Principal

Aprende cómo apoyar correctamente a tu hijo si ha salido del clóset

Febrero 12, 2021

Time

6 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Las maneras correctas para apoyar a tu hijo LGBTQ+

El mejor cotizador de autos en línea

Aunque ahora hay más visibilidad que nunca para la comunidad LGBTQ+, "salir del clóset" aún puede ser difícil. Si eres padre de alguien que salió del clóset recientemente, esto es lo que debes saber y cómo puedes ofrecer tu apoyo.

 

Las investigaciones sugieren que los niños y los adultos jóvenes ahora salen del clóset a edades más tempranas que las generaciones anteriores. Según un estudio de investigación de Pew de 2013, la edad promedio en la que las personas LGBTQ+ informaron que salieron del armario es a los 20 años y las personas transgénero (cuya identidad de género es diferente del género que se les asignó al nacer) y no binarios (cuya identidad de género no es exclusivamente masculina o femenina) informaron haber salido del armario a un promedio de 18 años de edad, según la Academia Estadounidense de Pediatría.

 

Sin embargo, los medios todavía retratan algunas identidades LGBTQ+ de una manera problemática. Las personas de la comunidad todavía son estigmatizadas y discriminadas, y aún hay muchos lugares y formas en las que los derechos LGBTQ+ y los de las demás personas no son iguales. Según Human Rights Watch, "muchas leyes federales no contienen protecciones expresas para las personas LGBTQ+, lo que las deja vulnerables a la discriminación en la vivienda, la atención médica y otros ámbitos".

 

Tal discriminación tiene consecuencias reales para su salud mental, según el Proyecto Trevor, una organización sin fines de lucro centrada en los esfuerzos de prevención del suicidio para los jóvenes LGBTQ+. En su Encuesta Nacional 2020 sobre Salud Mental Juvenil LGBTQ+ , el 68% de los jóvenes encuestados de entre 13 y 24 años reportaron síntomas de trastorno de ansiedad generalizada en las 2 semanas anteriores. El mismo estudio encontró que uno de cada tres jóvenes LGBTQ+ informó que había sido amenazado físicamente o herido durante su vida debido a su identidad.

 

Es importante que te des cuenta de que la salida del clóset de tu hijo no es una conversación de una sola vez sino que probablemente involucrará una serie de charlas en los próximos meses, e incluso años, a medida que se desarrolla y crece. Y aunque no hay reglas estrictas ni etapas exactas en el proceso de salir del clóset, muchas personas LGBTQ + informan que inicialmente, el proceso de salir del clóset comienza con la sensación de que su orientación sexual o género no concuerda con lo que su cultura les indica o con el sexo que se les asignó al nacer.

 

¿Qué hacer en estos casos?

Cuando un niño o adolescente sale del clóset, lo mejor que puedes hacer es recordarle que tu amor es incondicional. Busca aprender más sobre la comunidad y escucha de tus propios hijos sus experiencias y cómo ha sido para ellos darse cuenta y aceptarlo. 

 

Es sorprendente ver cuántos padres rechazan a sus hijos por estar desinformados. Algo que podría decir la mayoría de jóvenes que ha salido del clóset es que el apoyo de sus padres o sus seres queridos fue fundamental para aceptarse a sí mismos. De hecho, aunque la investigación ha encontrado que identificarse como LGBTQ + pone a una persona en mayor riesgo de problemas de salud mental, en particular el suicidio, el apoyo familiar puede ayudar a reducir esa posibilidad. 

 

Según el estudio del Proyecto Trevor, el 40% de los encuestados LGBTQ+ habían considerado seriamente el suicidio el año pasado y más de la mitad de los jóvenes transgénero y no binarios lo consideraban actualmente. Sin embargo, el estudio concluyó que el apoyo de los padres y la afirmación de las familias ayudaron a disminuir la posibilidad de suicidio entre los jóvenes. Mientras que el 18% de los encuestados con niveles más bajos de apoyo familiar informaron haber intentado suicidarse en los 12 meses anteriores, sólo el 7% de los que informaron niveles altos de apoyo familiar lo hicieron.

 

Brinda tu comprensión y amor

Decirle a tu hijo que lo amas y lo aceptas tal cual es le dará una sensación de seguridad y lo animará a querer hablar más contigo sobre el tema. Agradécele que haya compartido lo que es, cómo se siente y lo que pasa por su cabeza, pues no es fácil abrirse de esa manera y exponerse a cualquier comentario. 

 

Valida su verdad

Si tu hijo no se siente parte del género con el que nació y decide cambiarlo o ser llamado de diferente manera, no debes ignorarlo. No, no es una etapa, y aunque lo fuera, tu hijo necesita tu apoyo y saber que es escuchado y entendido. No ignores lo que siente, defiende su posición y juntos lean sobre el tema. 

 

Según el estudio del Proyecto Trevor, la cantidad de jóvenes transgénero y no binarios que intentaron suicidarse fue menor cuando las personas importantes para ellos aceptaron su elección de pronombre, mientras que para aquellas personas que no fueron aceptadas ocurrió lo contrario.

 

Escucha y sé honesto

No pasa nada si aceptas no saber acerca de un tema, pero date la tarea de aprender sobre ello. No hay mayor elogio para tu hijo que saber que sostendrás su mano si las cosas se ponen difíciles; edúcate para ser el aliado perfecto de tu hijo. Dile que lo respaldas y encuentra formas de apoyarlo de manera proactiva. Pregúntale qué necesita y qué puedes hacer para ayudar. 

 

Habla con un psicólogo

De ser necesario, busca ayuda profesional con un terapeuta, quien puede ayudarte a entender los procesos por los que atraviesa tu hijo y ayudarte a tomar mejores decisiones. Tu hijo tendrá suficiente por ahora con sus propios asuntos, así que evita abrumarlo con tus dudas o problemas; en lugar de eso, intenta tomar terapia y crecer emocionalmente. 

 

Atiende tus propias necesidades emocionales para que puedas ser el aliado de tu hijo. Cuidar de ti mismo te ayudará a saber la mejor forma de apoyarlo. 

 

Cuando lo ha dicho

Si tu hijo tardó tiempo en decirte las cosas, no te sientas herido o excluido. Todas las personas son diferentes y actúan de maneras distintas de acuerdo a su propio bienestar. Si tu hijo no estaba listo para hablar o decir las cosas, compréndelo y aprendan a hablarlo. Pase lo que pase, recuerda que tu hijo es el niño que amas, respetas y debes intentar proteger. 

 

Con información de Good House Keeping

 

Foto de portada: Freepik


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh