Principal

Así se beneficia tu cuerpo cuando reduces las calorías que consumes

Time

Menos de 4 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Beneficios en tu salud al reducir 300 calorías cada día

  • Check
  • Cómo la restricción calórica ayuda a la salud

Una restricción calórica en la dieta puede beneficiar incluso a las personas delgadas. Disminuir aproximadamente 300 calorías al día puede mejorar significativamente los marcadores de salud cardiometabólica, según se reveló en un estudio que siguió a 218 personas entre los 21 y 50 años, durante 2 años. 

 

El doctor William E. Kraus, cardiólogo profesor de medicina en la Duke University de Durham, Carolina del Norte y uno de los autores del estudio, explica que algunos marcadores cardiometabólicos (como colesterol, presión arterial alta y azúcar sanguínea elevada) pueden aumentar el riesgo de padecer enfermedad cardiovascular y muerte cardiovascular incluso cuando se encuentran dentro de los rangos que los profesionales de la salud consideran normales.

 

En otros estudios se sugiere que la restricción calórica beneficia tanto la salud como la esperanza de vida de una persona. Sin embargo, ¿estos beneficios se deben a la pérdida de peso? Los investigadores comenzaron su nuevo estudio basados en esta pregunta, bajo la hipótesis de que no solo es la pérdida de peso, sino también otros mecanismos moleculares más complejos los que explican los beneficios de la restricción calórica en la salud cardiometabólica.

 

Cómo la restricción calórica ayuda a la salud

Todos los participantes del estudio tuvieron un índice de masa corporal (IMC) promedio de entre 22 y 27.9. Para comenzar, los investigadores los asignaron de forma aleatoria a uno de dos grupos: uno con una reducción del 25% en el consumo calórico (grupo de intervención) y el otro sin cambios en el consumo calórico (grupo de control).

 

Los participantes en el grupo de intervención hicieron tres comidas al día y tenían la opción de elegir de entre seis menús diferentes. También "asistieron a sesiones de asesoría grupales e individuales durante los primeros 6 meses del estudio". El experimento comenzó en mayo de 2007 y continuó hasta febrero de 2010. Durante este tiempo, los participantes del grupo de control continuaron con su dieta regular.

 

No todos los participantes del grupo de intervención pudieron mantener una reducción calórica del 25% durante el periodo del estudio, pero sí redujeron su consumo casi 12% en promedio.

 

Tras la intervención, los participantes en este grupo perdieron y mantuvieron una pérdida del 10% de su peso, del cual 71% fue masa adiposa. La restricción calórica resultó en beneficios cardiometabólicos significativos. Específicamente en una "reducción persistente y significativa de todos los factores de riesgo cardiometabólico convencionalmente medidos", escribieron los autores. Esto incluía cambios en el colesterol de lipoproteína de baja densidad, el colesterol de lipoproteína de alta densidad (HDL) y la presión sanguínea sistólica y diastólica.

 

Asimismo, "la restricción calórica resultó tras 2 años en una mejora significativa en la proteína C reactiva". Este es un marcador de inflamación que los científicos han vinculado con enfermedades cardiacas, cáncer y declive cognitivo. La sensibilidad a la insulina y los marcadores de síndrome metabólico también mejoraron.

 

Los beneficios fueron evidentes tras un análisis de sensibilidad que ajustó los resultados para la pérdida de peso relativa. "Esto muestra que incluso una modificación que no es severa como la que usamos en este estudio podría reducir la carga que tiene la diabetes y enfermedad cardiovascular", dijo el doctor William E. Kraus

 

El especialista señala que cualquiera puede hacer esta reducción calórica de manera sencilla, al no comer dulces entre comidas o en el postre. Otra forma de reducir las calorías que se ingieren es a través de edulcorantes como los elaborados a base de stevia, los cuales permiten a las personas disfrutar del sabor del azúcar, pero sin las calorías que ésta contiene.

 

Con información de The Lancet


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh