Principal

Ejercicios de Kegel: opción para prevenir y controlar la incontinencia

Time

3 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • La forma de realizar los ejercicios de Kegel

  • Check
  • Beneficios que dan estos ejercicios cuando tienes incontinencia

La incontinencia urinaria se caracteriza por la pérdida de la capacidad para impedir que la orina se escape de la uretra (el conducto que la lleva al exterior), lo cual provoca que haya fugas involuntarias o que no dé tiempo para llegar al baño. 

 

Contrario a lo que comúnmente se piensa, este padecimiento no es exclusivo de personas de la tercera edad, ya que puede aparecer desde los 30 años. La buena noticia es que se puede prevenir y mejorar mediante la práctica de los ejercicios para fortalecer el piso pélvico, o ejercicios de Kegel.

 

El piso pélvico es el conjunto de músculos de la pelvis, los cuales, junto con los tejidos circundantes, se encargan de mantener en su lugar a los órganos como el útero, el cuello uterino, la vagina, la vejiga y los intestinos.

 

El piso pélvico se debilita debido a diversos factores, como el estilo de vida sedentario, la obesidad, tener partos naturales (sobre todo si el bebé tiene un peso y tamaño mayores del promedio), el esfuerzo crónico, el ejercicio de alto impacto y algunos deportes.

 

En este sentido, el fortalecimiento de los músculos que se encuentran en la zona de la cadera resulta útil para robustecer el piso pélvico, y de esta manera prevenir o reducir los efectos de la incontinencia. 

 

Cómo hacer los ejercicios de Kegel 

Para empezar, debes identificar los músculos del suelo pélvico. Cuando vayas al baño y estés orinando, interrumpe la micción. Si lo logras, has encontrado los músculos correctos.

 

Antes de iniciar con los ejercicios asegúrate de tener la vejiga vacía, y puedes realizarlos tanto sentada como acostada, aunque al principio la segunda opción te resultará más cómoda y sencilla. 

 

Al hacerlos, imagina que intentas retener la orina, aprieta los músculos pélvicos y luego suelta; debes sentir cómo se tensan y se desplazan. Respira con normalidad mientras lo haces: evita retener el aire. 

 

Lo ideal es que mantengas los músculos apretados durante 10 segundos y relajados otros 10, pero puedes empezar con 5 y 5 segundos, y aumentar el tiempo gradualmente. Haz una serie de 10 repeticiones al menos tres veces al día.

 

Haz que estos ejercicios sean parte de tu rutina diaria. Puedes hacerlos discretamente en cualquier momento, ya sea sentada en tu silla del trabajo o relajada en un sillón de tu casa.

 

Es importante que no te acostumbres a usar los ejercicios de Kegel para iniciar y detener la micción, ya que esto puede causar un vaciamiento incompleto de la vejiga, lo que aumenta el riesgo de una infección de las vías urinarias.

 

Si realizas ejercicios de Kegel de forma regular puedes empezar a ver resultados, como pérdidas de orina menos frecuentes, en algunas semanas o meses.

 

Por otro lado, un beneficio adicional de los ejercicios de Kegel es que pueden ayudarte a mejorar tu vida sexual porque favorecen los orgasmos.

 

Además, ten presente que puedes hacer uso de los productos disponibles para la absorción de orina, de modo que la incontinencia no te limite para realizar tus actividades diarias y disfrutar de tu vida al máximo.

 

Estos productos no sólo se limitan a los clásicos pañales, pues ahora hay opciones para distintos estilos de vida, como la ropa interior y las toallas especializadas para incontinencia, que resultan discretas, cómodas y efectivas.


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh