Principal

¿Cómo identificar a un bully escolar o a su víctima?

Time

Menos de 4 minutos de lectura

Todos los niños pequeños pueden tener momentos agresivos e hiperactivos donde molestan a otros. Es algo “natural” que sucede muy seguido en ambientes de competencia y adaptación. Pueden considerarse respuestas impulsivas, pero intentar causar un daño u hostigamiento al otro es una gran diferencia. 

 

Hay veces en que los mismos padres no se dan cuenta cuando su hijo es abusado física o verbalmente por otro niño de la escuela o, por el contrario, es él mismo quien ejerce la violencia contra los otros. Por eso, es importante saber reconocer ciertas señales que indican que tu hijo está siendo atormentado o le hace la vida imposible a los demás. Aquí las más comunes.

 

Cómo saber si tu hijo es la víctima:

- Es de temperamento tímido y reservado y cuando le preguntas sobre su día se limita a contestar que todo bien, con monosílabas, miradas esquivas y sin querer hablar al respecto. Una cosa es que le cueste trabajo platicar de sus emociones, pero otra es que lo evite. Reconocerlo no es tan difícil. Si lo evita, seguramente es porque quiere esconder algo que le duele.

 

- Llora o se altera con facilidad por cosas que podrían parecer superficiales o mínimas. Sobrerreacciona a estímulos y muestra actitudes temerosas o retraídas. Por lo general, estos comportamientos “aparecen” y no forman parte de su carácter natural, al menos hasta antes de que posiblemente esté afectado. 

 

- Cada vez llega con menos cosas, juguetes o útiles escolares porque dice que “los pierde”, pero la realidad podría ser que se los roban. También aplica para cuando no come su lunch, y dice que se le cayó o que lo regaló. Eso desde el principio suena sospechoso.

 

- Has visto que vuelve a casa con pequeñas marcas como rasguños, moretones, la ropa extrañamente arrugada o sucia, y hasta cosas más graves como chicles en el cabello o raspones en lugares donde con toda seguridad no pudo causárselos el mismo, ni por accidente. Estas son señales inequívocas; aquí no habrá que subestimar ni poner en duda.

 

Cómo saber si tu hijo es el bully:

- Probablemente tiene un hermano mayor que lo molesta, o alguien de quien imita comportamientos violentos. Su postura ante esa violencia es de “resistencia”, como si la asimilara para poder usarla a su favor posteriormente.

 

- Le emocionan los juegos o actividades en los cuales por medio de la violencia se somete al otro. O prefiere las películas o videojuegos donde la violencia se muestra de manera explícita, y se nota su cara de satisfacción.

 

- Ha sido cruel con los animales, incluso aunque sean sus mascotas. Por crueldad entendemos: golpes, jaloneos, juegos bruscos, encierros, provocaciones, persecuciones y tortura psicológica.

 

- Tiene actitudes agresivas hacia sus mayores e incluso miembros de la familia. No es una regla, pero si esto se combina con que su complexión es más robusta y fuerte que la del resto de niños de su edad, es probable que pueda utilizar esa fuerza a su favor, en detrimento de los más débiles.

 

Si prestas atención a cualquiera de estas señales (o a la suma de ellas) velarás por la seguridad y tranquilidad de tus hijos, tanto para que no sufran de acoso escolar como para que no corran el riesgo de convertirse en violentadores potenciales cuando sean mayores. Confía en tu intuición y evita pasar por alto los pequeños detalles, pues en ellos puede esconderse la clave de la realidad.


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh