Principal

Reconstrucción mamaria: calidad de vida para pacientes con cáncer

Time

Menos de 7 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Prevención del cáncer de mama

  • Check
  • Efectos emocionales y psicológicos de la mastectomía

  • Check
  • Razones por las que es necesaria la reconstrucción mamaria

El cáncer de mama es una enfermedad que afecta a un número cada vez mayor de personas, y aunque puede darse tanto en hombres como en mujeres, la mayoría de los casos se presentan en ellas.

 

Se estima que, en todo el mundo, cada año se detectan 1.38 millones de casos y hay 458 mil muertes por esta causa; además, es el tipo de cáncer con más incidencia entre las mujeres, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

Las cifras de dicho organismo también indican que cada 30 segundos, en algún lugar del mundo se diagnostica a una mujer con cáncer de mama; mientras que en México este padecimiento se ha convertido en la segunda causa de muerte en mujeres de 20 a 59 años, y la primera causa de fallecimientos a causa de tumores entre todas las mujeres, con un promedio de 10 decesos al día. 

 

En los últimos años, las muertes por cáncer de mama han aumentado en el país, mientras que en Europa y Estados Unidos han disminuido. Aunque la incidencia de este padecimiento es prácticamente la misma, la mortalidad entre las mexicanas se duplica porque, mientras en Estados Unidos el 80% de las pacientes se diagnostica en la primera etapa de desarrollo del tumor, aquí, el mismo porcentaje se diagnostica en las etapas 3 o 4, cuando ya los tratamientos son limitados.

 

Además, mientras a nivel global el cáncer de mama ocurre hacia los 60 años, en México sucede a edades cada vez más tempranas, generalmente entre los 40 y 50 años; la razón de esto podría estar en el sobrepeso y la vida sedentaria que prevalece en la mayor parte de la población.

 

Prevención del cáncer de mama

Aunque las causas del cáncer mamario son múltiples y multifactoriales, es un problema que tiene una estrecha relación con el estilo de vida.

 

De acuerdo con Alejandro Maciel Miranda, especialista en cirugía plástica, estética y reconstructiva, entre los principales factores de riesgo se encuentran los antecedentes familiares de cáncer y los hábitos no saludables; por lo tanto, para prevenir tanto el cáncer de mama como muchas otras enfermedades, lo más recomendable es:

  • Mantener un estilo de vida saludable.
  • Llevar una alimentación balanceada.
  • Hacer ejercicio.
  • No fumar.
  • Mantener un peso corporal saludable.
  • Realizar autoexploraciones para una detección temprana.
  • Realizar una mastografía cada año, a partir de los 40 años.
  • Realizar un ultrasonido anual a partir de los 35 años.

 

Entre más temprano sea diagnosticado este mal, el tratamiento es más oportuno, por lo que la autoexploración mamaria es muy importante. En ella, las mujeres deben tocar sus senos para reconocer signos anormales, como cambios repentinos en la piel (textura, color) o en la forma del seno, bultos de consistencia dura, de bordes regulares o irregulares, hundimiento del pezón o secreciones.

 

Mastectomía y sus consecuencias

La mastectomía consiste en la extirpación de uno o ambos senos, como parte del tratamiento para combatir el cáncer de mama.

 

Este procedimiento suele tener un fuerte impacto psicológico y emocional en quienes lo enfrentan, debido sobre todo a que, culturalmente, los senos son concebidos como símbolo de feminidad y se les relaciona con los conceptos de belleza, erotismo, sensualidad y sexualidad.

 

Por ello, ante la pérdida de un seno, las consecuencias a nivel psicológico repercuten de manera drástica en la autoimagen y ocasionan sentimientos de pérdida, mutilación y desvalorización de la imagen corporal, entre otros. 

 

La pérdida de un seno también está asociada con emociones como frustración, tristeza, enojo, y ocasiona una baja en la autoestima. Además, las pacientes mastectomizadas presentan con mayor regularidad trastornos de ansiedad y depresión.

 

La reconstrucción mamaria como opción

Para enfrentar y superar esta situación, además del apoyo de la familia y los seres queridos, el doctor Maciel Miranda afirma que una opción que se debe ofrecer a las pacientes tras el proceso de la mastectomía es la reconstrucción mamaria.

 

El especialista explicó que, en una mastectomía, el cirujano extirpa la totalidad de la mama, por lo que es primordial que las mujeres tengan información sobre la reconstrucción mamaria, que idealmente debería realizarse al mismo tiempo que la mastectomía; aunque según la forma en que se sienta la paciente, también puede realizarse meses e incluso años después.

 

“Quienes deciden hacerse una cirugía estética para reconstruir sus senos recuperan su autoestima y recuperan el equilibrio psicológico que fue alterado por el cáncer de mama y la privación de una parte de su cuerpo”, comenta el cirujano.

 

Maciel Miranda reconoce que en México existe un rezago y falta de difusión sobre la reconstrucción mamaria para pacientes que sufrieron una mastectomía, por lo que es importante que tanto el sector público de salud como el privado trabajen en más y mejores campañas de concientización e información sobre la alternativa de la reconstrucción mamaria que muchas mujeres desconocen. 

 

Debido a esta falta de información se calcula que en México, sólo alrededor del 5% de las mujeres que pasan por una mastectomía se hacen una cirugía reconstructiva. En contraparte, en los países desarrollados, entre el 30% y el 40% de las pacientes recurren a dicha alternativa.

 

El especialista también destacó la importancia de dejar a un lado la idea de que este tipo de cirugías se hacen por estética o vanidad, ya que se trata de una secuela del cáncer de mama y se tendría que ofrecer en el sector público como parte del tratamiento. 

 

Especificó que la reconstrucción mamaria se le puede realizar a cualquier mujer, sin importar su edad, pero previamente se debe efectuar una valoración clínica para elegir el método más adecuado para cada paciente

 

Uno de los métodos consiste en colocar implantes mamarios, es el más rápido y requiere una recuperación de menor tiempo; mientras que el otro, que es más complejo y requiere más días de recuperación, consiste en una microcirugía en la que se toma tejido y grasa abdominal para reconstruir la mama, de modo que se sienta más “real” y recupere su sensibilidad. El proceso final es la reconstrucción del pezón y la aureola, con el objetivo de que tenga una caída natural; en este caso se hace con piel o se puede tatuar.

 

Maciel Miranda explicó que la reconstrucción mamaria, más allá de mejorar el aspecto estético de las pacientes, les ayuda mucho a recuperar su autoestima, mejora su estado de ánimo, les ayuda a retomar su vida más fácilmente y a sentirse más cómodas con las nuevas circunstancias de su cuerpo.

 

El costo promedio del procedimiento va de 70 mil a 300 mil pesos, según la técnica que se utilice, y actualmente es un procedimiento que en México sólo se hace en el sector médico privado.

 

Si requieres más información acerca de la reconstrucción mamaria, puedes consultar la página completaysegura.com, o contactar al doctor Alejandro Maciel Miranda a través de Twitter (@AlejandroMaciel) o Facebook.


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh