Principal

4 rituales para mejorar la rutina de sueño de los niños

Marzo 27, 2021

Time

Menos de 4 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Despegarse de las pantallas un par de horas ayudará a los pequeños (y a sus adultos) a tener un mejor sueño

  • Check
  • Durante el sueño ocurren procesos necesarios para el organismo, lo que en los pequeños se vincula con el desarrollo y el crecimiento

Empeña tu auto sin tener que dejarlo

El equilibrio emocional es uno de los pilares de la paz familiar, pero el miedo, la incertidumbre y el aislamiento del último año lo han hecho tambalear más de una vez. Los adultos han podido sortear con mayor facilidad las emociones negativas, pero para los niños no ha sido una situación sencilla.

 

Para ayudar a los pequeños a sentirse seguros es importante mantener actividades saludables, manejar sus emociones y comportamiento y desarrollar resiliencia. Las rutinas son muy importantes para evitar que se sientan perdidos y sufran un descontrol emocional. Las clases, las tareas, las horas de comida, diversión y sueño deben ser una constante por su bienestar. 

 

Romelia Rubio, psicóloga clínica especialista en sueño infantil y fundadora de Happy Nights, hace hincapié en la importancia del sueño, ya que los cambios suelen provocar problemas como insomnio, miedos o pesadillas


La especialista en sueño comparte cuatro técnicas que ayudarán a los niños a tener un sueño eficaz, lo que puede impactar positivamente en su estado de ánimo y rendimiento escolar:

  • Al baño. Comienza la rutina previa al sueño. Después de terminar la tarea y disfrutar de dispositivos electrónicos (televisión, juegos de video, etcétera) es hora de tomar un baño y comenzar con el ritual para ir a la cama. El agua tibia tranquiliza a los niños y les ayuda a conciliar el sueño con más facilidad. Pueden hacerlo antes de la cena e incluso acompañarlo con música relajante. Prueba esta lista de Spotify, pero también pueden hacer una playlist con las canciones que más les gusten.
     
  • A la mesa. Después del baño, ya con la piyama limpia es tiempo de sentarse a la mesa. Evita los alimentos ricos en grasa o muy condimentados. La leche, el huevo, algunas semillas o las carnes blancas (pollo o pescado), son ingredientes ricos en triptófano, un aminoácido involucrado en el sueño. Evita el azúcar y la cafeína escondidas en alimentos como el cereal, el chocolate o algunos tés.
     
  • A la cama. Después de lavarse los dientes, es hora de acostarse. Con la ropa de cama limpia y adecuada para la temperatura, al igual que la piyama, es tiempo de acurrucarse para dormir. Es un buen momento para dar espacio a otro buen hábito: la lectura. Para que esto sea posible, es recomendable tener un plan estructurado y que tengan tiempo para una lectura. 10 o 15 minutos pueden ser suficientes y será un apapacho para el niño y sus papás. 
     
  • A los brazos de Morfeo. La lectura ayudará a cerrar la noche y a que los niños se relajen. Si están estresados, las historias pueden ayudarles a comprender muchas situaciones, por lo que puedes buscar historias relacionadas con lo que están viviendo o inventar las propias, lo que también puede ser divertido y fortalecerá el vínculo familiar. Otra recomendación de la especialista: regálales un peluche especial, un personaje que los ayude a sentirse protegidos y acompañados. La marca de muñecos de peluche Ty cuenta con una línea de felpudos que pueden facilitar estos procesos. 



Se deben realizar estas actividades de forma constante, a la misma hora y en el mismo orden para cambiar la rutina de sueño de los niños. Hacerlo de forma gradual facilitará la hora de dormir de los pequeños, pero también de los adultos a su alrededor.

 

Fotografía de portada: Freepik


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh