5 preguntas que no debes hacer si discutes con tu pareja

Harmonía / 2018-05-25

Es completamente normal que entre las parejas existan de vez en cuando discusiones, debates, desacuerdos y demás. Sin embargo, lo que ya no es normal ni saludable, es cuando esas discusiones suben de tono y las cosas se calientan tanto que pueden salirse de control por la impulsividad de alguno o de los dos.

 

Por lo general, las “explosiones” no surgen de la nada sino que algo las detona, y en la mayoría de las veces, suelen ser provocaciones disfrazadas de preguntas incómodas. A continuación, lo que debes evitar preguntar mientras discutes con tu pareja:

 

1) “Por qué eres como tu papá/mamá?”. Gran error. Meter a la familia no es una buena idea durante las discusiones, mucho menos si es para hablar mal o dar a entender que los defectos del hijo o hija provienen de los padres. Por favor, si no quieres que la gravedad aumente, evita hacer este tipo de comentarios, que no pueden ser tomados a bien.

 

2) “¿Por qué te vistes así?”. Pocas cosas molestan más como el hecho de que quieran controlar tu apariencia, además de que ese comentario es de los que más fuera de lugar están. Nunca se llegará a nada con imponer la manera en que una persona se viste, se maquilla o se ve. Y tratándose de tu pareja, mucho menos viene al caso, ya que si en algún momento te atrajo es porque no tenías nada en contra de su look.

 

3) “¿Por qué no eres como…?”. Las comparaciones negativas siempre terminan mal, estés en una discusión o no, pues también pueden ocasionarla. Es un despropósito tratar de que una persona se comporte o se vea como otra, así que no viene al caso meter el tema a colación.

 

4) “¿Por qué trabajas demasiado?”. También es un error muy común querer adjudicarle al trabajo la responsabilidad de la falta de tiempo o energía de la otra persona, porque si bien es cierto que hay trabajos muy demandantes y exhaustivos, cuando alguien tiene interés en su vida privada, se encuentran los momentos para cultivarla. El trabajo no tiene la culpa, así que hay que dejarlo fuera de las discusiones.

 

5) “¿Por qué ya no me quieres?”. Esta pregunta es a todas luces un chantaje emocional disfrazado y puede resultar bastante molesta, pues introduce los papeles de “víctima” y “victimario” donde no los hay. Quizá sea la pregunta más innecesaria cuando una pareja discute, ya que un desacuerdo no significa que ya no exista amor de por medio.

 

Evita caer en estas provocaciones y, mejor, busca de manera consciente la vía para llevar a buen término la discusión. Aquí puedes encontrar unos tips bastante útiles.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar: