Principal

¿Cómo ayudar a los niños a superar el miedo?

Time

3 minutos de lectura

El miedo es algo normal, ya que se trata de una reacción fisiológica que le sirve al organismo para enfrentar o evitar situaciones de peligro, ya sea inminente o potencial. 

 

Esta sensación se experimenta desde el inicio de la vida y se mantiene presente a lo largo de ella, sólo que cambian los factores que lo detonan y varía su intensidad. 

 

En los niños pequeños, por ejemplo, el miedo se genera principalmente ante la ausencia de los padres. 

 

Más tarde llegan el miedo a la oscuridad, a los extraños, a seres imaginarios y a realizar actividades como nadar o subirse a los juegos mecánicos. Después aparece el temor a las malas calificaciones, a no ser aceptados socialmente, a las enfermedades y a los médicos.

Para ayudar a los pequeños a manejar y superar estos miedos, de modo que no crezcan al grado de afectar su mente, emociones y conducta, lo primero es identificar, junto con ellos, qué es lo que ocasiona el temor

 

Es importante hablar con ellos, escuchar lo que tengan que decir al respecto y no minimizar el problema pues, aunque parezca algo simple, para ellos es algo importante que les afecta. 

 

La comprensión es primordial, para evitar que se sientan avergonzados por tener miedo. Nunca te burles de lo que les atemoriza ni los hagas sentir en ridículo. También es necesario transmitirles seguridad y confianza, hacerles saber que cuentan con tu apoyo y fortalecer su autoestima.

 

Según su edad y nivel de comprensión, es importante explicarles que hay cosas a las que no hay por qué temer, como los payasos o dormir con la luz apagada, por ejemplo. Para esto, hay que animarlos poco a poco a enfrentar la situación que les da temor, para que vean que pueden estar seguros y que nada va a pasar.

 

Si se trata de niños especialmente temerosos evita las historias de fantasmas, brujas, o monstruos, así como las actividades, películas o libros que puedan asustarlos, sobre todo antes de irse a dormir. Cuando vean este tipo de contenidos, acompáñalos y explícales que se trata de historias y personajes de fantasía, que no existen en la realidad y que no pueden hacerles daño.

 

Otro aspecto que debes tomar en cuenta es el de no fomentar sus miedos con tu actitud. Por ejemplo, si le teme a los insectos y ve que tú también te alteras ante su presencia, lejos de superar su miedo, éste va a aumentar y empeorar. Así que mantén la calma ante las situaciones que le atemorizan, para que seas su modelo a seguir en cuanto a fortaleza y superación.

 

Si el miedo se ha salido de lo normal y ha empezado a afectar su comportamiento y la forma en que se desenvuelve, quizás deberías evaluar si es necesario recurrir a la ayuda profesional de un psicólogo.

 

Algunos indicadores al respecto son los cambios repentinos de conducta; por ejemplo, si se vuelve huraño y desconfiado, si no quiere dormir solo o si vuelve a orinarse en la cama y a chuparse el dedo, cuando ya había dejado de hacerlo.

 

Si notas que estas cosas pasan y no cambian, o si el miedo afecta su vida cotidiana, es momento de consultar a un especialista para solucionarlo.


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh