Principal

Evita los errores en la medicación con estos consejos

Time

Menos de 5 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Cómo evitar los errores más comunes en la medicación

  • Check
  • Los errores en la medicación pueden alterar gravemente tu salud

Acudir al médico es parte del proceso para encontrar solución a los problemas de salud, pero seguir el tratamiento al pie de la letra es un problema. En la última Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT), la prevalencia de diabetes en la población mexicana mayor de 20 años de edad pasó de 9.2 a 9.4% (de 2012 a 2016) por no seguir el tratamiento. 

 

Hay múltiples errores en la medicación que también pueden afectar, como aquellos que se cometen al prescribir, dispensar y administrar medicamentos. En Estados Unidos, este tipo de equivocaciones perjudican a miles de personas cada año.

 

Evitar estos errores es más fácil de lo que parece. Muchos de ellos surgen de los malos hábitos que se han generado durante décadas. Éstos provocan daños que se conocen como eventos adversos y evitables de la medicación, a diferencia de los que no producen daños, que se llaman eventos potencialmente adversos de la medicación.

 

A cualquier persona y en cualquier lugar le puede ocurrir un error de medicación, pero son los niños quienes tienen mayor riesgo de verse afectados, porque las dosis de medicamentos que requieren son diferentes a las de los adultos.

 

Una de las mejores maneras de reducir la posibilidad de que ocurran equivicaciones en la prescripción médica es asumir un rol activo en el propio cuidado de la salud. Obtén información sobre las medicinas que tomas, incluso sus posibles efectos secundarios, y nunca dudes en hacer preguntas o en presentar tus inquietudes al médico. 

 

Por ejemplo, si tomas un producto de venta libre cuando ya usabas uno de prescripción que contiene el mismo ingrediente, puedes excederte en la dosis recomendada y las consecuencias pueden derivar en daño hepático, o bien, puedes ingerir una cantidad menor a la que requiere tu tratamiento.

 

Otro error común es el de mezclar medicamentos, por ejemplo uno para la depresión (fluoxetina) y uno para la migraña (sumatriptán). Ambos afectan los niveles de serotonina, una sustancia química del cerebro. La Clínica Mayo comparte que esto puede provocar síndrome serotoninérgico, que aparece cuando tomas medicamentos que causan la acumulación de niveles altos de serotonina en el cuerpo. Los síntomas incluyen confusión, agitación, taquicardia y aumento de la temperatura corporal, entre otros.

 

Infórmate para evitar los errores en la medicación

La comunicación es tu mejor defensa. Cuando no entiendas lo que te dice el médico o lo que escribió en la receta, pídele que te explique. Que no te parezca exagerado, tú también puedes tomar nota en el consultorio. Lleva papel y pluma con las siguientes preguntas preparadas para tu médico:

  • ¿Cuál es la marca o el nombre genérico del medicamento? 
  • ¿Cuál es su función? 
  • ¿Cuánto tiempo pasará hasta que veas resultados? 
  • ¿Cuál es la dosis exacta para ti? 
  • ¿Cuánto tiempo debes tomarlo? 
  • ¿Qué debes hacer si olvidas tomar una dosis? 
  • ¿Qué debes hacer si accidentalmente tomas más de la dosis recomendada?
  • ¿Hay algún alimento, bebida, medicamento o actividad que debas evitar mientras tomas este tratamiento? 
  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios?
  • ¿Qué debes hacer si los presentas?
  • ¿Interferirá este nuevo medicamento con otros que tomas? En ese caso ¿cómo interferirá?

 

Evita estos errores

Mayo Clinic comparte los errores de medicación más comunes:

  • Confundir gotas para los oídos con gotas para los ojos. Siempre vuelve a verificar la etiqueta. Si un medicamento dice ótico, eso significa que es para los oídos. Si dice oftálmico, eso significa que es para los ojos.
  • Masticar pastillas que no son masticables. Algunos medicamentos nunca se deben masticar, cortar ni triturar. Si lo haces, puedes alterar la forma en que el cuerpo los absorbe.
  • Cortar las pastillas. Nunca cortes las píldoras a menos que el médico o farmacéutico te diga que no es peligroso hacerlo. Algunos medicamentos no deben cortarse porque están recubiertos especialmente para que produzcan efecto a largo plazo o para que protejan el estómago.
  • Usar la cuchara equivocada. Las cucharas que están en el cajón de los cubiertos no son cucharas para medir. Para que la dosis sea adecuada, usa una jeringa oral (disponible en farmacias) o el vasito dosificador que viene con algunos medicamentos.

 

Para mejorar tus hábitos en el consumo de medicamentos:

  • Lleva una lista actualizada de todos los medicamentos que tomas, incluso los de venta libre y los suplementos, y preséntala en tu consulta médica.
  • Guarda los medicamentos en sus envases originales con la etiqueta.
  • Guarda la información que viene con los medicamentos.
  • No des ninguno de tus medicamentos recetados a otras personas ni tomes los ajenos.

Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh