5 señales de que se aproxima una crisis de ansiedad

Harmonía / 2018-05-10

Como su nombre lo indica, las crisis o ataques de ansiedad son episodios de estas experiencias repentinas que suceden “sin motivo aparente” cuando menos te lo esperas. Por lo general, las personas que las experimentan han sido diagnosticadas (o podrían serlo) con un trastorno de ansiedad, algo bastante común.

 

Estos episodios suelen presentarse de diferentes maneras según la persona. El cuerpo de cada quien reacciona muy distinto ante el estrés y las tensiones pero hay algunos síntomas que tienden a repetirse en la mayoría de los casos. A continuación te damos las 5 señales más frecuentes que indican que estás por experimentar una crisis de ansiedad:

 

1) Miedo súbito. Sin motivo aparente puedes experimentar una descarga de adrenalina que se traduce en temor y miedo súbitos. Es una sensación bastante incómoda que parte de tu plexo solar (ubicado en la boca del estómago) y que se extiende rápidamente por todo tu cuerpo. Lo puedes sentir con hormigueos y sudoraciones. A veces se acompaña de debilidad muscular repentina o , por el contrario, de una tensión y rigidez de extremidades.

 

2) Carrusel pensamientos obsesivos. Aunado a la sensación de miedo “irracional”, tu mente puede verse invadida de pensamientos obsesivos en carrusel, es decir, parece que giran y se repiten como en un loop. Pueden ser desde pensamientos triviales, como una frase cualquiera, hasta ideas angustiantes que tengan que ver con tu estabilidad emocional. Tus preocupaciones inmediatas reales pueden hacerse presentes.

 

3) Respiración entrecortada. Tu respiración puede alterarse y hacerte sentir como una sensación de asfixia o con dificultad para respirar. Esto pasa porque tu diafragma se estimula directamente por el plexo solar. El nervio vago, que también se encuentra en esa zona, puede trabajarse para ayudarte a conseguir de nuevo el equilibrio, pues éste se relaciona directamente con los sentimientos de paz interior.

 

4) Desorientación. La combinación de la adrenalina con los pensamientos obsesivos y las alteraciones musculares pueden darte la sensación de desorientación, es decir, de pronto dejas de saber en dónde estás. Puede sonar muy angustiante pero es resultado de una suma de experiencias desagradables. Para dejar que pase, basta con sentarte, o acostarte si es posible, y respirar profundamente con los ojos cerrados. Por lo general, son pequeños instantes que desaparecen en un par de minutos.

 

5) Mareos y náuseas. En ocasiones, la desorientación anteriormente mencionada puede provocar mareos y por ende, náuseas, cuando el reflejo se torna físico. Sólo en los momentos más intensos del cuadro de ansiedad pueden aparecer las náuseas, incluso con vómitos, pero no es tan común.

 

Las mejores técnicas para evitar o disminuir las crisis son mediante ejercicios de meditación y respiración. Por medio de meditación y mantras puedes disminuir y erradicar el cuadro. En este link te decimos cómo. Y también, si fuera necesario, existen 5 remedios naturales que puede usar fácilmente para cuando sientas que el episodio avanza.

 

Una de las cosas más importantes a saber es que por más intenso que se sienta, durante una crisis no estás en peligro. Hay veces en las que la sensación es tan abrumadora que podría hacerte temer por tu estabilidad física y mental, pero la realidad es que ninguna está comprometida; recuerda que es una alteración de tu sistema nervioso que puede controlarse.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar: