Principal

Conoce la historia de 'Borras', el perro de la película 'Roma'

Time

Menos de 4 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Cómo fue el can llegó a ser parte de la filmación de "Roma"

  • Check
  • Lo que el perro vivió antes de convertirse en estrella de cine

Desde que la película Roma, de Alfonso Cuarón, se estrenó, ha dado mucho de qué hablar, sobre todo después de aparecer como nominada en 10 de las categorías para competir por el Oscar. 

 

Tanto Yalitza Aparicio, la protagonista, como Cuarón, el director, han atraído los reflectores. Pero hay otro personaje que, aunque tiene una aparición muy breve, se ha robado el corazón del público, sobre todo después de que su historia se dio a conocer a través de redes sociales: Borras.

 

Pero, ¿quién es Borras? Se trata del perro que aparece en la cinta como mascota de la familia en torno a la cual gira la historia.

 

Su participación en el filme se limita a unas pocas escenas, pero aún así ha logrado sumar un gran número de fans, quienes incluso piden que también sea reconocido con una nominación al Oscar como Mejor Lomito de Reparto.

 

Este can saltó a la fama luego de que la veterinaria Adriana Cruz narrara en su perfil de Facebook la historia del Borras, quien, antes de ser una estrella de cine solía ser un perro sin hogar, que sufrió maltrato y estuvo a punto de morir solo en la calle

 

Así es, Borras es un perro rescatado y los responsables de que haya sobrevivido son Manuel Montero, entrenador de animales que aparece en los créditos de la película como encargado de Borras, y su amigo Leonardo Serrano, quienes lo encontraron en la calle, amarrado con un alambre a la pared de un lote baldío, a punto de morir de hambre y sed.

 

Los hombres lo desataron y lo llevaron al veterinario, al consultorio de Adriana Cruz. Ahí se enteraron de que el perro tenía pulgas, estaba desnutrido, muy bajo de peso, tenía bronquitis, una infección en la piel por sarna, conjuntivitis y su estómago no retenía alimento alguno.

 

Debido a su delicada condición, Borras tuvo que permanecer hospitalizado casi un mes, tiempo durante el cual, Manuel Montero fue requerido para participar en la película de Cuarón.

 

Poco a poco, Borras mejoraba tanto en su condición física como en su ánimo, hasta que llegó el día en que empezó a comer mejor, a mover la cola y hasta tuvo ganas de levantarse para jugar con la pelota. 

 

La veterinaria mantenía a Montero al tanto de los avances del can, que pronto ya se dejaba acariciar sin miedo y estaba listo para emprender el viaje hacia una nueva vida canina.

 

A la par de esto, el equipo de filmación estaba en busca de un perro para que apareciera en la cinta. El requisito era que se pareciera al que Cuarón tuvo en su infancia. Borras cumplía con dicha característica y fue ahí cuando su vida dio un giro total. 

 

Cuando el perro se recuperó por completo, fue dado de alta y Montero decidió empezar a adaptarlo a la vida cotidiana y a entrenarlo. Le enseñó obediencia y descubrió que acataba muy bien las órdenes, aprendía rápido los comandos y le encantaba jugar con la pelota. Además, cuando iba a consulta y debía quedarse en la veterinaria, su doctora ayudaba a reforzar sus entrenamientos.

 

Y así fue como un perro abandonado a su suerte y que estuvo cerca de morir, logró salvarse gracias a que las personas indicadas aparecieron en su camino, y ahora es toda una estrella del cine y muy popular en las redes sociales.


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh