Principal

¿Por qué las personas se quedan en malas relaciones?

Time

Menos de 3 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Por qué la gente no termina una relación insatisfactoria

  • Check
  • Razones para quedarse en una relación mala

Dar por terminada una relación romántica nunca es fácil. Si se trata de una mala relación, por alguna razón, es especialmente difícil decir adiós. Aunque los científicos aún no se ponen de acuerdo en cuál sea “ese algo”, un nuevo estudio sugiere que podría ser una especie de señal extraña de altruismo.

 

Es común asumir que la gente que se queda en una relación infeliz lo hace simplemente por pereza. Cuando se examinan las relaciones de pareja de cerca, la mayoría de las investigaciones señalan que el interés propio suele estar detrás de poner fin a una relación.

 

El pensamiento tradicional coloca las razones para quedarse en una relación en dos categorías. La persona piensa que ha invertido demasiado tiempo y emociones como para rendirse, o creen que estarían peor solteros.

 

Sin embargo, cuando alguien intenta decidir si terminar una relación o no, su lista de pros y contras podría no ser tan egoísta como estos estudios nos han hecho creer. Incluso si no está muy satisfecho con su lazo afectivo, la preocupación por los sentimientos de la pareja puede convencerlo de permanecer dentro de esa dinámica de romance y compañía.

 

“Cuando la gente percibe que su compañero está muy comprometido con la relación tiene menos probabilidad de decidir terminar”, cuenta Samantha Joel, que estudia el tema en la Universidad de Ontario Occidental, en Canadá.

 

La investigación de Joel es la primera que pone a prueba directamente la idea de que las personas toman en cuenta los sentimientos de la otra mitad de la pareja cuando deciden quedarse en una relación.

 

En un estudio, se monitoreó a mil 348 participantes que se encontraban en una relación romántica por un período de 10 semanas. En un segundo estudio se observó a 500 sujetos que contemplaban cortar con sus parejas, al seguirlos por 2 meses. En resumen, mientras más dependiente crea una persona que es su compañero, más difícil es que expresen y concreten su deseo de disolver la relación.

 

Los resultados de ambas investigaciones se añaden a un creciente volumen de estudios que muestran que el comportamiento humano es inherentemente pro social, es decir, un tipo de conducta que tiene como objetivo ayudar a otros. Aunque es difícil descartar todas las posibilidades, dicha conducta no parece enmascarar motivos egoístas. Lo que se encontró en los estudios no se atribuyó a sentimientos de culpa o preocupación por las reacciones de amigos y familia.

 

Con información de Science Alert


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh