Las apps de citas le están quitando lo realmente sexy al sexo

Harmonía / 2018-01-15

La materia prima del sexo es el deseo y, según argumenta la profesora de filosofía Jeanne Proust, la apertura y la facilidad con la que se accede al sexo en las apps de citas (como Tinder) están transformando la lógica del deseo sexual. 

 

Según Proust, la atracción sexual se alimenta de algo parecido a la transgresión: "Cuando observas cómo las personas se estimulan sexualmente y aquello que hace que la atracción sexual crezca, te das cuenta que el tabú moral juega un papel [importante]". 

 

Proust señala que es bueno que el sexo no sea algo vergonzoso y que se pueda hablar sobre ello abiertamente, pero por otro lado, la cultura del hookup o del sexo casual hace que pierda la intimidad, la secrecía y ciertar energía que alimenta las relaciones. "Especialmente en ciudades como Nueva York, la sexualidad se convierte cada vez más en algo que consumes y luego tiras a la basura", dice Proust. 

 

El sexo deja de ser algo especial, magnético e íntimo. En cambio surge la cultura del performance y el consumo, y deja de tener importancia el arte de la seducción. El sexo se realiza como una interacción mediada por una aplicación que nos evita el riesgo de ser rechazados pero también evita la magia de la espontaneidad y la satisfacción de la conquista. 

 

Sin duda se trata de un tema complejo, ya que la apertura sexual enriquece las posibilidades del sexo y hace que este sea más accesible, pero por otro lado el exceso de apertura y la mecanización de la sexualidad le roba parte de su esencia.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar: