y la reducción de la miopía

  • Check
  • Factores que impactan en los problemas de la vista

Hoy en día, motivar a tus pequeños a que salgan a divertirse alejados de una pantalla puede ser una misión complicada. Además, la miopía es un padecimiento cada vez más común (en China, el 90% de los jóvenes tienen este problema). Aunque de entrada parecen dos situaciones que no están relacionadas entre sí, los expertos dicen que podrían estar asociadas.

 

Aquellos que usan lentes culpan a sus genes, pero es cada vez más evidente que esa no es la única razón detrás de este creciente problema de salud. Los investigadores consideran que la vista se ve afectada por el ambiente. En particular, sugieren que jugar al aire libre puede reducir en los niños el riesgo de desarrollar miopía.

 

Tiene su lógica, pues estar fuera implica un esfuerzo para ampliar el campo de visión a mayores distancias, así como el tipo de luz natural al que se exponen los ojos. Un estudio encontró que un infante cuyos padres tuvieran miopía, si no juega lo suficiente al aire libre puede incrementar su riesgo de desarrollar este padecimiento en un 60%.

 

Como resultado, los expertos ahora piensan que el ambiente podría ser un factor de mayor peso que la genética. Afirman que lo más recomendable es un equilibrio saludable entre el tiempo que los más jóvenes pasan adentro y afuera, sobre todo durante la etapa de educación temprana.

 

En otro estudio, se monitoreó a mil 990 gemelos nacidos entre 1994 y 1996 en el Reino Unido. Durante los primeros 16 años de su vida la información apuntó a que, efectivamente, hay factores ambientales que están relacionados con la miopía. Algunos de ellos son algo inesperados. Por ejemplo, los niños nacidos gracias a un tratamiento de fertilidad son 25 a 30% menos propensos a desarrollar este padecimiento en la adolescencia.

 

También, aquellos nacidos en el verano eran dos veces más propensos a tener miopía, seguramente porque empiezan a ir a la escuela más chicos que sus otros compañeros. Además, mientras mayor grado de educación superior tuviera la madre, las probabilidades de tener esta condición aumentaron un 33%. Esto podría tener que ver con la asociación entre inteligencia y miopía, aunque factores sociales como la clase socioeconómica y la riqueza podrían de igual forma jugar un papel importante.

 

Desde luego, también está el tema de la tecnología. En el estudio gemelar, las horas dedicadas a juegos de computadora en la adolescencia temprana aumentaban las probabilidades de volverse miope. Esto no se trata simplemente de que las pantallas dañan los ojos (que lo hacen), sino que también es un reflejo del poco tiempo que en la era digital se pasa en actividades que permitan respirar aire puro.

 

Con información de Science Alert


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh