Principal

Emociones, un detonante más del síndrome de intestino irritable

Time

3 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Relación de las emociones con el síndrome de intestino irritable

El síndrome de intestino irritable es un padecimiento con una importante frecuencia en la población mexicana. De acuerdo con la doctora Beatriz Barranco Fragoso, gastroenteróloga y endoscopista del Centro Médico Hospitalario 20 de Noviembre, la incidencia y prevalencia de esta condición es muy variable, entre un 3% y hasta un 35%.

 

Los especialistas indican que el síndrome de intestino irritable es un problema multifactorial, cuyos síntomas pueden agravarse debido a agentes tan variados como un antecedente de infección bacteriana, un grupo de alimentos o condiciones psicosociales

 

Sobre estas últimas, Barranco explica que en las décadas recientes, los investigadores se han enfocado en lo que se conoce como un eje neurogastrointestinal, que vincula al cerebro con el intestino, por lo que las emociones que afectan al primero también inciden en el segundo y causan malestares gastrointestinales.

 

En esa relación cerebro-intestino juegan un rol importante una serie de neurorreceptores que viajan a través del sistema nervioso central, los cuales generan cambios en la mucosa gastrointestinal y ocasionan dolor abdominal, un síntoma de diagnóstico del síndrome de intestino irritable.

 

Esta molestia abdominal puede prolongarse hasta por más de 3 meses, hay cambios en la frecuencia de las evacuaciones, que pueden presentarse como estreñimiento o diarrea. Por eso, se dice que existen cuatro tipos de síndrome de intestino irritable: con predominio de estreñimiento, con predominio de diarrea, mixto e inespecífico.

 

Este conjunto de signos y síntomas, reconocidos como un trastorno funcional digestivo, no son curables, pero se pueden controlar adecuadamente. Sin embargo, para su adecuado diagnóstico, es fundamental que el paciente vaya a consulta con el médico, así como evitar la automedicación y el abuso de laxantes y supositorios

 

Por otro lado, además de las causas físicas, suele existir una enorme presión emocional en los pacientes con síndrome de intestino irritable, que incluso puede derivar en un tratamiento multidisciplinario en el que se involucren los aspectos psicológicos y emocionales, para mejorar su control y su calidad de vida.

 

Según lo que explica la doctora Barranco Fragoso:

En el tratamiento del SII, generalmente se recomienda aumentar la actividad física, mantener una alimentación balanceada y bajar de peso. Adicionalmente, en la última década en la Asociación Mexicana de Gastroenterología, los médicos han realizado estudios sobre el uso de los probióticos para los padecimientos de tipo funcional. Estos estudios continúan, sin embargo, hoy se sabe que los probióticos, usados como suplementos tienen un impacto positivo en la probiota intestinal, así como en el control de la diarrea y del dolor abdominal.

 

Así que para evitar o aliviar los síntomas del síndrome de intestino irritable es importante que mantengas un equilibrio en los aspectos físico y emocional, al alimentarte adecuadamente, hacer ejercicio diariamente y tener un adecuado manejo de tus emociones; de ser necesario, sería bueno que buscaras una terapia psicológica que te ayude a lidiar con las situaciones que te rebasan.

 

Y para aumentar tu consumo de probióticos, checa esta nota para que puedas prepararlos tú mismo: Mejora tu salud digestiva con estos probióticos hechos en casa.

 

Para mayor informacíón sobre salud gastrointestinal, visita la página de Facebook de GastroTV.


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh