Principal

Cómo evitar el agotamiento social sin aislarte, si eres introvertido

Agosto 31, 2022

Time

Menos de 5 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Consejos para evitar el agotamiento social si eres introvertido

El mejor cotizador de autos en línea

Si eres introvertido, es posible que con frecuencia te encuentres en una encrucijada social. Por un lado, sabes que socializar te agota y te deja sin ganas de hacer nada por algún tiempo; pero, por otro lado, tienes amigos y familiares que organizan actividades sociales continuamente y es probable que quieras participar en ellas, al menos hasta cierto punto.

 

Es cierto que debes cuidar tu energía y procurar tu bienestar al pasar tiempo a solas –que es lo que al final recarga tu pila–, pero también es importante que mantengas relaciones saludables y la socialización es parte de ello. El secreto está en mantener un equilibrio, para que puedas tener suficiente tiempo a solas, sin necesidad de volverte un ermitaño ni aislarte de todos.

 

Quizás el único beneficio de los más de dos años de pandemia (al menos para los introvertidos) es la normalización del tiempo a solas, por lo que ahora las personas pueden sentirse más cómodas rechazando invitaciones o yéndose temprano de las reuniones cuando sienten que han llegado a su límite de socialización. 

 

Por otro lado, también es posible planificar tu calendario e interactuar con otros de una manera que minimice el riesgo de agotamiento social desde el principio. A continuación, algunos consejos sobre cómo volver a ingresar al mundo de la socialización como introvertido, sin experimentar un agotamiento social total.

 

Te puede interesar: 4 pasos para sobrevivir a una reunión cuando eres introvertido

 

1. Sé honesto acerca de tu introversión

Hacerles saber claramente a las personas que mucho tiempo social puede ser agotador para ti, puede quitarte un gran peso de encima. Así que procura ser honesto y no te avergüences de ser introvertido; deja en claro tus necesidades y tus límites en cuanto al tiempo de socialización, así las personas que te invitan podrán comprender mejor tus razones si rechazas participar en algunos de sus eventos o si te tienes que ir temprano de ellos. 

 

2. Planifica días sociales y no sociales específicos

Para evitar que acabes sintiéndote sin energía, puedes planificar con anticipación los días y horarios que quieres dedicar a la socialización. Podría parecer algo exagerado, pero es mejor si prevés esos tiempos dedicados a actividades que de antemano sabes que te drenan, para que luego puedas compensarlos con tiempo a solas, para recargar tu energía, disfrutar de la soledad, descansar o realizar actividades reparadoras, como jugar con una mascota, leer o mirar televisión.

 

Te puede interesar: Consejos de un introvertido para iniciar y mantener una conversación

 

3. Alinea las actividades sociales con tus intereses

Para los introvertidos, cualquier actividad social trae consigo cierta cantidad de desgaste y agotamiento, pero el efecto será significativamente menor si la actividad va de la mano con sus gustos, valores e intereses. Por ejemplo, si valoras mucho a una persona y tu presencia en un evento significa mucho para ella, puedes sentir que 'vale la pena' asistir, incluso si el evento en sí te parece algo totalmente agotador.

 

Lo mismo ocurre con cualquier evento que incluya un interés personal, como un evento de caridad por una causa que te importa mucho, una salida al cine para ver esa película que tanto estuviste esperando, acudir a un concierto de tu artista o banda favorita, o ir al estadio a ver jugar a tu equipo. Así que elige aquellos eventos que sean significativos para ti, para tus seres queridos más cercanos o que sepas que pueden emocionarte lo suficiente como para que valga la pena el agotamiento que te ocasionarán. 

 

4. Encuentra una sensación de privacidad y calma al socializar

A veces, puede ocurrir que incluso con todas las prioridades y la planificación de horarios, terminas en un evento agotador, sin una salida fácil. En esa situación, puede ser útil usar una técnica de respiración para restablecer y recargar tu energía, incluso cuando estás rodeado de otras personas.

 

Para ello, procura apartarte un poco (puedes ir al baño, salir al patio o jardín o a algún espacio libre de personas), toma una gran inhalación y deja que tus párpados se cierren mientras exhalas. Vuelve a inhalar y, en tu próxima exhalación, imagina que tus hombros se relajan; y así, en cada exhalación después de eso, imagina una parte de tu cuerpo relajándose e imagina dibujar una cortina de privacidad a tu alrededor, creando un capullo protector. Luego, respira hondo unas cuantas veces y abre los ojos.

 

Puedes hacer exactamente el mismo ejercicio de respiración mientras estás cerca de otras personas, en una multitud u otro entorno social agotador, sólo omitiendo la parte de cerrar los ojos, pues te ayudará de igual manera a tener una sensación de relajación y privacidad.

 

Te puede interesar: Hay al menos 4 tipos de introvertidos, ¿te identificas con alguno?

 

Foto de Rawpixel - Freepik


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh